Cuan­tio­so ro­bo en un de­par­ta­men­to

La­dro­nes in­gre­sa­ron a una pro­pie­dad del ter­cer pi­so de un edi­fi­cio. Es­ca­pa­ron con pe­sos, dó­la­res y eu­ros.

La Nueva - - SEGURIDAD -

SE PRO­DU­JO EN CA­SA­NO­VA AL 300

Un ma­tri­mo­nio re­gre­só ayer de un via­je y con sor­pre­sa des­cu­brió que de­lin­cuen­tes, los cua­les in­gre­sa­ron sin forzar puer­tas o ven­ta­nas, ac­ce­die­ron a su de­par­ta­men­to del ter­cer pi­so y es­ca­pa­ron con una im­por­tan­te su­ma de dó­la­res, pe­sos y eu­ros.

“Sos­pe­cho que nos ro­bó al­guien que vi­ve en este edi­fi­cio y tie­ne que ha­ber uti­li­za­do una lla­ve maes­tra para en­trar en nues­tro de­par­ta­men­to, por­que no hay nin­gu­na aber­tu­ra for­za­da. Aden­tro en­con­tra­mos las lu­ces pren­di­das, las ven­ta­nas de la co­ci­na y el la­va­de­ro abier­tas, y sen­tí olor a ci­ga­rri­llo”, con­si­de­ró Zu­le­ma Lang (64).

La mu­jer, quien re­si­de en el edi­fi­cio de Ca­sa­no­va 332 jun­to con su es­po­so Da­niel Da­mia­ni (60), men­cio­nó que los la­dro­nes se apo­de­ra­ron de unos 5 mil dó­la­res, aun­que di­jo no po­der pre­ci­sar los mon­tos de las otras di­vi­sas.

En ese sen­ti­do, fuen­tes ofi­cia­les men­cio­na­ron que la pa­re­ja ha­bría ad­ver­ti­do la sus­trac­ción de al­re­de­dor de 50 mil pe­sos.

De la mis­ma for­ma, se su­po que los des­co­no­ci­dos se al­za­ron tam­bién con jo­yas de oro y re­lo­jes de gran va­lor sen­ti­men­tal para las víc­ti­mas, ya que per­te­ne­cían a sus padres.

Lang des­cri­bió que se ha­bían au­sen­ta­do el vier­nes a la mañana y que re­tor­na­ron al­re­de­dor de las 15.30 de la vís­pe­ra, cuan­do to­ma­ron co­no­ci­mien­to de lo ocu­rri­do.

“Te­ne­mos que re­vi­sar las imá­ge­nes de las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad que hay en el hall de en­tra­da, por­que tie­ne que ha­ber si­do al­guien que nos vio cuan­do car­ga­mos el au­to en la co­che­ra an­tes de sa­lir de via­je. En el úl­ti­mo tiem­po vino a vi­vir mu­cha gen­te nue­va al edi­fi­cio y sos­pe­cho de al­guien de acá", re­sal­tó.

Si­guió di­cien­do que "de­ben ha­ber de­ja­do las ven­ta­nas abier­tas y las lu­ces pren­di­das para di­si­mu­lar, des­pués de en­trar con una lla­ve maes­tra por la puer­ta prin­ci- pal de nues­tro de­par­ta­men­to, que tie­ne dos ce­rra­du­ras, una de ellas con do­ble pes­ti­llo".

Más allá de las con­si­de­ra­cio­nes de los po­li­cías que con­cu­rrie­ron al si­tio tras el avi­so al te­lé­fono de emer­gen­cias 911, Lang in­di­có que es "im­po­si­ble" que ha­yan es­ca­la­do has­ta el ter­cer pi­so.

"No hay hue­llas de cal­za­do en la pa­red, aun­que es­ta­mos es­pe­ran­do a los pe­ri­tos".

La mu­jer ex­pli­có que los la­dro­nes no se apo­de­ra­ron de otros ele­men­tos.

"Te ju­ro que pensé que era una car­ga­da. La ro­pa no la to­ca­ron y tam­po­co nos ro­ba­ron elec­tro­do­més­ti­cos. Di­rec­ta­men­te vi­nie­ron a lle­var­se di­ne­ro y jo­yas", fi­na­li­zó di­cien­do.

FA­CUN­DO MO­RA­LES-LA NUE­VA.

Zu­le­ma Lang con­si­de­ró que los de­lin­cuen­tes con­ta­ron con una lla­ve para lo­grar ac­ce­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.