Ge­né­ti­ca, rie­go y fer­ti­li­za­ción, cla­ves pa­ra los oli­vos en el SOB

“Con el es­tu­dio por­me­no­ri­za­do del as­pec­to fe­no­ló­gi­co del cul­ti­vo se tra­ba­ja pa­ra de­ter­mi­nar las con­di­cio­nes idea­les de pro­duc­ción”, di­jo la bió­lo­ga Ga­brie­la Lau­rent.

La Nueva - - ECONOMÍA. CON EL CAMPO - Gui­ller­mo D. Rue­da grue­da@la­nue­va.com

Se sa­be. El cli­ma y el sue­lo son de­ter­mi­nan­tes na­tu­ra­les pa­ra el desa­rro­llo del oli­var en el sud­oes­te bo­nae­ren­se, que con­ti­núa su con­so­li­da­ción con la na­ve in­sig­nia de la ca­li­dad.

Pe­ro eso so­lo, que no es me­nor, cla­ro, no bas­ta pa­ra lo­grar una pro­duc­ción ade­cua­da a las exi­gen­cias del con­su­mi­dor de uno de los pro­duc­tos al­ter­na­ti­vos (a los cul­ti­vos de fi­na y a la ga­na­de­ría) de ma­yor desa­rro­llo en nues­tra re­gión.

Pa­ra Ga­brie­la Lau­rent, li- cen­cia­da en Bio­lo­gía y ma­gís­ter en Sue­los del de­par­ta­men­to de Agro­no­mía de la Uni­ver­si­dad na­cio­nal del Sur, la ge­né­ti­ca, el rie­go y la fer­ti­li­za­ción son los prin­ci­pa­les alia­dos que el pro­duc­tor de­be te­ner en cuen­ta si pre­ten­de mi­ni­mi­zar los ries­gos.

“La ge­né­ti­ca del oli­vo es im­por­tan­te pa­ra ob­te­ner bue­nas pro­duc­cio­nes”, di­jo.

“En es­te sen­ti­do, pa­ra in­gre­sar en el ne­go­cio lo ideal es com­prar plan­tas en vi­ve­ros que es­tén cer­ti­fi­ca­dos y po­sean bue­na sa­ni­dad. ¿Dón­de? Ge­ne­ral­men­te es­tán en San Juan”, agre­gó.

“Lue­go hay que ha­cer una im­por­tan­te in­ver­sión en rie­go, en es­pe­cial pa­ra el ve­rano, don­de el oli­vo tie­ne ma­yor de­man­da. Es­tá cla­ro que sin rie­go no se se­ca­rá, pe­ro tam­bién que su ren­di­mien­to se­rá me­nor”, ex­pli­có.

“La can­ti­dad de agua de rie­go, en un año llu­vio­so, por ejem­plo, da­rá acei­tu­nas con más o me­nos hu­me­dad. Y si bien eso afec­ta­rá el ren­di­mien­to del acei­te, no su­ce­de­rá lo mis­mo con la ca­li­dad”, con­tó.

“Es co­mo la uva: no to­dos los años se re­pi­ten los mis­mos pa­rá­me­tros de ca­li­dad. O de ren­di­mien­to, pe­ro eso tie­ne que ver con el sue­lo y el cli­ma. Am­bos ha­cen ca­li­dad de acei­te es­pe­cial”, in­di­có.

“Por ejem­plo, los del NOA tie­nen otro cli­ma y otro ti­po de sue­lo, y por eso se pro­du­cen de di­fe­ren­tes ti­pos”, ma­ni­fes­tó.

Res­pec­to de la fer­ti­li­za­ción, en las dis­tin­tas eta­pas, Lau­rent co­men­tó que es de­ter­mi­nan­te pa­ra lo­grar una op­ti­mi­za­ción del ren­di­mien­to.

“Co­mo en el te­ma del rie­go, si no fer­ti­li­zo la plan­ta no se mo­ri­rá, pe­ro ten­drá me­nor ren­di­mien­to tam­bién", acla­ró.

Tam­bién ase­gu­ró que la po­da y la co­se­cha son pa­sos tras­cen­den­tes.

“Se re­quie­re una mano de obra ade­cua­da pa­ra am­bos pro­ce­sos. In­clu­so, es­tá la al­ter­na­ti­va de su­mar ma­qui­na­ria que fa­ci­li­ten el tra­ba­jo”, co­men­tó.

Lau­rent re­cor­dó que se es­tá en una re­gión se­mi­ári­da y que las ca­rac­te­rís­ti­cas fluc­tuan­tes de tem­pe­ra­tu­ra, en­tre otras ra­zo­nes, pro­vo­can que los acei­tes sean de ex­ce­len­te ca­li­dad.

“Es­to es­tá de­bi­da­men­te com­pro­ba­do”, ad­mi­tió.

Tam­bién di­jo que la va­rie­dad más di­fun­di­da en nues­tra re­gión, por su rá­pi­da en­tra­da en pro­duc­ción, es la ar­be­qui­na.

“Es una va­rie­dad que só­lo sir­ve pa­ra acei­te. Hay otra, que es la ar­bo­sa­na, pe­ro no es­tá tan di­fun­di­da. Y di­fe­ren­tes, co­mo man­za­ni­lla, pe­ro son de do­ble pro­pó­si­to; es de­cir, pa­ra acei­te y co­mo acei­tu­nas de me­sa”, ex­pli­có.

Ci­tó, asi­mis­mo, va­rie­dad que se ha di­fun­di­do, la co­ra­ti­na.

“Otor­ga mu­cho pi­cor. Es un acei­te fuer­te”, acla­ró.

La li­cen­cia­da Lau­rent tra­ba­ja en un pro­yec­to de un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res de la UNS pa­ra pre­ci­sar ma­ne­jos efi­cien­tes en los oli­va­res del sud­oes­te bo­nae­ren­se.

Sos­tu­vo que mu­chos pro­duc­to­res uti­li­zan al oli­vo co­mo al­ter­na­ti­va en una pro­duc­ción mix­ta. Y que des­ti­nan 5, 10 o 15 hec­tá­reas pa­ra em­pe­zar, pe­ro que lue­go van am­plian­do la su­per­fi­cie oli­va­le­ra.

“Lo que sí tie­ne que sa­ber el pro­duc­tor es que de­be ele­gir un sue­lo pro­fun­do pa­ra que el oli­vo pro­duz­ca más y me­jor. No es ideal que se de­ci­da por el peor lu­gar que ten­ga en el cam­po”, con­tó.

“Cuan­do ma­yor pro­fun­di­dad ten­ga la im­plan­ta­ción, más desa­rro­llo po­see­rá el ár­bol por el desa­rro­llo de raí­ces y eso per­mi­ti­rá, ló­gi­ca­men­te, una ren­ta­bi­li­dad más rá­pi­da”, ex­pli­có Lau­rent.

Re­co­men­dó tam­bién la bió­lo­ga que, an­tes de la siem­bra, se de­be ha­cer el co­rres­pon­dien­te aná­li­sis de sue­lo.

“Nues­tros sue­los son so­me­ros, de en­tre 20 y 60 cen­tí­me­tros. El oli­var no se pue­de im­plan­tar en 10 cen­tí­me­tros. Vi­vi­rá, pe­ro no ten­drá desa­rro­llo”, afir­mó.

“Es­ta­mos es­tu­dian­do el as­pec­to fe­no­ló­gi­co del oli­var; es de­cir, des­de la bro­ta­ción, la flo­ra­ción, la for­ma­ción del fru­to y has­ta la co­se­cha. Tam­bién res­pec­to de la can­ti­dad de rie­go que ne­ce­si­ta el cul­ti­vo en los me­ses más crí­ti­cos, que son no­viem­bre, di­ciem­bre y enero”, di­jo.

“El agua no de­be ser ni más ni me­nos. Pe­ro tam­bién im­por­ta cui­dar el agua por el re­cur­so en sí y por los cos­tos. Hay que te­ner en cuen­ta, cla­jo ro, a las per­fo­ra­cio­nes, aun­que no se pre­sen­tan de­ma­sia­das di­fi­cul­ta­des a par­tir de los 40 cen­tí­me­tros”, ase­ve­ró.

“Tam­bién es­tu­dia­mos la par­te de con­te­ni­do de dis­tin­tos nu­trien­tes en ho­ja, prin­ci­pal­men­te pa­ra el diag­nós­ti­co fo­liar y de fer­ti­li­za­ción”, am­plió.

Asi­mis­mo, re­sal­tó la in­ves­ti­ga­ción so­bre la uti­li­za­ción del al­pe­ru­jo, que es el re­si­duo que ge­ne­ra la in­dus­tria­li­za­ción del acei­te y su apli­ca­ción al sue­lo.

“Ge­ne­ral­men­te, el al­pe­ru- se acu­mu­la en al­gún lu­gar del cam­po o se en­vía a otro la­do. Pe­ro si las pro­duc­cio­nes au­men­tan y las acei­te­ras ge­ne­ran ma­yor can­ti­dad de es­tos re­si­duos, eso se trans­for­ma­rá en un pro­ble­ma. Hay que pen­sar en que al­go ha­brá que ha­cer”, ad­vir­tió.

En el de­par­ta­men­to de Agro­no­mía de la UNS Lau­rent tra­ba­ja jun­to a los in­ge­nie­ros Ga­brie­la Mi­nol­do y Lean­dro Go­ñi; al técnico Ra­mi­ro Gar­cía; a la li­cen­cia­da Li­lia­na Su­ñer; a la pro­fe­so­ra Edur­ne Ayas­tuy y a la ma­gis­ter Ana Ma­ría Mi­glie­ri­na.

La in­ves­ti­ga­ción del ma­ne­jo del oli­var se ini­ció al­re­de­dor de 2007 y es­tu­vo a car­go de la pro­fe­so­ra Ma­ría Eli­na Agui­rre. El gru­po an­tes ci­ta­do es­tá a car­go de es­ta se­gun­da eta­pa.

“Tam­bién ha­ce­mos aná­li­sis de las ho­jas del oli­vo en cuan­to a los nu­trien­tes, en

“El oli­vo es un ár­bol muy no­ble. Con po­ca llu­via, mu­chas ve­ces per­sis­te igual, pe­ro si se rie­ga y se fer­ti­li­za, se ob­tie­ne una muy bue­na pro­duc­ción”, di­jo Lau­rent.

es­pe­cial los más im­por­tan­tes, co­mo ni­tró­geno, fós­fo­ro, po­ta­sio, cal­cio y mag­ne­sio, así co­mo bo­ro”, con­tó.

Lau­rent, quien es bahien­se y es­tá en Agro­no­mía de la UNS des­de 1986, di­jo que se tra­ta de un diag­nós­ti­co pa­ra que el pro­duc­tor se­pa cuál nu­trien­te es­tá en de­fec­to o en ex­ce­so y que así ten­ga una he­rra­mien­ta pa­ra de­ci­dir có­mo y cuán­do rea­li­za­rá la eta­pa de fer­ti­li­za­ción.

Los tra­ba­jos que se van rea­li­zan­do se pu­bli­can en di­fe­ren­tes me­dios y los pro­duc­to­res tie­nen ac­ce­so a es­ta in­for­ma­ción. In­clu­so, los in­ves­ti­ga­do­res sue­len dar char­las, tal co­mo su­ce­de du­ran­te la rea­li­za­ción de la Fies­ta Pro­vin­cial del Oli­vo, en Co­ro­nel Do­rre­go, el epi­cen­tro de los oli­vos, en pleno co­ra­zón del sud­oes­te bo­nae­ren­se.

La li­cen­cia­da Lau­rent sos­tu­vo que hay ca­da vez más pro­duc­to­res in­tere­sa­dos en in­gre­sar a los oli­vos, lo que re­sig­ni­fi­ca lo que se rea­li­za des­de la UNS.

“Es cier­to, hay ca­da vez más pro­duc­to­res. Mu­chos lo ven co­mo una al­ter­na­ti­va via­ble y se in­tere­san. Son cu­rio­sos. Eso es muy bueno”, di­jo.

“¿Có­mo es el per­fil? Co­mo di­je, ge­ne­ral­men­te in­quie­to. Una vez que in­gre­sa, lee y se in­for­ma pa­ra ob­te­ner la ma­yor ren­ta­bi­li­dad po­si­ble”, re­la­tó.

Tam­bién re­cor­dó que en el sud­oes­te bo­nae­ren­se ya exis­te su­fi­cien­te pro­duc­ción co­mo pa­ra un mar­co de re­fe­ren­cia, con lo que eso re­pre­sen­ta pa­ra al­guien que pre­ten­da in­gre­sar a la ac­ti­vi­dad.

“Los pro­duc­to­res oli­ví­co­las se ayu­dan en­tre ellos. Hay coo­pe­ra­ti­vas y es­tá la Cá­ma­ra Oli­ví­co­la del Sur que los aglu­ti­na, que es to­da una re­fe­ren­cia”, sos­tu­vo.

Res­pec­to del fu­tu­ro, men­cio­nó que ha­bría que fo­men­tar es­ta ac­ti­vi­dad.

“Se­ría una ta­rea del Es­ta­do”, co­men­tó.

“Así co­mo es­tá ley de fo­men­to a la fo­res­ta­ción y a la reforestación, se de­be­ría ha­cer al­go res­pec­to de la oli­vi­cul­tu­ra, por­que acá hay que in­ver­tir y es­pe­rar unos años pa­ra re­cién ob­te­ner un ré­di­to. De­fi­ni­ti­va­men­te, el re­cu­pe­ro no es in­me­dia­to”, de­ta­lló.

Lau­rent des­ta­có un as­pec­to co­la­te­ral res­pec­to de los alum­nos de Agro­no­mía, lo que de­no­ta el in­te­rés que ha des­per­ta­do es­ta ac­ti­vi­dad en tiem­pos con­tem­po­rá­neos.

“Son mu­chos alum­nos que se han in­tere­sa­do, y lo si­guen ha­cien­do, res­pec­to del te­ma oli­vi­cul­tu­ra. El de­ta­lle no es me­nor”, se­ña­ló.

“Pa­ra la for­ma­ción de los alum­nos es im­por­tan­te por­que, al ser un fru­tal, tie­nen que in­cor­po­rar con­cep­tos de sue­lo, de cli­ma, de fi­sio­lo­gía del ár­bol, de fer­ti­li­za­ción y del pro­ce­sa­mien­to del fru­to, que es la co­se­cha”, con­tó.

“Co­mo mu­chos chi­cos se re­ci­ben y con­si­guen tra­ba­jos re­la­cio­na­dos con las eco­no­mías re­gio­na­les, don­de más in­ge­nie­ros agró­no­mos se de­man­da, es­te es­tu­dio per­mi­te una for­ma­ción in­te­gral por­que se ana­li­za to­da la par­te de la agro­no­mía”, con­clu­yó.

“Hay que ha­cer una im­por­tan­te in­ver­sión en rie­go. Es­tá cla­ro que si no se apli­ca no se se­ca­rá (el oli­vo), pe­ro tam­bién que su ren­di­mien­to se­rá me­nor”, agre­gó.

FOTOS: RODRIGO GAR­CÍA-LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.