Con­ti­nui­dad de los par­ques

La Nueva - - OPINIÓN. -

HACE CA­SI se­ten­ta años, en 1949, el Es­ta­do pro­vin­cial ex­pro­pió 125 hec­tá­reas de tie­rra en una zo­na es­tra­té­gi­ca de la ciu­dad, con la idea de ge­ne­rar una re­ser­va fo­res­tal y des­ti­nar­las a ser­vir co­mo par­que, dan­do con­ti­nui­dad al par­que In­de­pen­den­cia, con el cual es­tas tie­rras “se unían”.

Aho­ra es tiem­po de apro­ve­char la tie­rra dis­po­ni­ble, or­de­nar­la y com­po­ner un pa­seo digno de ser vi­si­ta­do.

SE TRA­TA del área de­li­mi­ta­da por ca­lles For­ta­le­za Pro­tec­to­ra Ar­gen­ti­na y Fra­ga­ta Sar­mien­to, en­tre Sar­mien­to y Prin­gles. ES LA zo­na al­ta de la ciu­dad, la cual dis­po­ne de vi­sua­les pri­vi­le­gia­das, y es­ta de­ci­sión re­sul­tó por de­más alen­ta­do­ra al asu­mir su des­tino co­mo es­pa­cio pú­bli­co y verde, fren­te a cual­quier em­pren­di­mien­to in­mo­bi­lia­rio. EN LOS 70 años des­de su ex­pro­pia­ción, re­cién es­te mes la Pro­vin­cia ini­ció los trá­mi­tes co­rres­pon­dien­tes pa­ra ce­der, con los de­bi­dos pa­pe­les, esas tie­rras al mu­ni­ci­pio bahien­se, de mo­do que es­te pue­da desa­rro­llar las ta­reas ne­ce­sa­rias pa­ra su desa­rro­llo co­mo pa­seo, así co­mo tam­bién dis­po­ner de las he­rra­mien­tas le­ga­les ade­cua­das pa­ra de­ci­dir sus usos. EN TO­DO es­te tiem­po de inac­ción ca­si com­ple­ta -hu­bo al­gu­nas in­ter­ven­cio­nes fa­vo­ra­bles du­ran­te el man­da­to de Jai­me Li­na­res-, el área ha si­do afec­ta­da a otros des­ti­nos, al pun­to que hoy se dis­po­ne de ape­nas unas 50 hec­tá­reas pa­ra con­for­mar el bau­ti­za­do Par­que Cam­pa­ña al De­sier­to, ya que el res­to tie­ne otras afec­ta­cio­nes. HA HA­BI­DO usur­pa­cio­nes -des­de la dé­ca­da del 50 se fue for­man­do par­te de lo que hoy se co­no­ce co­mo Vi­lla Mi­ra­mar-, se ha en­tre­ga­do una man­za­na a EDES pa­ra una es­ta­ción trans­for­ma­do­ra que na­da tie­ne que ver con el si­tio, y se han ce­di­do de­ce­nas de hec­tá­reas a ins­ti­tu­cio­nes lo­ca­les, al­gu­nas de las cua­les han desa­rro­lla­do sus cam­pos re­crea­ti­vos o de­por­ti­vos. TAM­BIÉN EL mu­ni­ci­pio ha con­ver­ti­do una par­te-en una ta­rea lle­va­da a ca­bo en las dé­ca­das del 60 y 70- en una im­por­tan­te ca­va, con el re­ti­ro de cien­tos de mi­les de me­tros cú­bli­cos de tos­ca. AHO­RA ES tiem­po de apro­ve­char la tie­rra dis­po­ni­ble, or­de­nar­la y com­po­ner un pa­seo que la Pro­vin­cia ima­gi­na lla­ma­do a ser el más im­por­tan­te de la ciu­dad en un fu­tu­ro cer­cano. ES IM­POR­TAN­TE que su con­cep­ción sea par­te de un plan in­te­gral de in­ter­ven­ción, con­si­de­ran­do que tam­bién los par­ques de Ma­yo, de la Ciu­dad e In­de­pen­den­cia es­pe­ran, des­de hace tiem­po, ta­reas de ade­cua­ción, pues­ta en va­lor y re­com­po­si­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.