En una en­tre­vis­ta, Mar­tín Ra­pet­ti ha­bló so­bre una re­la­ción con­flic­ti­va.

El “gus­to” por un va­lor ba­jo pa­ra la di­vi­sa es­ta­dou­ni­den­se es al­go tan vie­jo co­mo nuestro país. Sin em­bar­go, los ajus­tes y con­se­cuen­cias a fu­tu­ro sue­len ser bas­tan­te trau­má­ti­cas en la ma­yo­ría de los ca­sos.

La Nueva - - ECONOMÍA Y CAMPO - Fran­cis­co Ri­nal­di fri­nal­di@la­nue­va.com

La quie­tud del dó­lar de los úl­ti­mos días pa­re­ce par­te de una pe­lí­cu­la ya re­pe­ti­da. Y el fi­nal no es pre­ci­sa­men­te fe­liz: los ci­clos ba­jis­tas pa­ra la di­vi­sa es­ta­dou­ni­den­se, en un en­torno in­fla­cio­na­rio, se com­bi­nan con de­va­lua­cio­nes pos­te­rio­res que ge­ne­ran ma­yor in­fla­ción a pos­te­rio­ri, con con­se­cuen­cias muy ne­ga­ti­vas pa­ra la so­cie­dad.

Ayer, con una co­ti­za­ción de 15,86 pe­sos por ca­da dó­lar, de acuer­do con da­tos del BCRA, el au­men­to de pre­cios pa­re­ce ga­nar­le por va­rios cuer­pos a la di­vi­sa es­ta­dou­ni­den­se.

De he­cho, la suba del dó­lar en­tre el úl­ti­mo día há­bil de enero de es­te año e igual lap­so de di­ciem­bre pa­sa­do fue del 0,39%, muy por de­ba­jo de la in­fla­ción men­sual del IN­DEC (1,3%) y to­da­vía más aba­jo de la que mi­dió el Go­bierno de la Ciu­dad en Bue­nos Ai­res (1,9%).

Sin em­bar­go, el la­do po­si­ti­vo de es­te fe­nó­meno -que los eco­no­mis­tas bau­ti­za­ron co­mo atra­so cam­bia­rio-es que al ce­der las pre­sio­nes in­fla­cio­na­rias, me­jo­ra el po­der de com­pra de los sa­la­rios y, a la pos­tre, au­men­ta el con­su­mo y se reac­ti­va la eco­no­mía.

En par­te, in­fluen­cia­dos por es­te re­cu­rren­te epi­si­dio de la his­to­ria eco­nó­mi­ca de la Ar­gen­ti­na, dos eco­no­mis­tas, Mar­tín Ra­pet­ti y Pa­blo Ger­chu­noff, ha­bla­ron de la exis­ten­cia de un Con­flic­to Dis­tri­bu­ti­vo Es­truc­tu­ral: el dó­lar que ne­ce­si­tan cier­tas ac­ti­vi­da­des pa­ra desa­rro­llar­se y ge­ne­rar, vía ex­por­ta­cio­nes, di­vi­sas. es in­com­pa­ti­ble con el que los con­su­mi­do­res es­tán dis­pues­tos a to­le­rar.

Si los re­cien­tes epi­so­dios de nues­tra eco­no­mía son -o no- par­te de es­te his­tó­ri­co con­flic­to, co­rres­pon­de­rá eva­luar­lo a los pro­pios au­to­res de es­ta hi­pó­te­sis.

Por ello, con­tac­ta­mos en for­ma te­le­fó­ni­ca a uno de los au­to­res, a Ra­pet­ti, in­ves­ti­ga­dor aso­cia­do del Cen­tro de Es­tu­dios Eco­no­mía y So­cie­dad (Ce­des) y di­rec­tor de la Maes­tría en Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res.

Los tra­mos sa­lien­tes, a con­ti­nua­ción:

--¿Es­ta­mos en pre­sen­cia del Con­flic­to Dis­tri­bu­ti­vo que tan­to Us­ted co­mo Ger­chu­noff pos­tu­la­ron?

--En reali­dad, lo que postua­la­mos es bas­tan­te más am­plio.

"Sin em­bar­go, es ab­so­lu­ta­men­te cier­to que la ba­ja del dó­lar en re­la­ción a los pre­cios (N. de R: fe­nó­meno co­no­ci­do co­mo apre­cia­ción real del pe­so), tie­ne un efec­to bal­sá­mi­co, por­que con un dó­lar quie­to, o un dó­lar que ba­ja, las pre­sio­nes in­fla­cio­na­rias se man­tie­nen ale­ja­das.

"Es­ta cal­ma del dó­lar de­be­ría en al­gún mo­men­to fa­ci­li­tar que los pre­cios suban me­nos, y con con ma­yor po­der de com­pra por la me­jo­ría de los sa­la­rios rea­les, su­bien­do el ni­vel de pro­duc­ción y el em­pleo, al­go que, si bien de for­ma in­ci­pien­te, se es­tá em­pe­zan­do a ver .

"Así, se ge­ne­ra un equi­li­brio so­cial don­de la in­fla­ción em­pie­za a ba­jar, sube el po­der de com­pra de los sa­la­rios, y la gen­te es­tá con­ten­ta. Y eso, en un año elec­to­ral, es im­por­tan­te.

"En Ar­gen­ti­na hay un gran gus­to por el dó­lar ba­jo, lo que ori­gi­na pro­ble­mas en el ni­vel de ac­ti­vi­dad en al­gún mo­men­to del tiem­po, re­vir­tien­do el ci­clo al­cis­ta ini­cial, lo que se sue­le co­rre­gir con una gran de­va­lua­ción, al­go pa­ra na­da nue­vo a lo lar­go de nues­tra his­to­ria.

"De he­cho, yo creo que el Con­flic­to Dis­tri­bu­ti­vo Es­truc­tu­ral apa­re­ce co­mo con­se­cuen­cia de la lla­ma­da tram­pa de los in­gre­sos me­dios: lle­ga­do a un de­ter­mi­na­do ni­vel de in­gre­so por ha­bi­tan­te, las so­cie­da­des se de­mo­cra­ti­zan más, de­man­dan ca­da vez ma­yo­res de­man­das dis­tri­bu­ti­vas, re­sis­ten más la pér­di­da de in­gre­sos rea­les, y, por en­de, la suba del dó­lar, y eso, en el tiem­po, ge­ne­ra pro­ble­mas pa­ra el desa­rro­llo de cier­tas ac­ti­vi­da­des es­ta­can­do, co­mo co­ro­la­rio, el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía.

--O sea que si el dó­lar per­ma­ne­ce quie­to de­ma­sia­do tiem­po...

--...si es­to du­ra mu­cho tiem­po me pa­re­ce que no es po­si­ti­vo, por­que, co­mo le men­cio­né an­tes, se per­ju­di­ca­rá a mu­chas ac­ti­vi­da­des que de­pen­den de un dó­lar más ca­ro.

"Es bueno pa­ra una eco­no­mía que el dó­lar no se atra­se, por­que fa­vo­re­ce a un con­jun­to de sec­to­res que de­pen­den po­si­ti­va­men­te de que el dó­lar es­té al­to, y que cuan­do esas ac­ti­vi­da­des cre­cen, le va bien al país.

"Son sec­to­res re­la­cio­na­dos con los bie­nes tran­sa­bles, es de­cir, que de­pen­den del ti­po de cam­bio, co­mo las in­dus­tria­les, el tu­ris­mo, los ser­vi­cios de soft­wa­re, vi­deo­ga­mes, la pro­duc­ción de con­te­ni­dos o en­la­ta­ta­dos pa­ra te­le­vi­sión o ser­vi­cios, y las vin­cu­la­das al sec­tor pri­ma­rio que es­tán en­ca­de­na­das a otros sec­to­res". --En­ton­ces, si las con­se-

“En Ar­gen­ti­na hay un gran gus­to por el dó­lar ba­jo, lo que ori­gi­na pro­ble­mas en el ni­vel de ac­ti­vi­dad en al­gún mo­men­to del tiem­po”, Mar­tín Ra­pet­ti, economista.

cuen­cias del atra­so cam­bia­rio no son las me­jo­res ¿có­mo se co­rri­ge?

--Es­ta­mos en una si­tua­ción com­plia­ca­da, por­que de­cir que el dó­lar es­tá atra­sa­do no quie­re de­cir que ha­ya que su­bir­lo.

"Es que en ese ca­so, se ace­le­ran los pre­cios, se de­te­rio­ra el sa­la­rio real, y se cae bru­tal­men­te el po­der de com­pra y la eco­no­mía, co­mo pa­só el año an­te­rior.

"Es de­cir, emer­ge nue­va­men­te la di­ná­mi­ca del Con­flic­to Es­truc­tu­ral al que nos re­fe­ri­mos, pe­ro es­ta vez, se re­vier­te".

--Me ima­gino que no de­be ser una si­tua­ción pri­va­ti­va de nuestro país, ¿qué pa­sa en otras eco­no­mías con es­te in­con­ve­nien­te?

--Bueno, pre­ci­sa­men­te, el te­ma en otros paí­ses el passth­rough (N. de R: el pa­sa­je a pre­cios de la de­va­lua­ción) es ba­jo por­que tie­nen en­tor­nos in­fla­cio­na­rios ba­jos, co­sa que no ocu­rrió en nuestro país tras el cam­bio de go­bierno.

"Otra cues­tión tie­ne que ver con las subas per­ma­nen- tes o tran­si­to­rias del dó­lar y co­mo las per­ci­be la gen­te, por­que las se­gun­das ob­via- men­te im­pac­tan en mu­cho me­nos me­di­da so­bre la in­fla­ción, en­tre otras cues­tio­nes".

--Con­clu­sión ar­chi­co­no­ci­da, hay que ba­jar la in­fla­ción, co­sa que des­ve­la al BCRA. Aho­ra, en­fo­ca­dos so­lo en la cues­tión mo­ne­ta­ria, el re­sul­ta­do es la re­ce­sión...

--No es­toy de acuer­do. Con mu­cho res­pe­to por las au­to­ri­da­des del Cen­tral, con quie­nes ten­go una muy bue­na re­la­ción con mu­chos de ellos, la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria (N de R: el con­trol de la can­ti­dad de di­ne­ro co­mo me­ca­nis­mo de re­so­lu­ción de la in­fla­ción) tie­ne un im­pac­to muy aco­ta­do so­bre los pre­cios.

"El me­ca­nis­mo de ac­ción es in­di­rec­to: la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria sube la ta­sa de in­te­rés, son más atrac­ti­vos los ac­ti­vos en pe­sos, ba­ja el dó­lar y se aco­ta la pre­sión al­cis­ta so­bre los pre­cios.

"Por eso, me mo­les­ta mu­cho de al­gu­nos co­le­gas que se en­tu­sias­man de­ma­sia­do con la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria co­mo he­rra­mien­ta an­ti­in­fla­cio­na­ria.

"Só­lo un dó­lar cal­mo re­trae las ex­pec­ta­ti­vas de la in­fla­ción, por­que en una eco­no­mía con tan po­ca in­ter­me­dia­ción fi­nan­cie­ra, es de­cir, con tan po­ca gen­te que es clien­te de un ban­co, la ta­sa de in­te­rés tie­ne muy po­ca in­je­ren­cia so­bre el gas­to agre­ga­do, quie­ro de­cir, la suba de ta­sa no ha­rá que la gen­te de­man­de me­nos bie­nes y ser­vi­cios

sen­ci­lla­men­te por­que no mu­chos ar­gen­ti­nos tie­nen ac­ce­so al cré­di­to ni tie­nen tar­je­tas.

"No es co­mo en EE.UU. cuan­do el mí­ni­mo mo­vi­mien­to de la ta­sa afec­ta a to­da la ca­de­na de gas­tos y pa­gos de la eco­no­mía, acá le pe­ga a un sec­tor muy me­nor". --¿Y qué ge­ne­ró la fuer­te re­ce­sión del año pa­sa­do? --La de­va­lua­ción y el passth­rough. Y si a eso le su­ma­mos la suba de las ta­ri­fas, la abrup­ta ace­la­ra­ción inflacionaria, se ca­yó mu­chí­si­mo el sa­la­rio real, el con­su­mo y la eco­no­mía en ge­ne­ral.

--De­duz­co en­ton­ces que no es­tá muy de acuer­do con la fi­ja­ción de me­tas de in­fla­ción ....

--No. Creo que no era ne­ce­sa­rio me­ter­se en un plan tan am­bi­cio­so de des­in­fla­ción, no ten­drían que ha­ber­se fi­ja­do me­tas tan am­bi­cio­sas, no van a lle­gar al 17% pa­ra es­te año y eso es un pro­ble­ma.

"Es que si se fuer­za a la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria a ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra te­ner quie­to al dó­lar, hay ac­ti­vi­da­des que son muy in­ten­si­vas en mano de obra que van a ter­mi­nar su­frien­do, y que, a lar­go pla­zo, de­be­rían for­mar par­te de un plan de desa­rro­llo que nos per­mi­ta aban­do­nar nuestro mal desem­pe­ño económico re­cien­te.

"Es cier­to, co­mo le di­je an­tes, que to­da ac­ción an­ti­in­fla­cio­na­ria exi­to­sa va a ne­ce­si­tar de un dó­lar con una cier­ta es­ta­bi­li­dad, ale­ja­do de las os­ci­la­cio­nes fuer­tes, pe­ro creo que eso de­be­ría ha­cer­se

lo me­nos po­si­ble, con su­mo cui­da­do.

"Y es­to por­que la co­rrec­ción pue­de ser bru­tal y aún cuan­do no lo sea, el efec­to ne­ga­ti­vo so­bre la eco­no­mía en al­gún mo­men­to se va a sen­tir".

--Mu­chos co­le­gas su­yos cri­ti­can fuer­te­men­te al Go­bierno por pos­ter­gar el ajus­te fis­cal, exi­gien­do un rá­pi­do re­cor­te de gas­tos pú­bli­cos, ya que só­lo de esa for­ma se po­drá reac­ti­var la eco­no­mía ¿qué opi­na?

--La res­pues­ta tie­ne va­rias aris­tas.

"Ha­ga­mos un ejer­ci­cio teó­ri­co: co­mo pri­mer pun­to, ol­vi­de­me­nos por un se­gun­do de las cues­tio­nes éti­cas y mo­ra­les: es cier­to que el Es­ta­do es muy gran­de y hay que achi­car­lo.

"Aho­ra, vol­va­mos a in­cor­po­rar esas res­tric­cio­nes mo­ra­les: si se eso se hace de for­ma abrup­ta, los más vul­ne­ra­bles lo van a pa­sar mal y eso es al­go que no po­de­mos per­mi­tir. Y has­ta ter­mi­na­ría sien­do ne­ga­ti­vo en el lar­go pla­zo, por­que au­men­ta la con­fli­ci­ti­vi­dad so­cial, por lo cual, el re­me­dio ele­gi­do se­ría al­ta­men­te per­ju­di­cial.

"Ade­más, ¡el go­bierno quie­re ga­nar las elec­cio­nes! y ¿quién pue­de acu­sar­lo de eso? ¿en qué país los po­lí­ti­cos no quie­ren ser re­elec­tos?

"Por eso, me pa­re­ce un de­li­ran­te aquel que pien­sa que se pue­de achi­car fuer­te el dé­fi­cit y que eso va a ser ex­pan­si­vo. No hay un ejem­plo que pue­de mos­trar que un ajus­te de cua­tro o cin­co pun­tos del PBI pue­de ser ex­pan­si­vo".

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.