Si es­tás enamo­ra­do, es me­jor que no pien­ses en los be­sos

Una ma­la hi­gie­ne bu­cal pue­de ge­ne­rar mal alien­to. Los res­tos de co­mi­da que se in­crus­tan en­tre los dien­tes no se re­mue­ven tan fá­cil­men­te con el ce­pi­lla­do.

La Nueva - - SOCIEDAD. -

Y SÓ­LO EN 10 SE­GUN­DOS

Be­sar­se en la bo­ca es una de las formas más co­mu­nes de ex­pre­sar amor, pe­ro se­gu­ra­men­te, las pa­re­jas ig­no­ren que úni­ca­men­te con un be­so de 10 se­gun­dos pue­den com­par­tir­se has­ta 80 mi­llo­nes de bac­te­rias.

Se­gún di­fe­ren­tes es­tu­dios rea­li­za­dos en los úl­ti­mos años, co­mo el de la Or­ga­ni­za­ción para la In­ves­ti­ga­ción Cien­tí­fi­ca Apli­ca­da (TNO) de Ho­lan­da y otro lle­va­do a ca­bo por la Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría y Cien­cias Exac­tas de Fun­da­ción UADE, la bo­ca es la an­fi­trio­na de más de 700 va­rie­da­des de bac­te­rias.

Al­gu­nas de esas bac­te­rias son ne­ce­sa­rias para el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo, pe­ro otras, co­mo las cau­sa­das por una ma­la hi­gie­ne bu­cal, pue­den ge­ne­rar ha­li­to­sis, más co­mún­men­te conocido co­mo mal alien­to.

Es­te pro­ble­ma, en el 90 % de los ca­sos se pro­du­ce por la des­com­po­si­ción de bac­te­rias en la ca­vi­dad bu­cal.

Es­to pue­de ser cau­sa­do por en­fer­me­da­des en las en­cías, ali­men­tos in­crus­ta­dos en­tre los dien­tes o res­tau­ra­cio­nes den­ta­les da­ña­das, en­tre otros.

Los res­tos de co­mi­da que se in­crus­tan en­tre los dien­tes no se re­mue­ve tan fá­cil­men­te con el ce­pi­lla­do.

Para evi­tar que es­tos res­tos se des­com­pon­gan y per­ma­nez­can mu­cho tiem­po en la bo­ca cau­san­do mal alien­to, es ne­ce­sa­rio re­mo­ve­ros con pro­duc­tos especiales.

En ese con­tex­to, y an­te la in­mi­nen­cia del Día de los Enamorados -que se ce­le­bra ma­ña­na- la com­pa­ñía GUM, especializada en hi­gie­ne bu­cal, re­co­men­dó:

-Lim­piar en­tre los dien­tes una vez al día: pro­fe­sio­na­les re­co­mien­dan lim­piar en­tre los dien­tes una vez al día, pre­fe­ren­te­men­te después de ce­nar. La se­da den­tal man­tie­ne las en­cías sa­nas y re­du­ce la pla­ca de­ba­jo de la lí­nea de las en­cías. El ce­pi­lla­do y el uso de se­da den­tal en con­jun­to, eli­mi­nan has­ta el 70% de la pla­ca y pro­du­ce una mejora con­si­de­ra­ble. Existen di­fe­ren­tes ti­pos de pro­duc­tos para lim­piar es­tas áreas a las que no se lle­ga con el ce­pi­llo de dien­tes tra­di­cio­nal. Lo Pri­ma­tes Po­ner la co­mi­da en la bo­ca. El be­so es una prác­ti­ca na­tu­ral en di­ver­sas es­pe­cies ani­ma­les. Un an­te­ce­den­te evo­lu­ti­vo del be­so sur­ge en los pri­ma­tes, los cua­les desa­rro­lla­ron el be­so co­mo una vía de ali­men­ta­ción en la que la ma­dre pre­mas­ti­ca­ba el ali­men­to para de­po­si­tar­lo en la bo­ca de la cría. La evi­den­cia más an­ti­gua que des­cri­be a la prác­ti­ca de la con­jun­ción de la­bios co­mo com­po­nen­te ele­men­tal en las re­la­cio­nes ex­tra­per­so­na­les de ca­rác­ter se­xual se re­mon­ta a la cul­tu­ra In­dia ha­cia 1500 a. C. ideal es que ca­da per­so­na en­cuen­tre el pro­duc­to que me­jor se ade­cúe a su bo­ca, que le re­sul­te có­mo­do y prác­ti­co, para que em­pie­ce a for­mar par­te de su ru­ti­na de hi­gie­ne bu­cal.

-Ru­ti­na dia­ria de 4 mi­nu­tos: el ce­pi­lla­do de dien­tes du­ran­te 2 mi­nu­tos, a la ma­ña­na y a la no­che, es un com­po­nen­te fun­da­men­tal de la bue­na sa­lud bu­cal. El ce­pi­lla­do, cuan­do se lo rea­li­za co­rrec­ta­men­te, con un ce­pi­llo bien di­se­ña­do y una pas­ta den­tal fluo­ra­da, re­mue­ve la pla­ca den­tal para pro­te­ger la bo­ca de las en­fer­me­da­des de las en­cías y las ca­ries. Ade­más, la pas­ta apor­ta flúor para for­ta­le­cer la su­per­fi­cie del dien­te y pro­te­ger­lo con­tra las ca­ries, la ero­sión ácida y el des­gas­te.

AR­CHI­VO LA NUEVA.

Ha­brá que cui­dar bien la bo­ca para dis­fru­tar un San Valentín a pleno. Con un be­so pue­den com­par­tir­se has­ta 80 mi­llo­nes de bac­te­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.