Los in­cen­dios y la des­con­fian­za

La Nueva - - OPINIÓN. -

MI­LES DE hec­tá­reas fue­ron arra­sa­das por el fue­go en Bue­nos Ai­res y La Pam­pa.

LA SE­QUÍA, las tor­men­tas eléc­tri­cas, el des­cui­do, la fal­ta de tra­ba­jo pre­ven­ti­vo y al­gu­na que otra cir­cuns­tan­cia se su­ma­ron para ge­ne­rar la que­ma de cien­tos de mi­les de hec­tá­reas de cam­po.

LOS BOM­BE­ROS vo­lun­ta­rios de las lo­ca­li­da­des afec­ta­das su­ma­ron su es­fuer­zo, he­rra­mien­tas, re­cur­sos y ex­pe­rien­cia para en­fren­tar las lla­mas. Su entrega que­dó pa­ten­ti­za­da en una mu­jer de 23 años, Lu­cia­na Riz­zo, quien lue­go de tra­ba­jar du­ran­te 20 ho­ras que­dó ren­di­da en el sue­lo, co­mo mu­chos de sus com­pa­ñe­ros del cuer­po de bom­be­ros de Pe­dro Lu­ro.

ESA ES la reali­dad. Con eso se en­fren­tan es­te ti­po de si­nies­tros: bom­be­ros vo­lun­ta­rios. Mu­je­res de 23 años. No hu­bo en nin­gún ca­so un aler­ta, al­gún plan de con­tin­gen­cia de es­ca­la pro­vin­cial o na­cio­nal. No hay in­fra­es­truc­tu­ra para el uso de avio­nes hi­dran­tes. No hay pro­to­co­los o cuer­pos especiales. Ni para an­ti­ci­par el fue­go, o tra­tar de po­ner­le lí­mi­tes a su pro­pa­ga­ción. No hay na­da y es po­si­ble que aho­ra las llu­vias aho­guen y pa­sen al ol­vi­do lo ocu­rri­do.

EL MI­NIS­TRO de Am­bien­te y Desa­rro­llo Sus­ten­ta­ble de la Na­ción, Ser­gio Berg­man, es ra­bino, je­fe es­pi­ri­tual de la co­mu­ni­dad ju­día que in­ter­pre­ta las Sa­gra­das Es­cri­tu­ras, pre­di­ca ser­mo­nes y ce­le­bra bo­das. Su for­ma­ción aca­dé­mi­ca es la de far­ma­ceú­ti­co y, sien­do le­gis­la­dor, pre­sen­tó pro­yec­tos para la no vi­vi­sec­ción de ani­ma­les vi­vos.

BERG­MAN, QUE siempre lu­ce su co­lo­ri­da ki­pá, ha­bía an­ti­ci­pa­do la ne­ce­si­dad de re­zar co­mo herramienta para evi­tar in­cen­dios y men­cio­nó que los mis­mos su­po­nen “una es­pe­cie de pro­fe­cía apo­ca­líp­ti­ca”. Es de­cir que no pen­só es­tas cues­tio­nes gra­ví­si­mas co­mo un pro­fe­sio­nal en la ma­te­ria, pen­só co­mo ra­bino.

AL­GO SI­MI­LAR su­gi­rió la di­rec­to­ra pro­vin­cial de ges­tión de ries­go de la pro­vin­cia, Vir­gi­nia Laino, quien vi­si­tó los cam­pos que­ma­dos con un blan­quí­si­mo pan­ta­lón y cha­ti­tas. La mu­jer, ar­qui­tec­ta, ni si­quie­ra lle­va­ba ves­ti­men­ta acor­de para la si­tua­ción que es­ta­ba ve­ri­fi­can­do.

UN RENGLÓN final para ana­li­zar res­pon­sa­bi­li­da­des. Berg­man acep­tó un car­go ofre­ci­do por el pre­si­den­te de la Na­ción, Mau­ri­cio Ma­cri, y Laino, por la go­ber­na­do­ra, Ma­ría Eu­ge­nia Vidal.

AM­BOS SOS­TIE­NEN a es­tos fun­cio­na­rios en sus car­gos. Es ne­ce­sa­rio en­ten­der el or­den de res­pon­sa­bi­li­da­des.

La se­quía, las tor­men­tas y la im­pro­vi­sa­ción ge­ne­ra­ron un pa­no­ra­ma que al­gu­nos fun­cio­na­rios pa­re­cen no en­ten­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.