Por la sud­es­ta­da, di­cen que el mar aho­ra es más se­gu­ro

Fue la pri­me­ra del año. Es­to per­mi­ti­rá que no ha­ya tan­tos ca­na­les en la are­na, uno de los gran­des pro­ble­mas con los que tu­vie­ron que li­diar los guar­da­vi­das du­ran­te la tem­po­ra­da.

La Nueva - - PORTADA -

El de ayer fue un do­min­go atí­pi­co, si se con­si­de­ra lo que ve­nía brin­dan­do cli­má­ti­ca­men­te este verano. El vien­to so­pló del sur du­ran­te gran par­te del día, a un pro­me­dio de 45km/h, y fue im­po­si­ble dis­fru­tar la pla­ya.

Sin em­bar­go, el ba­lan­ce qui­zá no sea del to­do ne­ga­ti­vo para los tu­ris­tas que per­ma­nez­can en el bal­nea­rio, ya que la furia del mar po­dría eli­mi­nar -o al me­nos sua­vi­zar- los ca­na­les que man­tu­vie­ron en aler­ta a los guar­da­vi­das du­ran­te to­do enero y ca­si no per­mi­tie­ron uti­li­zar la ban­de­ra ce­les­te de "mar cal­mo".

"Una sud­es­ta­da cau­sa que el mar re­ti­re na­tu­ral­men­te la are­na que está más cer­ca de la cos­ta­ne­ra y re­lle­ne la pla­ya has­ta ni­ve­lar en sue­lo -ex­pli­có el jefe de guar­da­vi­das, Ser­gio Co­lan­to­nio-. En otras pa­la­bras, tras una bue­na sud­es­ta­da la pla­ya que­da he­cha un bi­llar".

El coor­di­na­dor -que tie­ne a su car­go 65 guar­da­vi­das- di­jo que una de las par­ti­cu­la­ri­da­des de este verano es, pre­ci­sa­men­te, que al me­nos has­ta ayer no hu­bo sud­es­ta­das.

"El as­pec­to po­si­ti­vo es que fue in­creí­ble lo que dis­fru­tó la gen­te el mar. Ca­si to­dos los días hu­bo al­tas temperaturas, buen clima, y el agua es­tu­vo a bue­na tem­pe­ra­tu­ra y cris­ta­li­na. En ese sen­ti­do, fue el verano ideal para los que aman las olas", di­jo.

"En con­tra­par­ti­da, sin sud­es­ta­das la pla­ya tie­ne va­rios char­cos o ca­na­les, que son de­pre­sio­nes que no se ven cuan­do la ma­rea está al­ta. Es­to nos obli­gó a es­tar más aten­tos que nun­ca", en­fa­ti­zó.

Co­lan­to­nio di­jo que los ca­na­les no ofre­cen gran­des pro­ble­mas a los ba­ñis­tas, sal­vo en el es­pa­cio en que se unen con el mar.

"Esa es la zo­na más com­pli­ca­da, por la fuer­za con que co­rre el agua, y es don­de los guar­da­vi­das po­ne­mos la vis­ta mi­nu­to a mi­nu­to. Por eso los mar­ca­mos con ban­de­ras y le pe­di­mos a la gen­te que no na­de allí. La ma­yo­ría nos ha­ce ca­so, se co­rre unos me­tros y dis­fru­ta el mar sin pro­ble­mas, pe­ro no to­dos to­man con­cien­cia", acla­ró.

Co­lan­to­nio acla­ró que, por el tra­ba­jo de pre­ven­ción des­ple­ga­do, el nú­me­ro de sal­va­ta­jes -co­mo el que fue fil­ma­do y se vi­ra­li­zó en las re­des so­cia­les, días atrás- no su­peró el pro­me­dio de ca­da verano.

"El primer fin de se­ma­na fuer­te del verano hi­ci­mos 34 res­ca­tes, que es mu­cho, pe­ro lue­go se fue nor­ma­li­zan­do y el res­to del verano trans­cu­rrió sin pro­ble­mas. De he­cho, he­mos he­cho me­nos de­ri­va­cio­nes al hos­pi­tal que en otros ene­ros", men­cio­nó.

La jor­na­da de ayer, el vien­to lle­gó des­de el sur a un pro­me­dio de 45 ki­ló­me­tros por ho­ra, ha­cien­do que fue­ra im­po­si­ble po­der dis­fru­tar del día en la pla­ya.

AGEN­CIA MON­TE HER­MO­SO

La furia del mar per­mi­ti­rá que la pla­ya se nor­ma­li­ce, des­ha­cien­do los te­mi­dos ca­na­les que hay so­bre la cos­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.