Ni­ños de ba­ja ta­lla: no de­je­mos de cum­plir con el tra­ta­mien­to

Pa­ra lo­grar que al­can­cen la ma­yor al­tu­ra po­si­ble, es fun­da­men­tal res­pe­tar en for­ma ade­cua­da las pau­tas in­di­ca­das por el es­pe­cia­lis­ta.

La Nueva - - SÁBADO. SALUD -

La hor­mo­na de cre­ci­mien­to re­com­bi­nan­te hu­ma­na no se in­di­ca to­da la vi­da. Los car­tí­la­gos de cre­ci­mien­to se cie­rran lue­go de la ado­les­cen­cia.

Si son de­tec­ta­dos a tiem­po, al­gu­nos de los tras­tor­nos del cre­ci­mien­to pue­den ser tra­ta­dos fa­vo­ra­ble­men­te a tra­vés de la te­ra­pia de re­em­pla­zo de hor­mo­na de cre­ci­mien­to du­ran­te la in­fan­cia y ado­les­cen­cia, per­mi­tién­do­les a es­tos ni­ños al­can­zar una ta­lla cer­ca­na a la que hu­bie­sen pre­sen­ta­do sin el dé­fi­cit hor­mo­nal que la pa­to­lo­gía res­pon­sa­ble le oca­sio­na.

Los es­pe­cia­lis­tas in­sis­ten en que se­ría fun­da­men­tal el cum­pli­mien­to en for­ma ade­cua­da del tra­ta­mien­to in­di­ca­do, ya que hay un tiem­po mé­di­co que per­mi­te su in­di­ca­ción pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción de la te­ra­pia y la opor­tu­ni­dad de cre­ci­mien­to que se pier­da po­dría ser irre­cu­pe­ra­ble. Ya es­tá dis­po­ni­ble en nuestro país una nue­va ver­sión del dis­po­si­ti­vo pa­ra la apli­ca­ción de la hor­mo­na de cre­ci­mien­to re­com­bi­nan­te hu­ma­na.

Es­te apli­ca­dor me­jo­ra la ex­pe­rien­cia del pa­cien­te al per­mi­tir, en­tre otras co­sas, es­ta­ble­cer la pro­fun­di­dad de la agu­ja y la in­cli­na­ción. Tam­bién le ofre­ce al mé­di­co tra­tan­te la po­si­bi­li­dad de mo­ni­to­rear on­li­ne el cum­pli­mien­to de las apli­ca­cio­nes in­di­ca­das.

El mo­ni­to­reo per­mi­te ob­te­ner im­por­tan­te in­for­maTal ción acer­ca de ad­he­ren­cia y fa­vo­re­cer el se­gui­mien­to de ca­da pa­cien­te.

Los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud es­tán con­ven­ci­dos de que la ba­ja ad­he­ren­cia po­dría ser una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes por la cual, en al­gu­nos ca­sos, el tra­ta­mien­to no se co­rres­pon­de con lo es­pe­ra­do. La doc­to­ra Mónica War­man, mé­di­ca de plan­ta per­ma­nen­te del ser­vi­cio de En­do­cri­no­lo­gía Pe­diá­tri­ca del Hos­pi­tal de Pe­dia­tría S.A.M.I.C. “Prof. Dr. Juan P. Ga­rrahan”, des­ta­có que el cum­pli­mien­to de la te­ra­pia es muy im­por­tan­te, ya que ase­gu­ra­ría que es­tos ni­ños pue­dan ex­pre­sar su má­xi­mo po­ten­cial de cre­ci­mien­to.

“Una bue­na ad­he­ren­cia re­pre­sen­ta, ade­más, la ade­cua­da com­pren­sión por par­te del pa­cien­te y de su fa­mi­lia, de la pa­to­lo­gía que lo aque­ja. In­di­rec­ta­men­te, es­to le ase­gu­ra al mé­di­co tra­tan­te que el diag­nós­ti­co rea­li­za­do y su in­ter­ven­ción fue­ron trans­mi­ti­dos de una ma­ne­ra co­rrec­ta”, di­jo.

En una eta­pa ini­cial, los pa­dres sue­len se­guir de cer­ca las apli­ca­cio­nes dia­rias de su hi­jo. Sin em­bar­go, a me­di­da que és­te cre­ce y ad­quie­re un ma­yor gra­do de au­to­no­mía, en oca­sio­nes es­ta reali­dad con­tri­bu­ye a que se dis­con­ti­núe el tra­ta­mien­to, afec­tan­do su op­ti­mi­za­ción, pu­dien­do de es­ta for­ma per­ju­di­car­se el pro­nós­ti­co de la ta­lla fi­nal. Fa­ci­li­tar. Con el fin de fa­ci­li­tar la in­yec­ción y de op­ti­mi­zar la ad­he­ren­cia te­ra­péu­ti­ca, se creó una he­rra­mien­ta de apli­ca­ción de la do­sis, que ade­más cuen­ta con un sis­te­ma que en­vía la in­for­ma­ción al mé­di­co tra­tan­te, por lo que és­te co­no­ce en qué me­di­da el pa­cien­te cum­ple con el tra­ta­mien­to. Se tra­ta de un apli­ca­dor de do­sis prees­ta­ble­ci­das de hor­mo­na de cre­ci­mien­to. Es­to im­pli­ca que no es ne­ce­sa­rio car­gar la do­sis con ca­da apli­ca­ción, sino que se de­ter­mi­na una vez y que­da guar­da­da en el sis­te­ma.

co­mo des­cri­bió la pro­fe­sio­nal, “es­ta si­tua­ción no es des­pre­cia­ble al exis­tir mé­di­ca­men­te un tiem­po ventana que le per­mi­te al pro­fe­sio­nal tra­tan­te la in­di­ca­ción opor­tu­ni­dad de in­di­car es­te tra­ta­mien­to.

“Es­to sig­ni­fi­ca que la hor­mo­na de cre­ci­mien­to re­com­bi­nan­te hu­ma­na no se in­di­ca a lo lar­go de to­da la vi­da, ya que los car­tí­la­gos de cre­ci­mien­to se cie­rran, pro­ce­so que ocu­rre ha­cia el fi­nal de la ado­les­cen­cia”, ex­pre­só.

Otro fac­tor a con­si­de­rar se­ria­men­te pa­ra eva­luar el re­sul­ta­do óp­ti­mo de la te­ra­péu­ti­ca men­cio­na­da lo cons­ti­tu­ye el mo­men­to de la ini­cia­ción del tra­ta­mien­to. Su ini­cio tem­prano, (aun­que pue­de va­riar en fun­ción del diag­nós­ti­co de ca­da pa­cien­te en par­ti­cu­lar en fun­ción de las dis­tin­tas en­fer­me­da­des de ba­se), me­jo­ra fran­ca­men­te el ob­je­ti­vo-pro­nós­ti­co de la ta­lla fi­nal.

De­be con­si­de­rar­se tam­bién la ade­cua­ción de la do­sis in­di­ca­da en fun­ción de ca­da pa­to­lo­gía y ca­da pa­cien­te: ca­da apli­ca­ción de­be con­te­ner la can­ti­dad in­di­ca­da de hor­mo­na, es­to im­pli­ca tam­bién la ne­ce­si­dad de que los con­tro­les mé­di­cos sean rea­li­za­dos en for­ma pe­rió­di­ca con el es­pe­cia­lis­ta res­pon­sa­ble, ya que, fre­cuen­te­men­te, es ne­ce­sa­rio ade­cuar la do­sis en ca­da eta­pa del tra­ta­mien­to.

En­tre los fac­to­res que pue­den aten­tar con­tra una ad­he­ren­cia ideal, War­man enume­ró “la ma­la com­pren­sión de la im­por­tan­cia del tra­ta­mien­to, tan­to en los pa­cien­tes co­mo en sus fa­mi­lias, la fal­ta de ac­ti­tud fir­me por par­te de los pa­dres fren­te al po­ten­cial re­cha­zo del pa­cien­te a la apli­ca­ción dia­ria de la me­di­ca­ción, la dis­con­ti­nui­dad en la en­tre­ga de la me­di­ca­ción, la cro­ni­ci­dad del tra­ta­mien­to y su vía de apli­ca­ción”.

La in­di­ca­ción no es sim­ple­men­te pa­ra los ni­ños que son ‘ba­jos’, con un ob­je­ti­vo es­té­ti­co, sino que es pa­ra aque­llos que tie­nen tras­tor­nos con­cre­tos vin­cu­la­dos a un dé­fi­cit de cre­ci­mien­to. Ade­más de com­pen­sar la al­tu­ra, el tra­ta­mien­to con hor­mo­na de cre­ci­mien­to re­com­bi­nan­te hu­ma­na neu­tra­li­za even­tua­les pro­ble­mas emo­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.