Pre­vén una se­rie de me­jo­ras en los es­pa­cios pú­bli­cos

La idea es op­ti­mi­zar­los y re­con­ver­tir­los. “No sir­ve cons­truir una mal lla­ma­da pla­za co­lo­can­do ha­ma­cas y ar­bo­li­tos en me­dio de la na­da”, se­ña­ló Ri­vas Go­dio.

La Nueva - - LA CIUDAD - Ma­rio Mi­ner­vino mmi­ner­vino@la­nue­va.com

Pla­zas, pla­zo­le­tas, pa­seos, par­ques, ca­lles, ve­re­das. To­dos los es­pa­cios pú­bli­cos de la ciu­dad es­tán en la mi­ra de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción co­mu­nal, que a par­tir de un re­le­va­mien­to y diag­nós­ti­co que es­tá en su fa­se final de ela­bo­ra­ción bus­ca­rá me­jo­rar­los y re­con­ver­tir­los en si­tios "ami­ga­bles", que efectivamente sea usa­dos y ayu­den a "humanizar la ciu­dad".

La ar­qui­tec­ta Cons­tan­za Ri­vas Go­dio, con­ce­jal ofi­cia­lis­ta, in­ten­den­ta in­te­ri­na días atrás, men­cio­nó a "La Nueva."

la ta­rea que desa­rro­lla con per­so­nal del mu­ni­ci­pio y al­gu­nos pro­fe­sio­na­les con­tra­ta­dos para es­ta­ble­cer "un es­ta­do de si­tua­ción" de la ciu­dad en la ma­te­ria, así lue­go se ge­ne­ra­rán pro­pues­tas que per­mi­tan con­cre­tar es­pa­cios que ofrez­can a los ve­ci­nos una "me­jor ca­li­dad de vi­da".

El aná­li­sis de­tec­tó nu­me­ro­sos es­pa­cios de­gra­da­dos, otros sin nin­gún ti­po de man­te­ni­mien­to y mu­chos que tie­nen asig­na­da su­per­fi­cie para su desa­rro­llo y nun­ca han si­do ma­te­ria­li­za­dos.

"No sir­ve cons­truir una mal lla­ma­da pla­za co­lo­can­do al­gu­nas ha­ma­cas y ar­bo­li­tos en me­dio de la na­da. No po­de­mos di­se­ñar ig­no­ran­do el cli­ma que te­ne­mos, con gran­des ca­lo­res y vien­to. Te- ne­mos que ge­ne­rar lu­ga­res de re­crea­ción tal vez más pe­que­ños pe­ro me­jor re­suel­tos, ami­ga­bles, don­de es­tar sea un placer. De eso ha­bla­mos cuan­do de­ci­mos que pre­ten­de­mos humanizar el es­pa­cio pú­bli­co", se­ña­ló.

Una de las es­tra­te­gias a im­ple­men­tar es que no se re­sol­ve­rá un es­pa­cio "sin la par­ti­ci­pa­ción del ve­cino".

"No sir­ve ha­cer pla­yo­nes de bás­quet en diez pla­zas sin sa­ber si es lo que los ve­ci­nos quie­ren. Te­ne­mos que ir ar­man­do ca­da lu­gar para que la gen­te vuel­va a vivir su ve­re­da, sus ca­lles, su rin­cón de ba­rrio. Que tien­dan a de­jar de es­tar en­ce­rra­dos en sus ca­sas", de­ta­lló.

Fi­ni­to e in­fi­ni­to

Para Ri­vas Go­dio re­sul­ta clave de­fi­nir las in­ter­ven­cio­nes con cier­to gra­do de prio­ri­dad y no aven­tu­rar­se en gran­des in­ter­ven­cio­nes. "El pre­su­pues­to es fi­ni­to y la de­man­da in­fi­ni­ta", ex­pli­ca.

"Por eso que­re­mos in­ter­ve­nir no so­lo en los gran­des lu­ga­res sino en los ba­rrios, don­de pre­ten­de­mos que se vi­va el es­pa­cio pú­bli­co co­mo se uti­li­za el pa­tio de la ca­sa", sos­tu­vo.

Se­ña­ló, por úl­ti­mo, que más ca­ro que ar­mar un es­pa­cio re­sul­ta man­te­ner­lo, lo cual exi­ge una in­fra­es­truc­tu­ra ade­cua­da.

"La ciu­dad es igual que una ca­sa: ne­ce­si­ta tiem­po, de­di­ca­ción y di­ne­ro. No es so­lo ar­mar una pla­za. Es cui­dar­la y man­te­ner­lo", agre­ga.

AR­CHI­VO LA NUEVA.

“Pre­ten­de­mos que se vi­va el es­pa­cio pú­bli­co co­mo se uti­li­za el pa­tio de la ca­sa”, afir­mó la con­ce­ja­la ofi­cia­lis­ta y ar­qui­tec­ta Cons­tan­za Ri­vas Go­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.