¿La cul­pa es de Trump?

La Nueva - - OPINIÓN - por Fer­min Ber­tos­si OTRAS VO­CES

La Elec­ción de Donald J. Trump co­mo 45to. pre­si­den­te de los Es­ta­dos Unidos, ha­bien­do ini­cia­do su vi­da po­lí­ti­ca y cam­pa­ña elec­to­ral só­lo a par­tir de 2015´ y con un dis­cur­so pro­vo­ca­ti­vo en el que lla­mó a los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos “cri­mi­na­les” u “vio­la­do­res”, pro­po­nien­do prohi­bir el in­gre­so a los EE. UU. a to­dos los mu­sul­ma­nes en tan­to se bur­la­ba abier­ta­men­te de con­ten­dien­tes, pe­rio­dis­tas, afro es­ta­dou­ni­den­ses, asiá­ti­cos y per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das; nos de­ja la ver­sión iné­di­ta de to­do un emer­gen­te po­lí­ti­co glo­bal.

Con la lle­ga­da de este ul­tra­na­cio­na­lis­ta al primer lu­gar del po­der mun­dial,se ha pues­to en ja­que ma­te to­das las coor­de­na­das ideo­ló­gi­cas y de par­ti­dos po­lí­ti­cos co­no­ci­das, pro­cla­mán­do­se que, aho­ra sí, el si­glo XXI –po­lí­ti­ca­men­te- ha­bía co­men­za­do con to­dos sus in­te­rro­gan­tes, som­bras y ame­na­zas.

Es­ta ´emer­gen­cia Trump´ nos apre­mia y exi­ge en tér­mi­nos de dia­lo­go, de paz, de in­no­va­ción, pro­duc­ti­vi­dad y ma­yor com­pe­ti­ti­vi­dad en pro de una nue­va ge­ne­ra­ción y ges­tión de po­lí­ti­cas so­cia­les, da­do que es­to úl­ti­mo im­pli­ca un ur­gen­te te­ma éti­co, po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co, sin­di­cal, pe­rio­dís­ti­co y, al mis­mo tiem­po, de lu­ci­dez (o pro­fe­cía) his­tó­ri­ca.

Los Trump son tam­bién el re­sul­ta­do de una co­rrup­ción es­truc­tu­ral, de la bu­ro­cra­cia, de las eli­tes y de los es­ta­blish­ment ama­ña­dos por sus ne­fas­tas prác­ti­cas pre­ben­da­rias en el or­den po­lí­ti­co, em­pre­sa­rial, sin­di­cal, par­la­men­ta­rio, ju­di­cial, pe­ro cen­tral­men­te de po­li­tó­lo­gos, eco­no­mis­tas y pe­rio­dis­tas “po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos” que sa­bían que men­tían des­ca­ra­da­men­te cuan­do pro­po­nían o di­fun­dían (una y otra vez) mo­de­los que ja­más de­rra­ma­ron lo im­pres­cin­di­ble a in­ne­go­cia­bles desa­rro­llos hu­ma­nos.

Igual, en tér­mi­nos de de­mo­cra­cia mo­der­na, re­sul­ta más im­por­tan­te la le­gi­ti­mi­dad de ejer­ci­cio que la de ori­gen. Es­to mis­mo tra­tán­do­se del be­li­co­so Mr. Trump asus­ta y jus­ti­fi­ca to­do ti­po de con­je­tu­ras y te­mo­res aten­to las me­di­das adop­ta­das en só­lo sus pri­me­ros 15 días de un go­lo­so ejer­ci­cio del po­der, en don­de el fu­tu­ro ya no es más lo que era, ni el presente es ni lo que pa­re­ce ser.

De tal ma­ne­ra, Mr. Trump emer­ge de de­ma­sia­dos re­cla­mos so­cia­les que no fueron es­cu­cha­dos, de elo­cuen­tes y con­tun­den­tes ad­ver­ten­cias a las eli­tes no só­lo es­ta­ta­les e ins­ti­tu­cio­na­les, sino a to­dos esos su­so­di­chos po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos, tal cual sos­tie­ne An­gus Dea­ton, ac­tual No­bel de eco­no­mía.

Así pues se entiende en prin­ci­pio que la cul­pa no es de Donald Trump, sino que la mis­ma de­ri­va de una pers­pec­ti­va (o te­na­ci­dad de lo im­po­si­ble) ne­cia, in­sen­sa­ta, cie­ga y sor­da a las vie­jas y nue­vas ad­ver­ten­cias po­pu­la­res.

Pre­con­clu­si­va­men­te, en la mis­ma lí- nea de este tra­ba­jo, nues­tro pon­tí­fi­ce Fran­cis­co -se­gu­ra­men­te co­mo se po­si­cio­nó sa­bia, lu­ci­da (y si se me per­mi­te) mor­daz­men­te an­te el Bre­xit-, di­ría que los re­sul­ta­dos tan­to de ese his­tó­ri­co re­fe­ren­do co­mo de la ´un­ción´ pre­si­den­cial de Trump, de­ben ser res­pe­ta­dos por­que re­fle­jan la vo­lun­tad po­pu­lar*.*

Con­tra­fác­ti­ca­men­te, ¿al­guien aún pre­ten­de que los ciu­da­da­nos re­eli­jan a to­dos esos que an­tes que sal­var vi­das hu­ma­nas (ju­bi­la­dos, pe­que­ños aho­rris­tas, abo­rí­ge­nes, ex­com­ba­tien­tes y ta­les), no ti­tu­bea­ron en sal­var ban­cos, me­ga­em­pre­sas, com­pa­ñías de se­gu­ros e in­mo­bi­lia­rias?

Si, los mis­mos que nos de­ja­ron un pla­ne­ta con­fun­di­do por un con­su­mis­mo que nos de­ja lle­nos de ob­je­tos y va­cíos de ideas, des­per­so­na­li­za­dos, per­so­nal­men­te des­vin­cu­la­dos (ape­nas co­nec­ta­dos), des­orien­ta­dos, des­po­ja­dos y eco­ló­gi­ca­men­te des­he­chos.

Fi­nal­men­te, fueron tan­tos y ta­les los ex­cre­men­tos del es­ta­blish­ment que aun­que fue­ra po­si­ble lo im­po­si­ble de su lim­pie­za, el mal olor per­du­ra­rá por mu­cho tiem­po has­ta tan­to se sa­nen, se cu­ren, se li­be­ren y exor­ci­cen tan­to ma­les­tar so­cial, tan­tas in­jus­tas in­sa­tis­fac­cio­nes hu­ma­nas.

“Los Trump son tam­bién el re­sul­ta­do de una co­rrup­ción es­truc­tu­ral, de la bu­ro­cra­cia, de las eli­tes y del es­ta­blish­ment ama­ña­dos por sus ne­fas­tas prác­ti­cas pre­ben­da­rias.”

Fer­min Ber­tos­si es do­cen­te e in­ves­ti­ga­dor ex­per­to en coope­ra­ti­vis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.