Groo­ming: in­for­mar co­mo un me­dio para evi­tar más víc­ti­mas

El mu­ni­ci­pio con­for­mó un equi­po in­ter­dis­ci­pli­na­rio para pre­ve­nir y lu­char con­tra es­te de­li­to. Se reali­zó una ca­pa­ci­ta­ción para agen­tes de ca­lle.

La Nueva - - SEGURIDAD. - Clau­dio Ro­drí­guez Ki­ser cro­dri­guez@anue­va.com

In­for­mar y pre­ve­nir son dos ac­cio­nes fun­da­men­ta­les para lu­char con­tra delitos co­mo el groo­ming, en el que las prin­ci­pa­les víc­ti­mas re­sul­tan ser los me­no­res de edad.

Co­mo se de­ta­lla­ra en una no­ta pu­bli­ca­da en la edi­ción de la vís­pe­ra, es­te ti­po de he­chos ha cre­ci­do de ma­ne­ra no­ta­ble en los úl­ti­mos años, por lo que re­sul­tan de vi­tal im­por­tan­cia las ac­cio­nes ten­dien­tes a con­cien­ti­zar a la so­cie­dad.

En es­te sen­ti­do, en los úl­ti­mos días los 30 agen­tes de Pre­ven­ción Co­mu­ni­ta­ria (PreCom), quie­nes se en­cuen­tran ba­jo la ór­bi­ta de la se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad de la co­mu­na, par­ti­ci­pa­ron de char­las re­fe­ri­das a es­ta pro­ble­má­ti­ca.

Ro­sa­na Ros­se­llo -de la sub­se­cre­ta­ría de For­ma­ción y Pro­mo­ción Edu­ca­ti­va-, Ju­lia­na Ce­rri­te­lli -psi­có­lo­ga y coor­di­na­do­ra del pro­gra­ma Groo­ming- y Ja­vier Lu­ján -di­rec­tor de In­no­va­ción-, in­te­gran un equi­po in­ter­dis­ci­pli­na­rio for­ma­do para lle­var ade­lan­te la ca­pa­ci­ta­ción.

Es­te úl­ti­mo in­di­có que “después de ca­da char­la tu­vi­mos más con­sul­tas de lo nor­mal. Si bien no te­ne­mos una es­ta­dís­ti­ca, tie­nen re­sul­ta­dos muy po­si­ti­vos. No­so­tros bus­ca­mos que es­tén aler­tas, pe­ro la in­ten­ción no es ge­ne­rar pá­ni­co a las compu­tado­ras”.

“Es­te equi­po sur­gió el año pa­sa­do, de ma­ne­ra es­pon­tá­nea, ca­si no nos co­no­cía­mos. Es­te es un fe­nó­meno muy com­ple­jo y te­ner dis­tin­tas mi­ra­das nos ayu­da en la lu­cha”, agre­gó Ce­rri­te­lli.

In­di­ca­ron que la ini­cia­ti­va es par­te de una po­lí­ti­ca pú­bli­ca del in­ten­den­te Héc­tor Gay, en con­jun­to con el se­cre­ta­rio de Po­lí­ti­cas So­cia­les, Fa­bio Pier­do­mi­ni­ci, y Die­go Ri­va, des­de In­no­va­ción.

Tam­bién cuen­tan con la par­ti­ci­pa­ción y ase­so­ra­mien­to del fiscal Mau­ri­cio Del Cero.

“La pro­pues­ta de tra­ba­jar con el equi­po de Pre­ven­ción Co­mu­ni­ta­ria sur­gió de la ne­ce­si­dad que re­ci­ban ca­pa­ci­ta­cio­nes so­bre te­mas pun­tua­les. No­so­tros pen­sa­mos que es­tas per­so­nas es­tán mu­cho en las sa­li­das de las es­cue­las, de lu­ga­res bai­la­bles, y que­ría­mos pre­pa­rar­los para que en ca­so de que ellos de­tec­ten al­gu­na si­tua­ción pue­dan in­ter­ve­nir”, se­ña­ló Ros­se­llo.

Ja­vier ex­pli­có que pre­ten­den ha­cer en­ten­der que el groo­ming no es un fe­nó­meno tec­no­ló­gi­co, que se pro­du­ce por cul­pa de In­ter­net y las nue­vas tec­no­lo­gías.

“Esa es la pri­me­ra im­pre­sión y real­men­te es­to ocu­rre por el des­co­no­ci­mien­to que la gen­te tie­ne del uso del es­pa­cio di­gi­tal, y va ata­do a una cri­sis en la so­cie­dad so­bre la pre­sen­cia de los me­no­res en In­ter­net y el acom­pa­ña­mien­to de los pa­dres cuan­do el chi­co co­mien­za a uti­li­zar di­ver­sas re­des so­cia­les”.

Al res­pec­to, de­ta­lló que bus­can sa­car el fo­co en la tec­no­lo­gía y po­ner­lo en la so­cie­dad.

Ce­rri­te­lli co­men­tó que “los chi­cos de Pre­ven­ción Co­mu­ni­ta­ria no so­la­men­te te­nían in­quie­tu­da­des por su la­bor, sino tam­bién co­mo adul­tos cui­da­do­res”.

El con­tex­to

Tam­bién des­cri­bió que en el úl­ti­mo tiem­po es­tas cues­tio­nes se hi­cie­ron más vi­si­bles.

“To­dos los fe­nó­me­nos psi­co­so­cia­les tie­nen que ver con el con­tex­to, des­de allí emer­gen. An­tes eran los abu­sos se­xua­les in­fan­ti­les, hoy es la vio­len­cia en el es­pa­cio di­gi­tal. Hu­bo un tras­la­do se­gún el con­tex­to ac­tual”.

Ros­se­llo ma­ni­fes­tó que, se­gún Uni­cef, cuan­do un chi­co es víc­ti­ma de groo­ming in­ten­ta con­ver­sar de lo su­ce­di­do con sus ami­gos en pri­me­ra ins­tan­cia, lue­go con sus pa­dres, en ter­cer lu­gar con un her­mano, después con un adul­to de con­fian­za y fi­nal­men­te con un do­cen­te.

Ju­lia­na in­di­có al res­pec­to que "la po­bla­ción ob­je­to de groo­ming es el preado­les­cen­te o el ado­les­cen­te y en es­te pro­ce­so de se­pa­rar­se de los pa­dres, a quien pri­me­ro acu­den es al ami­go".

Si­guió di­cien­do que "hay que acom­pa­ñar a los chi­cos y humanizar la tec­no­lo­gía. Ca­da fa­mi­lia es par­ti­cu­lar, pe­ro el diá­lo­go, la con­fian­za, la es­cu­cha y el afec­to siempre de­ben es­tar".

Lu­ján afir­mó que lo más im­por­tan­te "es ha­bi­tar el es­pa­cio di­gi­tal de ma­ne­ra edu­ca­da y con con­cien­cia".

Co­men­ta­ron que en las char­las con los agen­tes les in­di­ca­ron que no de­ben juz­gar lo que pue­da re­fe­rir­les un me­nor, sino que los orien­ta­ron ha­cia dón­de de­ri­var la in­for­ma­ción pro­ce­sa­da y có­mo ac­tuar.

Evi­den­cia

Del mis­mo mo­do, se­ña­la­ron que para la cau­sa pe­nal re­sul­ta fun­da­men­tal no bo­rrar o eli­mi­nar las prue­bas.

Ex­pli­ca­ron que no ne­ce­sa­ria­men­te de­be ha­ber un con­tac­to fí­si­co para que exista es­te de­li­to.

"Bus­ca­mos que ha­ya pa­dres e hi­jos para que ca­da uno pue­da po­ner­se en el lu- gar del otro. Existen enojos, cas­ti­gos, pe­ro hay que for­ta­le­cer el víncu­lo y el diá­lo­go. En vez de creer que el chi­co es­tá en fal­ta, re­co­no­cer que es una víc­ti­ma", ase­gu­ró Ros­se­llo.

Lue­go re­fi­rió que el cri­men de la ado­les­cen­te bahien­se Mi­cae­la Or­te­ga aler­tó a la co­mu­ni­dad so­bre la ne­ce­si­dad de in­for­ma­ción.

"Fue un aler­ta para chi­cos, edu­ca­do­res, pa­dres y agru­pa­cio­nes que tra­ba­jan con chi­cos. Re­ci­bi­mos mu­chos lla­ma­dos, no so­la­men­te de Bahía sino tam­bién de la zo­na. Va­mos a se­guir tra­ba­jan­do so­bre es­to y otras formas de vio­len­cia co­mo cy­ber­bu­lling o sex­ting".

Ce­rrit­te­lli con­si­de­ró que "hu­bo una afec­ta­ción a ni­vel so­cie­dad y vi­si­bi­li­zó al fe­nó­meno. Po­si­bi­li­tó re­pen­sar es­to y res­pon­der a ese emer­gen­te".

Uni­cef reali­zó una in­ves­ti­ga­ción en­tre 2015 y 2016. Sur­gió que en Argentina hay 13 mi­llo­nes de me­no­res que es­tán co­nec­ta­dos a las re­des so­cia­les. El es­tu­dio de­ter­mi­nó que co­mien­zan a uti­li­zar­las a eda­des muy tem­pra­nas, re­sul­tan­do el ran­go más ha­bi­tual a par­tir de los on­ce años.

Ja­vier Lu­ján, Ju­lia­na Ce­rri­te­lli y Ro­sa­na Ros­se­llo in­te­gran es­te gru­po de es­pe­cia­lis­tas que la co­mu­na reunió para po­der lle­var ade­lan­te la ini­cia­ti­va. Con­si­de­ran que el diá­lo­go y la con­fian­za en­tre pa­dres e hi­jos re­sul­tan fun­da­men­ta­les..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.