La Vir­gen de Mal­vi­nas lle­gó a la Ca­te­dral

La tra­je­ron, de ma­ne­ra ines­pe­ra­da, en el ve­le­ro “Ga­li­leo” que rin­dió ho­me­na­je al Cru­ce­ro “Bel­grano”.

La Nueva - - LA CIUDAD. - Fmo­reno@la­nue­va.com

DE­SA­GRA­VIO A LA ORI­GI­NAL Fe­de­ri­co Moreno

El ve­le­ro "Ga­li­leo", que na­ve­gó en fa­vor de la cau­sa Mal­vi­nas du­ran­te 30 días por las aguas del sur ar­gen­tino, arri­bó el lu­nes al puer­to de In­ge­nie­ro Whi­te con un tri­pu­lan­te más de lo pre­vis­to: la Vir­gen de Lu­ján “Nues­tra Se­ño­ra de Mal­vi­nas”. La mis­ma per­ma­ne­ce­rá has­ta el mar­tes en la Igle­sia Ca­te­dral de nues­tra ciu­dad.

Ni­lo Na­vas, bahien­se, ex­com­ba­tien­te de la gue­rra de 1982, su­per­vi­vien­te del hun­di­mien­to del Cru­ce­ro "Ge­ne­ral Bel­grano" y pro­ta­go­nis­ta de la tra­ve­sía del "Ga­li­leo", le co­men­tó a sus sen­sa­cio­nes.

“Te­nía­mos tres ob­je­ti­vos en el via­je: ir al Fa­ro del Fin del Mun­do en la Is­la de los Es­ta­dos, a Us­huaia y al pun­to del hun­di­mien­to del 'Bel­grano' pa­ra ren­dir ho­me­na­je a los hé­roes de Mal­vi­nas. Pe­ro una vez en Us­huaia nos sur­gió un cuar­to ob­je­ti­vo, uno que en de­fi­ni­ti­va ter­mi­nó en­glo­ban­do a to­dos los de­más”, con­tó Na­vas.

“Los ve­te­ra­nos de gue­rra de esa ciu­dad nos pi­die­ron que tra­jé­ra­mos la vir­gen en ve­le­ro a Bahía Blan­ca. No­so­tros no en­ten­día­mos qué nos

“La Nue­va.”

es­ta­ban di­cien­do, o si era ver­dad, ya que se su­po­nía que iría a Bue­nos Ai­res en avión”, di­jo.

“Pen­sá que tra­ji­mos la vir­gen que va a pe­re­gri­nar des­de La Quia­ca has­ta la An­tár­ti­da pa­ra des­agra­viar a la ori­gi­nal, ul­tra­ja­da en Mal­vi­nas. Fue ben­de­ci­da por el pro­pio Pa­pa Fran­cis­co y mi­les de per­so­nas la vi­si­tan ca­da año en el mo­nu­men­to de Us­huaia, fue al­go muy fuer­te pa­ra to­dos no­so­tros”, agre­gó el tam­bién pro­fe­sor de Eco­no­mía.

“Cuan­do nos que­da­ba cum­plir el ter­cer ob­je­ti­vo, rea­li­zar el ho­me­na­je y las ofren­das en el pun­to del hun­di­mien­to del 'Bel­grano', el cli­ma no nos acom­pa­ñó. Se pro­nos­ti­ca­ban vien­tos de se­ten­ta nu­dos, al­go así co­mo cien­to cua­ren­ta ki­ló­me­tros por ho­ra, y a par­tir de ese mo­men­to ade­más de pro­te- ger­nos a no­so­tros y al ve­le­ro, te­nía­mos que pro­te­ger a la vir­gen. Nos acer­ca­mos lo más que pu­di­mos y rea­li­za­mos el ho­me­na­je en un pun­to que sim­bó­li­ca­men­te apun­ta­ba a Us­huaia, Mal­vi­nas, Is­la de los Es­ta­dos, la An­tár­ti­da y el lu­gar del hun­di­mien­to del cru­ce­ro. Allí hi­ci­mos la ce­re­mo­nia con vien­tos de cua­ren­ta nu­dos y pa­sa­mos la no­che en la bahía Buen Su­ce­so, mien­tras que los vien­tos de se­ten­ta nu­dos efec­ti­va­men­te se die­ron, pe­ro a no­so­tros no nos al­can­za­ron y es­toy se­gu­ro de que la Via­je. Lue­go, Nues­tra Se­ño­ra de Mal­vi­nas se di­ri­gi­rá a La Quia­ca, don­de em­pren­de­rá por se­gun­da vez un re­co­rri­do des­de el norte ha­cia el sur por to­do el país, has­ta re­gre­sar una vez más a Tie­rra del Fue­go.

SEBASTIÁN COR­TÉS - LA NUE­VA.

La ima­gen fue ben­de­ci­da por el pa­pa Fran­cis­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.