Au­men­ta la se­gu­ri­dad en los edi­fi­cios fren­te a la se­gui­di­lla de ro­bos

CÁ­MA­RAS, CE­RRA­DU­RAS NUE­VAS, RE­JAS Y CARTELES

La Nueva - - PORTADA - Juan Pa­blo Gor­bal jgor­bal@la­nue­va.com

En­tre enero y fe­bre­ro se pro­du­je­ron 11 ro­bos en de­par­ta­men­tos (ayer fue el úl­ti­mo, ver pá­gi­na 30). Para la po­li­cía son he­chos ais­la­dos. Dice que no hay un pi­co co­mo en­tre 2010 y 2013, cuan­do el “hom­bre ara­ña” azo­ta­ba a la ciudad. Gui­ller­mo Is­la Viey­ra, re­pre­sen­tan­te de los ad­mi­nis­tra­do­res de edi­fi­cios, no obs­tan­te, re­co­no­ció que se vie­nen su­man­do me­di­das de se­gu­ri­dad, aun­que las ex­pen­sas son una li­mi­tan­te. “Es ba­jo el por­cen­ta­je de edi­fi­cios con vi­gi­lan­cia", afir­mó, por su la­do, Wal­ter Gon­zá­lez, del gre­mio Su­teryh. El mar­ti­lle­ro Car­los Es­te­ban se ma­ni­fes­tó preo­cu­pa­do por la si­tua­ción de in­se­gu­ri­dad.

Al me­nos el año pa­sa­do -co­mo nun­ca an­tes- exis­tía una vir­tual pa­ri­dad en­tre los per­mi­sos de cons­truc­ción para ca­sas y de­par­ta­men­tos en Bahía Blan­ca. La in­se­gu­ri­dad equi­li­bró la ba­lan­za, des­de que la ta­sa de de­li­tos y la vul­ne­ra­bi­li­dad es mu­cho más al­ta en las ca­sas.

Sin em­bar­go, de un re­le­va­mien­to de enero rea­li­za­do Nue­va. por La sur­ge un da­to de aler­ta: en me­nos de un mes se re­gis­tra­ron 11 de­li­tos en edi­fi­cios en al­tu­ra, el úl­ti­mo ayer mis­mo. (Ver pag. 30)

Y lo más preo­cu­pan­te es que en al­gu­nos ca­sos las víc­ti­mas dor­mían en su in­te­rior. Se­gún la po­li­cía, no exis­te un cre­ci­mien­to en la mo­da­li­dad, aun­que des­de el Co­le­gio de Mar­ti­lle­ros se ad­mi­tió el au­men­to y la Cá­ma­ra de Ad­mi­nis­tra­do­res de Pro­pie­dad Horizontal re­co­no­ció un in­cre­men­to en las me­di­das de se­gu­ri­dad.

No se tra­ta de "El hom­bre ara­ña" -que azo­tó a la ciudad en­tre 2010 y 2013-, por­que di­cen que está preso en La Pla­ta, ni tam­po­co se cree que sea al­guien que lo imi­te ni que exis­ta una or­ga­ni­za­ción ilí­ci­ta a tal fin. Para las au­to­ri­da­des de la fuer­za de se­gu­ri­dad, se tra­ta de he­chos ais­la­dos, sin nin­gún pi­co que alar­me.

“Se ha da­do un in­cre­men­to de los ro­bos en edi­fi­cios, por­que ni si­quie­ra se res­pe­ta co­mo se­gu­ro lo que pen­sá­ba­mos que lo era. La in­se­gu­ri­dad que vi­vi­mos es es­pan­to­sa en to­dos los ám­bi­tos”, opi­nó Car­los Es­te­ban, pre­si­den­te del Co­le­gio de Mar­ti­lle­ros, que tam­bién se de­di­ca a la ad­mi­nis­tra­ción de pro­pie­da­des.

Gui­ller­mo Is­la Viey­ra, ti­tu­lar de la Cá­ma­ra de Ad­mi­nis­tra­do­res de Pro­pie­dad Horizontal de Bahía Blan­ca y Zo­na, ad­vir­tió que la en­ti­dad no lle­va una es­ta­dís­ti­ca en este sen­ti­do, aun­que sí ob­ser­va que “la gen­te (que vi­ve en edi­fi­cios) acep­ta to­mar más me­di­das de se­gu­ri­dad”.

Cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia, re­jas en las ven­ta­nas de los pri­me­ros pi­sos, ce­rra­du­ras elec­tro­mag­né­ti­cas (con ac­ce­so por tar­je­tas o cos­pe­les), carteles de avi­so para aguar­dar el cie­rre de los por­to­nes de la co­che­ra son al­gu­nas ini­cia­ti­vas que se van in­cor­po­ran­do.

“El sis­te­ma de los cos­pe­les es pro­ble­má­ti­co por­que la gen­te, es­pe­cial­men­te la más gran­de, to­da­vía tie­ne la cos­tum­bre de abrir al que en­tra des­de el por­te­ro eléc­tri­co y ese es un pro­ble­ma. Les to­can el por­te­ro, no es­cu­chan bien y mu­chas ve­ces abren sin iden­ti­fi­car”, am­plió Is­la Viey­ra, quien a su vez es de­le­ga­do re­gio­nal an­te la Fe­de­ra­ción.

El se­gu­ro por ro­bo se ad­quie­re mu­chí­si­mo más para ca­sas que para de­par­ta­men­tos, se­gún re­co­no­cie­ron a este dia­rio des­de la Aso­cia­ción De Pro­duc­to­res Ase­so­res De Se­gu­ros.

“En ge­ne­ral, el con­sor­cio con­tra­ta un se­gu­ro para el edi­fi­cio, obli­ga­to­rio, por cues­tio­nes de ac­ci­den­tes o in­cen­dios, que cu­bre fa­llas o in­con­ve­nien­tes ori­gi­na­das en el es­pa­cio co­mún, no en ca­da de­par­ta­men­to. Los pro­pie­ta­rios, ge­ne­ral­men­te, con­tra­tan por el te­ma de in­cen­dios, más que por ro­bos”, agre­gó un vo­ce­ro de la en­ti­dad.

Po­ca co­ber­tu­ra de las com­pa­ñías ase­gu­ra­do­ras

Is­la Viey­ra acla­ró, en el mis­mo sen­ti­do, que “son muy po­cas las com­pa­ñías que se arries­gan a cu­brir o lo hacen por una su­ma ma­gra. El se­gu­ro que la pro­pie­dad horizontal obli­ga es aquel para in­cen­dio y da­ños con­tra ter­ce­ros”.

Se­gún Es­te­ban, los de­li­tos se dan bá­si­ca­men­te en el ma­cro­cen­tro y la zo­na del ba­rrio Universitario, don­de “hay ca­si ple­na ocu­pa­ción de es­tu­dian­tes, lo cual mu­chas ve­ces fa­ci­li­ta los ro­bos, por­que en la épo­ca de verano se vuel­ven a sus lu­ga­res de ori­gen”.

“Tam­bién es cier­to que mu­chos edi­fi­cios, es­pe­cial­men­te los más nue­vos, son vul­ne­ra­bles, por­que es­tán he­chos para in­qui­li­nos y siempre se pre­fie­re te­ner las ex­pen­sas ba­jas”, sos­tu­vo el ti­tu­lar de la Cá­ma­ra de Ad­mi­nis­tra­do­res.

“Hoy exis­te gen­te que, co­mo se ha­ce en las ca­sas, de­ja a fa­mi­lia­res en los de­par­ta­men­tos cuan­do se va de va­ca­cio­nes. Pa­re­ce que hay mu­chos 'hom­bres mos­ca' y no se da so­lo en Bahía, sino tam­bién en otras ciu­da­des de la pro­vin­cia”, am­plió el mar­ti­lle­ro.

De ma­ne­ra pro­gre­si­va, la ma­yo­ría de los edi­fi­cios dejó de fun­cio­nar con un por­te­ro las 24 ho­ras.

“Son ex­cep­cio­na­les es­tos ca­sos”, ase­gu­ró Is­la Viey­ra.

Wal­ter Gon­zá­lez, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Su­teryh (gre­mio que agru­pa al per­so­nal que cum­ple fun­cio­nes en las pro­pie­da­des ho­ri­zon­ta­les) acla­ró, no obs­tan­te, que el per­so­nal “has­ta aho­ra se vie­ne man­te­nien­do, no se ha achi­ca­do”.

“De to­das ma­ne­ras, pue­do con­fir­mar que sí es muy ba­jo el por­cen­ta­je de edi­fi­cios que tie­nen vi­gi­lan­cia, por­que hay un im­pac­to di­rec­to en las ex­pen­sas”, afir­mó el sin­di­ca­lis­ta.

Tres edi­fi­cios igua­les -se­gún Is­la Viey­ra- no tie­nen los mis­mos gas­tos co­mu­nes. De­pen­de de las pres­ta­cio­nes. Lo más cos­to­so es el per­so­nal, tan­to de por­te­ría co­mo de se­gu­ri­dad.

Tam­bién cues­tio­nó la gran in­for­ma­li­dad que exis­te en el ám­bi­to de la ad­mi­nis­tra­ción de edi­fi­cios, que cons­pi­ra con­tra un me­jor servicio, in­clu­yen­do la cues­tión de la se­gu­ri­dad.

“En la Cá­ma­ra son 23 los so­cios, aun­que son más de 100 los ad­mi­nis­tra­do­res. Mu­chos tra­ba­jan en ne­gro y así achi­can cos­tos. Me da ver­güen­za aje­na re­pre­sen­tar a Bahía Blan­ca. Ja­más se dio un cur­so para ad­mi­nis­tra­do- res, co­mo en San­ta Fe, Córdoba, Tu­cu­mán, Mar del Pla­ta o La Pla­ta”, sos­tu­vo.

Ha­ce un año y me­dio, el en­te que pre­si­de firmó un con­ve­nio con la Uni­ver­si­dad Sa­le­sia­na Ar­gen­ti­na (Uni­sal), para for­mar ad­mi­nis­tra­do­res, pe­ro no hu­bo in­tere­sa­dos.

“Ser so­cio de la Cá­ma­ra no te po­ne en un lu­gar su­pe­rior, aun­que exis­te una ma­yor y me­jor in­for­ma­ción so­bre se­gu­ri­dad, so­bre la AFIP y en la cues­tión la­bo­ral y exis­te coor­di­na­ción para el arre­glo de los ser­vi­cios. Ade­más les da­mos ven­ta­jas a los con­sor­cios que ad­mi­nis­tra­mos, co­mo cur­sos to­dos los años de

En la ciudad exis­ten más de 100 ad­mi­nis­tra­do­res de edi­fi­cios, aun­que so­lo 23 es­tán aso­cia­dos a la Cá­ma­ra que los agru­pa, con lo cual la ma­yo­ría tra­ba­ja en ne­gro y así achi­ca los cos­tos. Gui­ller­mo Is­la Viey­ra, ti­tu­lar de la en­ti­dad, ase­gu­ró que le da “ver­güen­za aje­na” re­pre­sen­tar a Bahía an­te la Fe­de­ra­ción, por­que acá no exis­te in­te­rés para me­jo­rar y ca­pa­ci­tar­se.

ac­ci­den­tes de tra­ba­jo para los por­te­ros de los so­cios nues­tros”, ex­pre­só Is­la Viey­ra.

“Se pro­du­je­ron he­chos pun­tua­les”

La po­li­cía ase­gu­ró que no se ad­vier­te un in­cre­men­to en es­ta mo­da­li­dad de­lic­ti­va. Lo ma­ni­fes­tó el jefe de la Po­li­cía Dis­tri­tal, co­mi­sa­rio Clau­dio Pe­tri­zán.

“Sí se pro­du­je­ron 2 o 3 he­chos pun­tua­les, pe­ro no es que ha­yan au­men­ta­do. Tam­po­co te­ne­mos re­por­ta­dos in­gre­sos por los bal­co­nes, co­mo su­ce­día años atrás”, afir­mó Pe­tri­zán.

Di­jo que en los úl­ti­mos dos me­ses no se pro­du­je­ron cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos en las es­ta­dís­ti­cas.

“Hay que te­ner en cuen­ta que para es­ta fe­cha mu­cha gen­te está de va­ca­cio­nes y por ahí apro­ve­chan la au­sen­cia de mo­ra­do­res”, jus­ti­fi­có.

El co­mi­sa­rio -quien re­co- no­ció es­tar al día más preo­cu­pa­do por las en­tra­de­ras en ca­sas-, tam­bién ad­mi­tió que exis­te otra in­quie­tud en­tre quie­nes ha­bi­tan al­gu­nos edi­fi­cios: los de­par­ta­men­tos por día.

“Está pro­ble­má­ti­ca lle­vó a que al­gu­nos con­sor­cios hi­cie­ran reunio­nes, por­que mu­chas ve­ces la mis­ma gen­te que al­qui­la lo usan co­mo aguan­ta­de­ro, ro­ban en el edi­fi­cio y des­pués sa­can las co­sas co­mo si fue­ra una mu­dan­za”, sos­tu­vo.

FO­TOS: EM­MA­NUEL BRIANE-LA NUE­VA.

Wal­ter Gon­zá­lez, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Su­teryh.

Clau­dio Pe­tri­zán, jefe de la Po­li­cía Dis­tri­tal.

Car­los Es­te­ban, pre­si­den­te del Co­le­gio de Mar­ti­lle­ros.

Gui­ller­mo Is­la Viey­ra, de la Cá­ma­ra de Ad­mi­nis­tra­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.