Otra vez, el lá­ti­go y la che­que­ra

La Nueva - - EL PAÍS. - Por Ri­car­do Sa­las in­fo@la­nue­va.com

Pa­re­ce que en la Pro­vin­cia vol­vie­ron el lá­ti­go y la che­que­ra” re­pi­que­tean en ám­bi­tos ins­ti­tu­cio­na­les tras el re­cien­te anun­cio de “pre­mios y cas­ti­gos” que dis­pu­so la man­da­más bo­nae­ren­se Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, ba­sa­do en una “ofer­ta” de mil pe­sos a los do­cen­tes que no ha­gan pa­ro y de apli­car des­cuen­tos de bol­si­llo a quie­nes sí se ple­ga­ron a la se­rie de huel­gas.

Co­mo es­tra­te­gia po­lí­ti­ca de des­gas­te re­com­pen­san­do a do­cen­tes no huel­guis­tas por unos mí­se­ros pe­sos, la Go­ber­na­do­ra de Cam­bie­mos bus­ca sal­tar los obs­tácu­los que de­ri­va­ron en la ex­ce­si­va pro­lon­ga­ción de un con­flic­to docente que afec­ta a la co­mu­ni­dad que uti­li­za el ser­vi­cio de edu­ca­ción pú­bli­ca.

Por eso, va­rias “ope­ra­cio­nes me­diá­ti­cas” que bro­ta­ron des­de la Go­ber­na­ción de ca­lle 6 bus­ca­ron re­for­zar el perfil de fir­me­za de Vidal an­te la opi­nión pú­bli­ca fren­te a un año elec­to­ral. No hay me­jor de­fen­sa que un buen ata­que. De ahí la de­ci­sión po­lí­ti­ca de arre­me­ter con­tra el ma­qui­na­ría gre­mial del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Su­te­ba, Ro­ber­to Ba­ra­del.

En lí­neas ge­ne­ra­les, se pro­yec­tó una aso­cia­ción del ac­cio­nar sin­di­cal docente con el kirch­ne­ris­mo or­to­do­xo. Se sa­be, el sin­di­ca­lis­mo es de­nos­ta­do por los vo­tan­tes de Cam­bie­mos.

En me­dio del cli­ma de con­flic­ti­vi­dad cre­cien­te, la Pro­vin­cia ini­ció el pro­ce­so for­mal pa­ra sa­car­les la per­so­ne­ría gre­mial y apli­car­les mul­tas milllo­na­rias a los sin­di­ca­tos do­cen­tes que no aca­tan la con­ci­lia­ción obli­ga­to­ria.

Ello pue­de abrir una pe­li­gro­sa es­ca­la­da de con­flic­to. La Go­ber­na­do­ra pre­ten­de di­rec­ta­men­te aho­ra, “cas­ti­gar” a los sin­di­ca­tos re­bel­des y “pre­miar” a los sin­di­ca­tos que le son fun­cio­na­les y con los cua­les en di­ciem­bre pa­sa­do pu­do ce­rrar una paritaria pa­ra el sec­tor es­ta­tal de un 18% pa­ra to­do 2017.

Por ejem­plo, con la con­duc­ción de UPCN (re­pre­sen- ta ma­yo­ri­ta­ria­men­te a tra­ba­ja­do­res es­ta­ta­les) y con Soe­me (tie­ne en­tre sus afi­lia­dos a los au­xi­lia­res de la edu­ca­ción).

“La me­jor ma­ne­ra de re­sol­ver los pro­ble­mas es jun­tos. No es en una di­ná­mi­ca don­de uno ga­na y otro pier­de, sino en un ca­mino de diá­lo­go don­de ga­na­mos to­dos un po­qui­to y es­ta­mos ca­da día un po­co me­jor que el día an­te­rior”, re­la­tó Vidal, jun­to a su mi­nis­tro de Tra­ba­jo, Mar­ce­lo Vi­lle­gas. Tam­bién el Eje­cu­ti­vo des­car­tó la pro­pues­ta de la De­fen­so­ría del Pue­blo pa­ra me­diar en el con­flic­to docente.

El rol de “me­dia­dor” que pre­ten­día ocu­par el om­buds­man Gui­do Lo­ren­zino des­per­tó sus­pi­ca­cias. Su pa­sa­do re­cien­te en tér­mi­nos po­lí­ti­cos lo con­de­nó: Es un ex dipu­tado que su­po re­pre­sen­tar al scio­lis­mo pu­ro.

Su­man­do si­ner­gias

Den­tro del pa­la­cio le­gis­la­ti­vo, dis­tin­tos se­na­do­res y dipu­tados bo­nae­ren­ses del ofi­cia­lis­mo se su­ma­ron a la cam­pa­ña de fric­ción con la re­pre­sen­ta­ción sin­di­cal de los do­cen­tes.

Den­tro del pa­la­cio le­gis­la­ti­vo des­ta­can las me­di­das to­ma­das por Vidal de otor­gar un ade­lan­to an­te la de­mo­ra de la re­so­lu­ción paritaria, in­clu­yen­do el pa­go de ci­fras que van en­tre los $ 1500 y 3750.

“Pre­ten­de­mos que los do­cen­tes no pier­dan po­der ad­qui­si­ti­vo du­ran­te es­te año”, se­ña­lan des­de Cam­bie­mos an­te la frá­gil si­tua­ción fi­nan­cie­ra ac­tual de la Pro­vin­cia. Aque­llo de pa­gar un sa­la­rio digno y de fi­jar con­di­cio­nes la­bo­ra­les ade­cua­das pa­ra los tra­ba­ja­do­res de la edu­ca­ción pa­re­cen in­gre­sar en “lis­ta de es­pe­ra”.

“Vidal no es la cau­san­te de que la lu­cha docente pier­da ad­he­sio­nes, sino que son los mis­mos di­ri­gen­tes gre­mia­les que, más ocu­pa­dos en sus in­tere­ses po­lí­ti­cos a que los chi­cos es­tén en las au­las, ex­tien­den las jor­na­das de pa­ro de ma­ne­ra inusi­ta­da”, se res­pon­de an­te des­pia­da­das crí­ti­cas del pe­ro­nis­mo opo­si­tor.

“Al­gu­nos gre­mios lo pu­die­ron en­ten­der y los úl­ti­mos días no se han su­ma­do a la es­tra­te­gia po­lí­ti­ca par­ti­da­ria de cier­tos di­ri­gen­tes que creen que con su se­gui­di­lla de pa­ros de­bi­li­tan la ges­tión de la Go­ber­na­do­ra”, con­clu­yen. Sos­pe­chan que to­da­vía fal­ta atra­ve­sar va­rios días más de tur­bu­len­cias.

Al mar­gen de los dis­cu­ti­bles ín­di­ces de ad­he­sión a la pro­tes­ta docente, re­fe­ren­tes del PRO jun­to a sus aliados del ra­di­ca­lis­mo tie­nen la fir­me con­vic­ción de de­trás de los cor­tes de ca­lles, mo­vi­li­za­cio­nes y pro­tes­tas que se mul­ti­pli­ca­ron por es­tos días, apa­re­ce una es­tra­te­gia ten­dien­te a “des­es­ta­bi­li­zar” al go­bierno de Cam­bie­mos a ni­vel na­cio­nal.

“Les pe­di­mos a los maes­tros y pro­fe­so­res que no se de­jen en­ga­ñar por una di­ri­gen­cia gre­mial que tie­ne in­tere­ses po­lí­ti­cos y una cla­ra iden­ti­fi­ca­ción par­ti­da­ria con el go­bierno an­te­rior”, di­ce el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Jo­ven de 53, Ma­nuel Mos­ca, sin dar el bra­zo a tor­cer.

“El re­cla­mo de los do­cen­tes es jus­to y la Go­ber­na­do­ra lo acep­ta, pe­ro di­ce que no hay pla­ta. Los res­pon­sa­bles son las au­to­ri­da­des na­cio­na­les y pro­vin­cia­les, que mi­ran pa­ra otro la­do y cul­pan a los gre­mios”, za­ran­dean des­de un PJ bo­nae­ren­se que si­gue sin te­ner un li­de­raz­go cla­ro en un mo­men­to muy com­ple­jo.

In­me­dia­ta­men­te des­pués que la Ca­sa Ro­sa­da re­co­no­ció a 25 dis­tri­tos bo­nae­ren­ses co­mo par­te de la de­no­mi­na­da “Zo­na Fría”, el se­na­dor kirch­ne­ris­ta bahien­se Fe­de­ri­co Sus­bie­lles –ca­si igual que los dipu­tados por la Sex­ta, Ma­ri­sol Mer­quel y Ri­car­do Moc­ce­ro – sa­lió a pe­dir que se equi­pa­re a esa re­gión con los be­ne­fi­cios que re­ci­be la Pa­ta­go­nia res­pec­to del con­su­mo de gas.

Se pro­yec­tó una aso­cia­ción del ac­cio­nar sin­di­cal docente con el kirch­ne­ris­mo or­to­do­xo, de­nos­ta­do por el vo­tan­te de Cam­bie­mos". Tan­to el PRO co­mo sus aliados ra­di­ca­les tie­nen la fir­me con­vic­ción de que de­trás de las mar­chas y los pa­ros se bus­ca des­es­ta­bi­li­zar al Go­bierno".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.