El co­li­seo de Ve­ro­na, a cu­bier­to lue­go de dos mil años

El an­fi­tea­tro ro­mano ubi­ca­do en el norte de Ita­lia se uti­li­za to­do el año en di­ver­sos es­pec­tácu­los.

La Nueva - - ARQUITECTURA - Ma­rio R. Mi­ner­vino mmi­ner­vino@la­nue­va.com

Los ro­ma­nos crea­ron un im­pe­rio --el ma­yor en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad-y en la in­men­si­dad de su te­rri­to­rio cons­tru­ye­ron cien­tos­de obras, edi­fi­cios mo­nu­men­ta­les, que tes­ti­mo­nia­ban su pre­sen­cia y po­der. Las só­li­das obras, apo­ya­das en grue­sos mu­ros de pie­dra y de ar­ga­ma­sa, han lo­gra­do sor­tear el pa­so de los si­glos y los mi­le­nios, dan­do tes­ti­mo­nio de la ca­pa­ci­dad cons­tru­ti­va de esa ci­vi­li­za­ción cu­ya in­fluen­cia se man­tie­ne has­ta nues­tros días.

En­tre esas cons­truc­cio­nes, los an­fi­tea­tros fue­ron una de las más des­ta­ca­das, des­ti­na­das a aco­ger jue­gos y es­pec­tácu­los. Su di­se­ño sur­gió de en­fren­tar dos tea­tros, pa­san­do así de la for­ma de he­rra­du­ra a la for­ma ova­la­da. En es­tos coliseos los ro­ma­nos des­ple­ga­ron la pol{iti­ca Pa­nem et cir­cen­ses («pan y cir­co»), prác­ti­ca pa­ra man­te­ner ocu­pa­da a la po­bla­ción y ocul­tar he­chos con­tro­ver­ti­dos.

Un co­li­seo a cu­bier­to

Cuan­do se men­cio­na a un co­li­seo es di­fí­cil no aso­ciar­lo con el que exis­te en Ro­ma, "El co­li­seo Ro­mano", co­mo si fue­ra el úni­co, cuan­do en reali­dad es uno más de ca­si cen­te­nar que los ro­ma­nos le­van­ta­ron en su te­rri­to­rio. Los hay en Ale­ma­nia, Gran Bre­ta­ña, Fran­cia, Ita­lia, Croa­cia, Es­pa­ña, Aus­tria, Tú­nez y Sui­za, en­tre tan­tos. Sin em­bar­go po­cos se con­ser­van tan bien co­mo el ubi­ca­do en Ve­ro­na, al norte de Ita­lia, la ciu­dad don­de se ama­ron Romeo y Ju­lie­ta.

Por es­tas ho­ras se ha desata­do una po­lé­mi­ca por la pro­pues­ta de cu­brir­lo con una gran te­la, aten­to a que el edi­fi­cio se uti­li­za pa­ra to­do ti­po de es­pec­tácu­lo, apo­ya­do en su buen es­ta­do y su ex­ce­len­te acús­ti­ca.

Mi­le­nios

Cons­trui­do en el año 30, la Are­na de Ve­ro­na es se­de del fes­ti­val de ópe­ra des­de 1913. Con 12 mil me­tros cua­dra­dos, la cu­bier­ta tex­til se ex­ten­de­rá y se re­co­ge­rá pa­ra pro­te­ger a los es­pec­ta­do­res de con­di­cio­nes at­mos­fé­ri­cas ad­ver­sas. Cos­ta­rá 13,5 mi­llo­nes de eu­ros y su fi­na­li­za­ción es­tá pre­vis­ta en tres años.

El tol­do se ex­tien­de y re­co­ge con cier­ta ra­pi­dez y su in­ge­nie­ría se im­pu­so en­tre 87 pro­pues­tas pro­ce­den­tes de to­do el mun­do. Cu­brir{a el an­fi­tea­tro pa­ra evi­tar la llu­via, prin­ci­pal enemi­go de la es­truc­tu­ra.

El di­se­ño in­clu­ye un ani­llo de com­pre­sión que sos­tie­ne la mem­bra­na. Un me­ca­nis­mo in­te­li­gen­te, una red de ca­bles mó­vi­les en for­ma de aba­ni­co, pue­de ser re­traí­do cuan­do el tiem­po es fa­vo­ra­ble. Des­de el ex­te­rior es ape­nas vi­si­ble, lo que sig­ni­fi­ca que el ca­rác­ter his­tó­ri­co del edi­fi­cio se man­tie­ne.

De in­me­dia­to sur­gió la po­lé­mi­ca. Mu­chos no acep­tan ver cu­bier­to un an­fi­tea­tro tras dos mil años. Los ve­ro­ne­ses lla­man al tol­do la sábana y se pre­gun­tan si no es un pe­go­te que in­sul­ta a una obra mi­le­na­ria. «Cu­brir­lo lo trans­for­ma en otra co­sa», co­men­tó el ar­qui­tec­to Ma­rio Bot­ta. El ar­qui­tec­to Massimiliano Fuk­sas es, en cam­bio, par­ti­da­rio: «Har{a po­si­ble apro­ve­char­lo en el in­vierno». La dis­cu­sión es­tá abier­ta. Pa­nem et cir­cen­ses

La cu­bier­ta se po­drá re­ti­rar y que­da­rá ocul­ta a la vis­ta des­de el ex­te­rior, sin afec­tar la es­té­ti­ca de la mi­le­na­ria obra ro­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.