De chan­gui­tos y bol­si­llos fla­cos

La Nueva - - PARA EMPEZAR - Es­cri­be Wal­ter Gu­lla­ci

El hom­bre, no de­ma­sia­do pre­ten­cio­so a sus 52 años, hus­meó por ca­da una de las gón­do­las y que­dó per­ple­jo. "An­dá vos a com­prar... De pa­so caes en la rea­li­dad", lo ha­bía man­da­do la “pa­tro­na” al Sú­per. Har­ta, qui­zas, de los ce­ños frun­ci­dos y los ges­tos adus­tos de su ma­ri­do ca­da vez que ella re­tor­na­ba de ha­cer las com­pras.

“¡80 pe­sos una do­ce­na de fac­tu­ras! ¡49 un des­odo­ran­te en ae­ro­sol co­mún y sil­ves­tre! ¡62 por un pu­ña­di­to de al­men­dras! ¡45 un ta­rri­to de dul­ce de le­che!¡65 el Mal­bec más pe­dorro! Es­ta­mos to­dos locos”, ti­ró, de­rro­ta­do, el hom­bre de la ca­sa, mien­tras hur­ga­ba en una bol­sa de ma­te­rial re­ci­cla­ble que pa­re­ció in­men­sa fren­te a tan es­ca­so con­te­ni­do.

Es que ha­bía cam­bia­do las fac­tu­ras por unas ma­si­tas de cho­co­la­te, de esas que tie­nen el nom­bre de un ex pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, a 9,90.

El des­odo­ran­te en ae­ro­sol ter­mi­nó sien­do uno en ba­rri­ta, de ter­ce­ra mar­ca, a 26 pe­sos.

Las al­men­dras, to­do un lu­jo, no ter­mi­na­ron en nue­ces ni en ave­lla­nas. Ape­nas en una mez­cla de ma­níes y pa­sas de uva. A 22 man­gos.

Con el dul­ce de le­che, ¡ja­más! Allí no tran­só. Aun­que una mar­ca des­co­no­ci­dí­si­ma se le ofre­cía “sa­can­do pe­cho” a 28 pe­sos.

Y el Mal­bec... “Una bo­te­lli­ta de Ter­ma, de 23 pe­sos, bien pue­de adap­tar­se a una ce­na”, se di­jo a sí mis­mo, con un con­for­mis­mo de­sola­dor.

En de­fi­ni­ti­va, de los 301 pe­sos ini­cia­les que hu­bie­ra abo­na­do por esos cin­co pro­duc­tos ter­mi­nó pa­gan­do 125,90. Mu­cho me­nos que la mi­tad. O sea, una ero­ga­ción más ade­cua­da a su bol­si­llo de em­plea­do ad­mi­nis­tra­ti­vo, con un sa­la­rio que ape­nas su­pera los 18.000 pe­sos.

Su au­to­es­ti­ma, en­ton­ces, ca­yó de pron­to en des­gra­cia.

Y el sen­ti­do de per­te­ne­cer a esa fran­ja de ciu­da­dano de se­gun­da se le hi­zo más carne aún cuan­do, al lle­gar a su ca­sa, se to­pó no só­lo con la iro­nía de su mu­jer. Sino con la nue­va fac­tu­ra de gas, la cuo­ta so­cie­ta­ria pa­ra que “la ne­na jue­gue al hockey”, la pa­ten­te que lle­gó de ARBA y con el lla­ma­do de la ma­má, de 70 y pi­co, por­que “ya no tie­ne más mé­di­co de ca­be­ce­ra del PAMI”. Una his­to­ria real. Ni­mia. Ins­tras­cen­den­te. Pe­ro con una so­bre­do­sis de rea­li­dad fran­ca­men­te an­gus­tio­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.