Dos años sin el fis­cal Nis­man

La Nueva - - OPINIÓN -

EL FIS­CAL Al­ber­to Nis­man cum­plió 52 años de vi­da el 5 de diciembre de 2014. ES­TA­BA A 39 días de ha­cer pú­bli­ca su de­nun­cia por un su­pues­to in­ten­to de en­cu­bri­mien­to de va­rios sos­pe­cho­sos de ha­ber aten­ta­do con­tra la AMIA y a 45 de con­cu­rrir a la Cá­ma­ra de Dipu­tados de la Na­ción para ex­po­ner, an­te una co­mi­sión de le­gis­la­do­res, los fun­da­men­tos de esa pre­sen­ta­ción. ES­TA­BA TAM­BIÉN a 44 días de mo­rir. O a 45. Por­que, a dos años de su fa­lle­ci­mien­to, la jus­ti­cia to­da­vía no lo­gró es­ta­ble­cer la ho­ra po­si­ble de su muer­te, con teo­rías que van de la no­che del sá­ba­do al me­dio­día del do­min­go. Mu­cho me­nos cer­ca se está de con­fir­mar si al fun­cio­na­rio lo ase­si­na­ron o si se sui­ci­dó. EL 18 de enero se cum­plie­ron dos años del día de su muer­te, en el ba­ño de su de­par­ta­men­to de Puer­to Ma­de­ro. LUE­GO DE varias ho­ras sin que sus cus­to­dios lo­gra­ran ser aten­di­dos por Nis­man y to­man­do de­ci­sio­nes tan sin­gu­la­res co­mo la de ir a bus­car a la ma­dre del fis­cal para que les dé una lla­ve y po­der abrir la puer­ta del de­par­ta­men­to. LO OCU­RRI­DO con la muer­te de Nis­man es bo­chor­no­so, ver­gon­zan­te y pa­té­ti­co. La es­ce­na de la muer­te fue fe­roz­men­te al­te­ra­da y con­ta­mi­na­da. La fis­cal a car­go de la in­ves­ti­ga­ción, Vi­via­na Fein, lle­gó al lu­gar cuan­do per­so­nas de to­do ti­po ca­mi­na­ban por el in­mue­ble. EL SE­CRE­TA­RIO de Se­gu­ri­dad de la Na­ción, Ser­gio Ber­ni, ya ha­bía abier­to la puer­ta del ba­ño para ve­ri­fi­car, se­gún di­jo, “si Nis­man es­ta­ba con vi­da”. Hoy está, jun­to con Fein, de­nun­cia­do por un po­si­ble de­li­to de ac­ción pú­bli­ca por su pé­si­mo com­por­ta­mien­to. HU­BO LUE­GO ata­ques la­men­ta­bles a Nis­man. A su vi­da, a sus con­duc­tas, a sus mo­dos. Aníbal Fer­nán­dez lo ca­li­fi­có co­mo un “sin­ver­güen­za” y mu­je­rie­go. “Un tu­rro”, di­jo. EL DIPU­TADO Car­los Kun­kel men­cio­nó que la ex­mu­jer de Nis­man, San­dra Arro­yo Sal­ga­do, “ne­ce­si­ta­ba que no fue­ra un sui­ci­dio “para po­der co­brar los se­gu­ros”. Otros lo tra­ta­ron de ho­mo­se­xual. HAN PA­SA­DO dos años de la muer­te de Nis­man y no hay nin­gu­na cer­te­za so­bre lo ocu­rri­do. O SÍ: se sa­be que la es­ce­na de la muer­te se con­vir­tió en un cir­co y que la mano de­re­cha del fa­lle­ci­do no te­nía mar­ca al­gu­na de plo­mo, ba­rio o an­ti­mo­nio, al­guno de los com­po­nen­tes de la pól­vo­ra que de­bió ha­ber de­ja­do el Ber­sa .22 al sa­lir la ba­la fatal.

Con el pa­so del tiem­po, las du­das so­bre lo ocu­rri­do en el de­par­ta­men­to del fun­cio­na­rio fa­lle­ci­do siguen arro­jan­do som­bras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.