Bo­ca vi­ve un ve­rano al­bo­ro­ta­do

La Nueva - - PARA EMPEZAR. - Es­cri­be Nés­tor Eduar­do Avila na­vi­la@la­nue­va.com

En tan so­lo dos me­ses, el pa­no­ra­ma en Bo­ca va­rió sus­tan­cial­men­te. En es­te tiem­po de lar­go re­ce­so ve­ra­nie­go pa­só de un es­ta­do de gra­cia a un pre­sen­te de con­flic­tos que per­tur­ban la pre­pa­ra­ción con mi­ras a la reanu­da­ción del tor­neo de Pri­me­ra di­vi­sión.

La es­cua­dra xe­nei­ze ha­bía ce­rra­do el año 2016 con una se­rie de vic­to­rias y ac­tua­cio­nes con­vin­cen­tes pa­ra ir­se de va­ca­cio­nes co­mo pun­te­ro del cer­ta­men, con tres uni­da­des de ven­ta­ja so­bre sus in­me­dia­tos per­se­gui­do­res. Y aun cuan­do arran­ca­rá en la ci­ma de la ta­bla de po­si­cio­nes, con la su­ce­sión de es­cán­da­los co­no­ci­dos pa­re­ce no po­der con­tro­lar su au­to­des­truc­ción.

A la sa­li­da de Car­los Te­vez pa­ra alis­tar­se en el mul­ti­mi­llo­na­rio fút­bol de Chi­na fue­ron agre­gán­do­se otras cir­cuns­tan­cias que cau­sa­ron gran im­pac­to. Las es­cu­chas de su pre­si­den­te Da­niel An­ge­li­ci so­li­ci­tan­do be­ne­fi­cios en la AFA, las trom­pa­das te­le­vi­sa­das en vi­vo en­tre Juan Ma­nuel In­sau­rral­de y Jo­nat­han Sil­va du­ran­te una prác­ti­ca y el ata­que de fu­ria de Ricardo Cen­tu­rión en los pa­si­llos de un ho­tel de Mar del Pla­ta pro­vo­ca­ron un evi­den­te da­ño in­terno que lo de­ja­ron sin paz.

Al pun­to que, a par­tir de los re­pe­ti­dos ac­tos de in­dis­ci­pli­na, co­men­zó a cues­tio­nar­se la au­to­ri­dad del di­rec­tor técnico Gui­ller­mo Ba­rros Sche­lot­to so­bre un gru­po de fut­bo­lis­tas que de­no­ta un pe­li­gro­so gra­do de intolerancia.

Des­pués de la in­tem­pes­ti­va reac­ción a los gri­tos pa­ra po­ner fin a la pe­lea, el pro­pio en­tre­na­dor pi­dió a los di­ri­gen­tes que In­saurrral­de y Sil­va no fue­ran san­cio­na­dos. Sin em­bar­go, pa­ra no mar­car un an­te­ce­den­te ni ex­pre­sar una ima­gen de de­bi­li­dad, la co­mi­sión di­rec­ti­va to­mó la de­ci­sión de mul­tar­los con una qui­ta de 15 días en sus sa­la­rios, ade­más una par­te de la pri­ma anual que per­ci­ben. Co­mo pe­na aña­di­da, tam­po­co po­drán ju­gar por el tér­mino de dos se­ma­nas. La me­di­da po­co los afec­ta­rá y coin­ci­di­rá con los amis­to­sos que se desa­rro­lla­rán an­tes del re­gre­so de la com­pe­ti­ción ofi­cial.

Cen­tu­rión, por su par­te, fue ex­cul­pa­do. Co­mo tam­bién lo ha­bía si­do lue­go de huir de un cho­que vial en sep­tiem­bre pa­sa­do. Su re­la­ción con Bo­ca fi­na­li­za­rá a me­dia­dos de año y con es­tos an­te­ce­den­tes se­rá di­fí­cil que pro­si­ga.

El plano es­tric­ta­men­te fut­bo­lís­ti­co in­quie­ta to­da­vía más a sus hin­chas. Las de­rro­tas con Ri­ver y Al­do­si­vi –bá­si­ca­men­te la su­fri­da an­te el Ti­bu­rón– des­nu­da­ron las li­mi­ta­cio­nes co­lec­ti­vas de la for­ma­ción au­ria­zul. En es­pe­cial, las du­das que se ge­ne­ran des­de el ar­co con el ju­ve­nil Axel Wer­ner y las fra­gi­li­da­des de­fen­si­vas ex­pre­sa­das en los sie­te go­les que re­ci­bió du­ran­te los úl­ti­mos tres par­ti­dos.

No es to­do. A la alar­ma que se en­cen­dió por el flo­jo ren­di­mien­to del equi­po del Me­lli­zo se su­ma la in­cer­ti­dum­bre so­bre la con­ti­nui­dad de Fer­nan­do Ga­go, el úni­co re­fe­ren­te de pe­so que le que­da al plan­tel bo­quen­se. El vo­lan­te man­tie­ne di­fe­ren­cias pa­ra se­llar su víncu­lo con­trac­tual y aun­que con­fían en que fir­ma­rá la re­no­va­ción, por el mo­men­to la ne­go­cia­ción se man­tie­ne abier­ta e in­de­fi­ni­da.

Sin co­pas in­ter­na­cio­na­les a la vis­ta, el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de Bo­ca en el se­mes­tre es ga­nar el tí­tu­lo ar­gen­tino pa­ra re­gre­sar a la Li­ber­ta­do­res en 2018. Es, ca­si, una obli­ga­ción. De to­dos mo­dos, pa­ra con­se­guir­lo, se­rá esen­cial que re­cu­pe­re la cal­ma y, fun­da­men­tal­men­te, que los re­sul­ta­dos des­pe­jen el fren­te de tor­men­ta que hoy azo­ta al club de La Ri­be­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.