Sam­per se ale­ja de UNASUR

La Nueva - - OPINIÓN. - OTRAS VO­CES por Emi­lio J. Cár­de­nas Emi­lio J. Cár­de­nas fue em­ba­ja­dor argentino an­te las Na­cio­nes Uni­das.

An­ti­ci­pan­do las con­se­cuen­cias del cam­bio de vien­to po­lí­ti­co en la re­gión, el pí­ca­ro ex pre­si­den­te de Co­lom­bia, Ernesto Sam­per, aca­ba fe­liz­men­te de de­jar de ser el Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de UNASUR. Allí al pri­me­ro en ocu­par ese car­go, Nés­tor Kirch­ner, cu­ya ges­tión se frus­tró por su ines­pe­ra­do fa­lle­ci­mien­to.

Sam­per era real­men­te un hom­bre que es­ta­ba vir­tual­men­te cau­ti­vo de los bo­li­va­ria­nos. Una pie­za cen­tral de su acei­ta­do en­gra­na­je aplau­di­dor y di­si­mu­la­dor re­gio­nal. Un in­con­di­cio­nal ab­so­lu­to. Un ins­tru­men­to útil. Ca­si un cóm­pli­ce.

No im­por­ta­ba que no pu­die­ra en­trar a los Es­ta­dos Uni­dos que no le con­fie­ren vi­sa por las se­rias du­das que ge­ne­ran su­pues­tas co­ne­xio­nes con el di­ne­ro del nar­co­trá­fi­co que po­dría, qui­zás, ha­ber con­tri­bui­do a fi­nan­ciar su cam­pa­ña elec­to­ral pre­si­den­cial en Co­lom­bia. Su rol era muy otro. Nun­ca el de in­ter­lo­cu­tor con el país del nor­te. Su pa­pel prin­ci­pal era cier­ta­men­te el de uni­fi­car la po­si­ción po­lí­ti­ca re­gio­nal de mo­do de que ella fue­ra siempre útil a los ob­je­ti­vos bo­li­va­ria­nos. Y lo cum­plió, con cre­ces. Has­ta el final.

Por ello los Can­ci­lle­res de UNASUR agra­de­cie­ron efu­si­va­men­te su la­bor, por “su con­tri­bu­ción a la paz re­gio­nal y a su in­te­gra­ción”. Lo hi­cie­ron en una reunión es­pe­cial ce­le­bra­da en Qui­to, la se­de de UNASUR.

Su com­pa­ñe­ra de ruta, la arro­gan­te can­ci­ller ve­ne­zo­la­na Delcy Ro­drí­guez, des­ta­có que la ida de Sam­per “no pre­sen­ta un va­cío ad­mi­nis­tra­ti­vo y con­ti­núa en desa­rro­llo el de­ba­te, en su seno, de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de la re­gión”.

A lo que agre­gó que aho­ra se es­co­ge­rá un nuevo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del blo­que, una ta­rea in­dis­pen­sa­ble que no re­sul­ta­rá na­da fá­cil des­de que ya no hay ho­mo­ge­nei­dad, ni si­len­cios cóm­pli­ces, en los pa­re­ce­res de sus dis­tin­tos Es­ta­dos Miem­bros. Ha­brá que es­pe­rar para sa­ber có­mo, en más, si­gue es­ta his­to­ria. No hay to­da­vía nom­bres que flo­ten co­mo can­di­da­tos con po­si­bi­li­da­des de éxi­to. Y no se­rá fá­cil ge­ne­rar­lo en un es­pa­cio com­pli­ca­do por la po­si­bi­li­dad de “ve­tos” que de pron­to sur­jan de to­dos los rin­co­nes po­si­bles.

En su alo­cu­ción, el pro­pio Sam­per des­ta­có que, con re­la­ción a Ve­ne­zue­la, es ne­ce­sa­rio “el pleno res­ta­ble­ci­mien­to de las com­pe­ten­cias de la Asam­blea Na­cio­nal”, cer­ce­na­das pro­fun­da­men­te por Ni­co­lás Ma­du­ro y el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia de Ve­ne­zue­la, que es­tá y ac­túa co­mo ins­tru­men­to no independiente, des­de que es­tá os­ten­si­ble­men­te su­mi­so a Ma­du­ro. Y que de­be res­pe­tar­se el de­re­cho de Ni­co­lás Ma­du­ro a “go­ber­nar has­ta el final de su pe­río­do”, es­to es has­ta que ter­mi­ne su man­da­to, aun­que ha­ya des­fi­gu­ra­do ar­te­ra­men­te a la de­mo­cra­cia ve­ne­zo­la­na y a sus ins­ti­tu­cio­nes cen­tra­les, has­ta ha­cer­las prác­ti­ca­men­te irre­co­no­ci­bles.

Sam­per ha si­do, que­da vis­to, ab­so­lu­ta­men­te fiel a los bo­li­va­ria­nos has­ta el mis­mo final, se­gún que­da vis­to, ig­no­ran­do sin du­dar un so­lo ins­tan­te sus cons­tan­tes fe­cho­rías y pre­ten­dien­do que los bo­li­va­ria­nos res­pe­tan la Cons­ti­tu­ción, cuan­do es bien evi­den­te que no es así.

Por to­do es­to, la po­co edu­ca­da Delcy Ro­drí­guez le de­di­có, co­mo ca­bía su­po­ner, un “re­co­no­ci­mien­to es­pe­cial” por su acom­pa­ña­mien­to “de­sin­te­re­sa­do” en el tor­ci­do pro­ce­so de diá­lo­go en­tre el go­bierno y la opo­si­ción ve­ne­zo­la­nos, ya di­fun­to. E ins­tó re­tó­ri­ca­men­te a to­dos a “re­co­no­cer los me­ca­nis­mos co­mer­cia­les in­ter­re­gio­na­les” para así “afron­tar nues­tros im­por­tan­tes re­tos”, que es pre­ci­sa­men­te lo que Ve­ne­zue­la no ha­ce ja­más, ra­zón por la que ha si­do fi­nal­men­te sus­pen­di­da del Mer­co­sur. De no creer. Pe­ro los bo­li­va­ria­nos, en su pa­to­lo­gía, su­po­nen que las obli­ga­cio­nes y los com­pro­mi­sos asu­mi­dos son so­la­men­te para los de­más. Nun­ca para ellos. Y ac­túan de ese mo­do, a ca­ra des­cu­bier­ta.

Se aca­bó de es­te mo­do un ci­clo la­men­ta­ble para la UNASUR. El de Ernesto Sam­per. O, di­cho de otra ma­ne­ra, el bo­li­va­riano, que fue­ra he­cho po­si­ble por las com­pli­ci­da­des ideo­ló­gi­cas de al­gu­nos, los si­len­cios cóm­pli­ces per­ver­sos de otros y por el de­seo ge­ne­ra­li­za­do de “no agi­tar el avis­pe­ro”. Mien­tras tan­to, la re­gión se ale­jó del mun­do y es­tu­vo de­di­ca­da a en­ce­rrar­se en sí mis­ma, co­mo si el res­to de las na­cio­nes no exis­tie­ran. Es tris­te, pe­ro ya es his­to­ria.

Delcy Ro­drí­guez des­ta­có que la ida de Sam­per (fo­to) “no pre­sen­ta un va­cío ad­mi­nis­tra­ti­vo y con­ti­núa en desa­rro­llo el de­ba­te, en su seno, de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de la re­gión”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.