La inamo­vi­li­dad de los jue­ces

La Nueva - - OPINIÓN. - Por Car­los R. Bae­za

Tal co­mo se in­for­ma­ra, la jue­za de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia Dra. Ele­na High­ton de No­las­co in­ter­pu­so una ac­ción de am­pa­ro con­tra la nor­ma del art. 99 inc. 4° in­tro­du­ci­da por la re­for­ma de 1994 que fi­ja un to­pe de 75 años pa­ra el ejer­ci­cio de la ma­gis­tra­tu­ra y ello fue re­fu­ta­do por el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia ale­gan­do dos ar­gu­men­tos, a sa­ber: que la ma­gis­tra­da no hi­zo plan­teo al­guno al mo­men­to de ju­rar el car­go, y que tam­po­co ini­ció los trá­mi­tes pa­ra pe­dir la ratificación del Se­na­do pa­ra po­der se­guir en la Cor­te, co­mo pre­vé la ci­ta­da cláu­su­la de la C.N. Igual­men­te, se sos­tu­vo que la in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad del pre­cep­to tu­vo aco­gi­da res­pec­to a jue­ces que ha­bían asu­mi­do an­tes de la re­for­ma de 1994 co­mo Car­los S. Fayt, pe­ro que no ca­be en el ca­so de High­ton de No­las­co que ju­ró en 2004, cuan­do re­gía esa re­for­ma.

Lo pri­me­ro a se­ña­lar es que el art. 110 de la C.N sien­ta el prin­ci­pio de la inamo­vi­li­dad de los miem­bros del Po­der Ju­di­cial al dis­po­ner que to­dos ellos con­ser­va­rán sus car­gos mien­tras du­re su bue­na con­duc­ta y si al­gu­na vez al­gún sec­tor en­tien­de lo con­tra­rio, po­drá una Con­ven­ción Cons­ti­tu­yen­te re­sol­ver el te­ma; pe­ro a la fe­cha, es­ta cla­ra nor­ma es­tá vi­gen­te des­de 1853. Por otra par­te, el me­ca­nis­mo de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pre­vis­to por el art. 30 exi­ge dos con­di­cio­nes: una ley del Con­gre­so dis­po­nien­do las cláu­su­las a re­for­mar y lue­go una Con­ven­ción Cons­ti­tu­yen­te que pro­ce­da a las en­mien­das, pu­dien­do se­ña­lar­se 3 hi­pó­te­sis: que es­te cuer­po mo­di­fi­que to­das las nor­mas se­ña­la­das en la ley; que so­lo en­mien­de al­gu­nas y man­ten­ga las res­tan­tes o que no mo­di­fi­que nin­gu­na. Pe­ro lo que la Con­ven­ción no pue­de ha­cer es in­tro­du­cir otras re­for­mas que no se ha­yan pre­vis­to en la ley san­cio­na­da por el Con­gre­so, tal co­mo se re­sol­vie­ra en la Con­ven­ción de 1898. En otros tér­mi­nos: si la Con­ven­ción se ex­tra­li­mi­ta­ra en su co­me­ti­do y san­cio­na­ra re­for­mas no au­to­ri­za­das por la nor­ma li­mi­ta­ti­va dic­ta­da por el Con­gre­so, las mis­mas no se­rían vá­li­das den­tro del or­de­na­mien­to cons­ti­tu­cio­nal.

En es­te mar­co, la ley 24.309 que po­si­bi­li­tó la re­for­ma de 1994, fi­jó ex­plí­ci­ta­men­te las nor­mas de la Cons­ti­tu­ción que po­drían ser ob­je­to de en­mien­da en sus arts. 2° y 3°, pe­ro al mis­mo tiem­po li­mi­tó ex­plí­ci­ta­men­te las fa­cul­ta­des de la Con­ven­ció al dis­po­ner que “se­rán nu­las de nu­li­dad ab­so­lu­ta to­das las mo­di­fi­ca­cio­nes, de­ro­ga­cio­nes y agre­ga­dos que reali­ce la Con­ven­ción Cons­ti­tu­yen­te, apar­tán­do­se de la com­pe­ten­cia es­ta­ble­ci­da en los arts. 2° y 3°...” (art. 6°) No obs­tan­te tal ex­pre­sa prohi­bi­ción la Con­ven­ción in­clu­yó den­tro del art.99 que tra­ta las atri­bu­cio­nes del Pre­si­den­te, la cláu­su­la se­gún la cual, los ma­gis­tra­dos que al­can­za­ran los 75 años de edad, ce­sa­rían en sus fun­cio­nes, sal­vo que ob­tu­vie­ran un nue­vo nom­bra­mien­to (inc.4°), vio­len­tan­do así el prin­ci­pio de inamo­vi­li­dad de los jue­ces mien­tras du­re su bue­na con­duc­ta (art.110), pre­cep­to es­te que no fue­ra con­tem­pla­do en la ley 24.309. En con­se­cuen­cia, la in­clu­sión de es­ta cláu­su­la re­sul­ta­ba nu­la al ha­ber­se ex­ce­di­do el mar­co fi­ja­do por la pro­pia nor­ma que de­cla­ra­ra la ne­ce­si­dad de en­mien­da.

Qui­zá el Mi­nis­tro de Jus­ti­cia crea que es­te dis­po­si­ti­vo, nu­lo de nu­li­dad ab­so­lu­ta por así dis­po­ner­lo la pro­pia ley 24.309, fue una de­ci­sión ba­sa­da en fun­da­men­tos ju­rí­di­cos. Por si lo ig­no­ra, -co­sa que creo- le re­co­mien­do acu­dir a los diarios de se­sio­nes de la Con­ven­ción y así ve­rá que en la reunión del 19 de agos­to de 1994, la ra­zón pa­ra in­cluir esa nor­ma nu­la fue so­lo de ca­rác­ter po­lí­ti­co pa­ra sacarse de en­ci­ma al Juez Le­ve­ne que ve­nía fa­llan­do en con­tra del go­bierno de turno. Bas­ta ir a la pá­gi­na 4628 y ver que, mien­tras se de­ba­tía acer­ca del de­re­cho a la vi­da, el con­ven­cio­nal Ba­va se re­fi­rió al to­pe de los 75 años pa­ra los ma­gis­tra­dos, sos­te­nien­do que ello obe­de­cía al he­cho “de qui­tar del me­dio al doc­tor Le­ve­ne” (en­ton­ces juez de la Cor­te). En la mis­ma se­sión, el con­ven­cio­nal Váz­quez se pre­gun­ta­ba:” ¿Có­mo es po­si­ble que ese pro­yec­to es­té fir­ma­do por el doc­tor Ba­rra...quien de­jó la Cor­te pa­ra fa­ci­li­tar un acuer­do po­lí­ti­co pre­vio al Pac­to de Oli­vos? Si no es así, que me des­mien­ta el doc­tor Ba­rra y que lo ha­ga tam­bién el doc­tor Mas­nat­ta -con­ven­cio­nal de la Na­ción- ; que di­gan si no es cier­to que se es­tá es­pe­ran­do el re­le­vo del doc­tor Le­ve­ne pa­ra que el doc­tor Mas­nat­ta in­gre­se al su­pe­rior tri­bu­nal de la Re­pú­bli­ca”. A su turno, el con­ven­cio­nal Mae­der di­jo que por más ex­pli­ca­cio­nes que se pre­ten­die­ra dar, “siem­pre que­da la du­da de que even­tual­men­te se pue­de afec­tar a per­so­nas con nom­bre y ape­lli­do; y por otra par­te, se tra­ta de ca­sos que se han he­cho pú­bli­cos a tra­vés del pe­rio­dis­mo”; agre­gan­do que se tra­ta­ba de un te­ma no ha­bi­li­ta­do por la ley, ar­gu­men­to que tam­bién ale­ga­ra el con­ven­cio­nal Cu­llen.

Ello mo­ti­vó que el Dr. Car­los S. Fayt plan­tea­ra la nu­li­dad del ci­ta­do to­pe de edad, el que fue­ra aco­gi­do por la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia (Fa­llos 322:1616 del 19/8/99) la cual ar­gu­men­tó que la fa­cul­tad de re­for­mar la Ley Fun­da­men­tal no po­día ex­ce­der el mar­co de la re­gu­la­ción en que des­can­sa y que por en­de, no era ad­mi­si­ble que con mo­ti­vo de la en­mien­da que sí se ha­bi­li­ta­ra en cuan­to a las atri­bu­cio­nes del Po­der Eje­cu­ti­vo en ma­te­ria de de­sig­na­ción de ma­gis­tra­dos, se in­cor­po­ra­ra una cláu­su­la to­tal­men­te ex­tra­ña a las po­tes­ta­des del Pre­si­den­te, ya que “to­do lo con­cer­nien­te a la inamo­vi­li­dad de los jue­ces es in­he­ren­te a la na­tu­ra­le­za del Po­der Ju­di­cial”.

Sien­do así, la cláu­su­la que fi­ja el to­pe de edad es nu­la, por así ha­ber­lo dis­pues­to la pro­pia ley 24.309 en su art. 6° y su in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad es ma­ni­fies­ta co­mo lo se­ña­la­ra la Cor­te, sin que que­pa dis­tin­guir si quien la ale­ga ju­ró co­mo ma­gis­tra­do an­tes o des­pués de la nu­la re­for­ma, ni me­nos aún exi­gir­le pres­tar con­for­mi­dad con di­cho pre­cep­to. Me­nos aún, ini­ciar el trá­mi­te pa­ra ob­te­ner un nue­vo acuer­do, pre­ci­sa­men­te por cues­tio­nar ese dis­po­si­ti­vo que vio­la la ga­ran­tía de inamo­vi­li­dad en el car­go de los jue­ces. To­do ello lle­va a su­po­ner que es­te ca­so lle­ga­rá a la Cor­te y que la mis­ma fa­lla­rá en la for­ma ya ex­pues­ta en el ca­so “Fayt”.

En es­te, co­mo en otros mu­chos ca­sos, la po­si­ción ju­rí­di­ca del go­bierno ac­tual no se ajus­ta al tex­to cons­ti­tu­cio­nal y a la in­ter­pre­ta­ción de la pro­pia Cor­te en el ca­so “Fayt”.

Car­los R. Bae­za es abo­ga­do cons­ti­tu­cio­na­lis­ta. Vi­ve en Bahía Blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.