El úl­ti­mo em­pe­ra­dor de Ti­ro Fe­de­ral di­jo adiós. Se re­ti­ró Da­mián Leo­bono

Es el ju­ga­dor de ma­yor pre­sen­cia en la his­to­ria del club y uno de los po­cos que es­tu­vie­ron en los cua­tro tí­tu­los. “Cos­tó to­mar la de­ci­sión por­que fue al­go que hi­ce to­da mi vi­da”, ex­pre­só.

La Nueva - - DEPORTES - Fa­ro­dri­guez@la­nue­va.com

Fa­bián O. Ro­drí­guez ma­gino que ya te es­tán pre­pa­ran­do el partido de des­pe­di­da. “No ha­brá partido. No me gus­ta; soy ra­ro, pe­ro me pa­re­ce de­ma­sia­do. In­clu­so, le di­je lo mis­mo a Fer­nan­do Bo­nac­ci, ja. Me quie­re con­ven­cer, pe­ro im­po­si­ble”.

--Pro­me­te que los vas a pen­sar. Creo que te lo me­re­cés.

--No sé, tam­po­co me me­tás pre­sión, ja.

Da­mián Leo­bono le ba­jó la per­sia­na a una muy exi­to­sa ca­rre­ra, col­gó los bo­ti­nes y dejó la 5 en el per­che­ro para siempre.

Ti­ro Fe­de­ral es su ca­sa, pe­ro por aho­ra no se ima­gi­na con un Pi­rro­ne lleno ova­cio­nán­do­lo.

Es uno de los his­tó­ri­cos. De he­cho, es el de ma­yor pre­sen­cia en la his­to­ria del club. Y es­tu­vo en los cua­tro gran­des lo­gros de la en­ti­dad au­ri­vio­le­ta.

De per­fil ba­jo y fa­ná­ti­co de Ti­ro. A tal pun­to que su hi­ja se lla­ma “Vio­le­ta”. Cla­ro que con Lo­ren­zo –su se­gun­do hi­jo—no pu­do ne­go­ciar y ter­mi­nó ce­dien­do an­te su mu­jer Ro­mi­na, hin­cha acé­rri­ma de San Lo­ren­zo.

Fút­bol, fút­bol y só­lo fút­bol. Así vi­vió 15 años en Pri­me­ra y mu­chos más en for­ma­ti­vas.

Pe­ro lle­gó el mo­men­to de ha­blar del re­ti­ro, al­go que por es­tas ho­ras no lo per­tur­ba.

“Cos­tó to­mar la de­ci­sión por­que fue al­go que hi­ce to­da mi vi­da. Pe­ro ya ve­nía ana­li­zán­do­la y mas­ti­cán­do­la; lle­gó el mo­men­to y creo que fue la me­jor de­ci­sión que to­mé. Lo hi­ce en un mo­men­to lin­do para po­der fi­na­li­zar la ca­rre­ra co­mo de­be ser”, di­jo mi­ran­do ha­cia el Pi­rro­ne.

--Y no te po­dés que­jar, es­tás en el li­bro de los hitos his­tó­ri­cos del club.

--Fue una ca­rre­ra her­mo­sa, con mu­chos lo­gros y con fi­na­les per­di­das. Pe­ro para per­der las fi­na­les hay que lle­gar a ju­gar­las. No me arre­pien­to por­que creo que fue una ca­rre­ra exi­to­sa. --¿Cuál fue el click? --El año pa­sa­do me to­mé va­ca­cio­nes en el tra­ba­jo para po­der rea­li­zar la pre­tem­po­ra­da de la me­jor ma­ne­ra. Pe-

Iro du­ran­te el año pa­sa­ron mu­chas co­sas y sen­tí co­mo que fueron tres años en uno. Y si bien se ter­mi­nó de la me­jor ma­ne­ra, con el tí­tu­lo en la Liga del Sur, fue muy lar­go y me pe­gó mu­cho el des­cen­so y no es­tar bien de la ro­di­lla.

“No pu­de pe­lear­la de igual a igual con los chicos que juegan en mi pues­to. Y por eso creo que to­mé la me­jor de­ci­sión”, am­plió.

--Y te ga­nas­te un res­pe­to en el fút­bol de acá.

--Lo di­go siempre. Ga­nar la Liga del Sur no es nada fá­cil. Ju­gué 15 años y ga­né tres cam­peo­na­tos. Cuan­do hay mu­chos chicos que no la pu­die­ron ga­nar nun­ca y ju­ga­ron más tiem­po que yo en Pri­me­ra.

--El 2016 fue muy ra­ro. ¿No?

--Tre­men­do. Ha­ber des­cen­di­do dos ca­te­go­rías con­se­cu­ti­vas hu­bie­se sig­ni­fi­ca­do una ca­tás­tro­fe. Pe­ro lo lin­do que tie­ne el fút­bol es que A un to­que

FO­TOS: SE­BAS­TIÁN COR­TÉS-LA NUE­VA.

Mi­ran­do otro ho­ri­zon­te. Da­mián Leo­bono de­ci­dió re­ti­rar­se y con­ver­tir su ca­rre­ra en Ti­ro en le­yen­da.

En ca­sa. Da­mián ya no re­gre­sa­rá a Ti­ro co­mo fut­bo­lis­ta, pe­ro se­gui­rá co­la­bo­ran­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.