Ave­ni­da Cen­te­na­rio

La Nueva - - OPINIÓN. - Por Ma­rio Mi­ner­vino mmi­ner­vino@la­nue­va.com

Hace 104 años, en fe­bre­ro de 1913, la in­ten­den­cia inau­gu­ró la ave­ni­da Cen­te­na­rio, lla­ma­da a con­ver­tir­se en uno de las más pin­to­res­cas de la ciu­dad.

De prin­ci­pios de si­glo pa­sa­do da­ta­ba la in­quie­tud de trans­for­mar las ri­be­ras del arro­yo Na­pos­tá en un pa­seo pú­bli­co me­dian­te una ca­lle, “co­mo or­na­to, desaho­go y fac­tor de em­be­lle­ci­mien­to sa­lu­da­ble”.

La idea to­mó for­ma len­ta­men­te, pues los te­rre­nos a ocu­par eran fon­dos de pa­tios de ve­ci­nos, mu­chos de los cua­les se de­bie­ron ex­pro­piar. En 1910, se apro­bó la or­de­nan­za que au­to­ri­zó su aper­tu­ra, “par­tien­do del Par­que de Ma­yo, si­guien­do la mar­gen del Na­pos­tá, ter­mi­nan­do en la ca­lle Bel­grano, con un an­cho de 22 me­tros”.

Se le pu­so el nom­bre de ave­ni­da Cen­cier­to te­na­rio, en ad­he­sión al pri­mer si­glo de la Re­vo­lu­ción de Ma­yo. En 1913 los tra­ba­jos des­per­ta­ban elo­gio­sos co­men­ta­rios. “La ave­ni­da tie­ne, en ca­si to­da su ex­ten­sión, el or­na­to na­tu­ral del arro­yo, los ca­pri­chos de su cau­ce y los sau­ces que bor­dean sus ori­llas. Se­rá uno de los más her­mo­sos pa­seos”, se­ña­ló es­te dia­rio. Lo es que la obra de­man­dó mu­cho tiem­po, al pun­to que, en 1926, el in­ge­nie­ro Fran­cis­co Mar­sei­llán se pre­gun­tó: “¿Pa­ra qué cen­te­na­rio se ter­mi­na­rá la ave­ni­da? Los pe­si­mis­tas me afir­man que no la ve­re­mos en es­te si­glo”.

Lo cier­to es que la ave­ni­da fue fi­nal­men­te ter­mi­na­da, me­jo­rán­do­se ade­más el cau­ce del Na­pos­tá. En fe­bre­ro de 1956, el co­mi­sio­na­do Gui­ller­mo Cas­te­lla­nos So­lá de­ci­dió re­bau­ti­zar­la ave­ni­da Ur­qui­za.

Pa­vi­men­ta­da en 1978, es una vía cos­ta­ne­ra que per­mi­te dis­fru­tar de un es­pa­cio de sin­gu­lar be­lle­za, re­for­za­da con ci­clo­vías y el Pa­seo de las Es­cul­tu­ras.

Ha des­apa­re­ci­do, eso sí, su es­ta­do ini­cial que in­cluía el croar de ra­nas y el so­ni­do del agua. El au­to­mó­vil, con sus rui­dos y su ve­lo­ci­dad, do­mi­na el am­bien­te ur­bano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.