Tras nue­ve años, fueron so­bre­seí­dos di­rec­ti­vos del Pa­tro­na­to de la In­fan­cia

En una cau­sa en la que es­ta­ban acu­sa­dos de aban­dono de per­so­na y en­cu­bri­mien­to de la vio­la­ción de una jo­ven con re­tra­so ma­du­ra­ti­vo.

La Nueva - - PORTADA -

El ex­di­rec­tor del Pa­tro­na­to de la In­fan­cia y tres in­te­gran­tes del equi­po téc­ni­co de la ins­ti­tu­ción, acu­sa­dos de aban­dono de per­so­na y en­cu­bri­mien­to de la vio­la­ción de una ado­les­cen­te que vi­vía en el lu­gar y te­nía re­tra­so ma­du­ra­ti­vo, fueron so­bre­seí­dos en los úl­ti­mos días por la jus­ti­cia de Ga­ran­tías lo­cal, a ca­si 9 años de de­nun­cia­dos los he­chos.

La re­so­lu­ción fue adop­ta­da por el juez Gui­ller­mo Mér­cu­ri, aun­que la fis­cal Ol­ga He­rro, quien en­ca­be­zó la in­ves­ti­ga­ción y ha­bía pedido lle­var a jui­cio a los cua­tro pro­ce­sa­dos, ade­lan­tó que va a re­cu­rrir an­te la Cá­ma­ra de Ape­la­ción y Ga­ran­tías en lo Pe­nal.

Es­ta me­di­da be­ne­fi­cia a An­to­nio Ló­pez, ex­ti­tu­lar del Pa­tro­na­to; Su­sa­na Cam­blor, coor­di­na­do­ra de apo­yo es­co­lar; Ve­ró­ni­ca Godoy, tra­ba­ja­do­ra so­cial y al psi­có­lo­go Es­te­ban Go­dia. To­dos ha­bían si­do in­da­ga­dos en 2012.

Mér­cu­ri, en el mar­co de una re­so­lu­ción de más de 100 fo­jas, con­clu­yó que es­tas per­so­nas no ha­bían co­me­ti­do nin­gún de­li­to.

En­tre fe­bre­ro y agosto de 2008, la jo­ven, en­ton­ces de 17 años pe­ro con un re­tra­so ma­du­ra­ti­vo mo­de­ra­do, es­ta­ba so­me­ti­da a un ré­gi­men de sa­li­das de la ins­ti­tu­ción, para re­for­zar los la­zos con su fa­mi­lia.

En ese con­tex­to se pro­du­jo la vio­la­ción, al me­nos en una opor­tu­ni­dad, en una vi­vien­da de Ro­ca al 1800 de Pun­ta Al­ta. Por el de­li­to fue con­de­na­do a 7 años de cárcel Nés­tor Luis Ibars (que­dó fir­me a fi­nes de 2016 y fue de­te­ni­do), mien­tras que el tam­bién acu­sa­do Juan Es­te­ban Mar­do­nes se man­tie­ne pró­fu­go.

La chi­ca -que era in­ca­paz de pres­tar con­sen­ti­mien­to y acep­tar li­bre­men­te la re­la­ción­que­dó em­ba­ra­za­da y fue so­me­ti­da a un abor­to te­ra­péu­ti­co.

Su de­cla­ra­ción me­dian­te la cá­ma­ra Ge­sell per­mi­tió con­fir­mar los abu­sos que su­fría cuan­do era re­ti­ra­da los fi­nes de se­ma­na del Pa­tro­na­to para ser lle­va­da a Pun­ta Al­ta.

“To­dos sa­bían”

La in­ves­ti­ga­ción avan­zó y se acu­só al di­rec­tor y al equi­po de apo­yo del Pa­tro­na­to de co­no­cer es­ta si­tua­ción y no ac­tuar en con­se­cuen­cia.

La abo­ga­da Ma­ría Fer­nan­da Pe­ter­sen, por en­ton­ces se­cre­ta­ría de la en­ti­dad y ma­dri­na de la jo­ven, fue quien lo de­nun­ció.

In­for­mó, a tra­vés de un ac­ta, que des­de ju­lio de 2008 se es­ta­ba al tan­to del pe­li­gro que afron­ta­ba su ahi­ja­da ca­da vez que se le per­mi­tía vi­si­tar a su en­torno fa­mi­liar.

De he­cho, Pe­ter­sen re­cla­mó la re­nun­cia de los cua­tro impu­tados, que lue­go fueron des­pe­di­dos.

“To­dos sa­bían de los abu­sos se­xua­les a los que es­ta­ba ex­pues­ta mi ahi­ja­da. In­clu­so cons­ta­ba en el ac­ta, la que no fue in­me­dia­ta­men­te pre­sen­ta­da al Tri­bu­nal de Me­no­res ni al Servicio de Pro­tec­ción y Pro­mo­ción de los De­re­chos del Ni­ño. Las sa­li­das se per­mi­tie­ron y la jo­ven que­dó em­ba­ra­za­da”, ase­gu­ró.

Sin em­bar­go, aho­ra el juez de Ga­ran­tías re­sol­vió que "no se ti­pi­fi­ca­ron los de­li­tos" (de aban­dono de per­so­na y en­cu­bri­mien­to), des­de el mo­men­to que "no se pro­bó un da­ño con­cre­to a la víc­ti­ma" de par­te de los cua­tro acu­sa­dos.

FA­CUN­DO MO­RA­LES-LA NUE­VA.

El abu­so se pro­du­jo cuan­do la víc­ti­ma cum­plía un ré­gi­men de sa­li­das de la ins­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.