“To­da mi vi­da es el ayer...”

La Nueva - - OPINIÓN - por Luis Ta­ru­llo Luis Ta­ru­llo es pe­rio­dis­ta de la agen­cia DyN.

os tres se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les de la CGT di­je­ron cla­ra­men­te en una se­ma­na al­go que pu­die­ron ha­ber di­cho an­tes y así hu­bie­ran evi­ta­do mu­chos de­ba­tes y ma­los en­ten­di­dos.

Po­co des­pués de la mo­vi­li­za­ción del día 7 y los in­ci­den­tes, Héc­tor Daer se­ña­ló que hu­bo sec­to­res que te­nían la in­ten­ción de ha­cer “des­ba­rran­car” al go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri.

Juan Car­los Sch­mid, más pre­ci­so y con­tun­den­te, afir­mó al mo­men­to de anun­ciar el pa­ro na­cio­nal que la CGT no quie­re pre­sen­tar un plan al­ter­na­ti­vo de go­bierno ni re­em­pla­zar­lo, ya que los di­ri­gen­tes no son ele­gi­dos por la ciu­da­da­nía sino por los tra­ba­ja­do­res, y que su mi­sión es ex­pre­sar los in­tere­ses y los re­cla­mos de esos tra­ba­ja­do­res.

Y tras la for­ma­li­za­ción de la fe­cha de la huel­ga del 6 de abril, Car­los Acu­ña di­jo que “pa­los nos van a dar a no­so­tros si no ha­ce­mos el pa­ro”, en di­rec­ta alu­sión al ma­les­tar de las ba­ses por las sus­pen­sio­nes, los des­pi­dos y la ba­ja en el po­der ad­qui­si­ti­vo de los sa­la­rios, en­tre otros pro­ble­mas.

Así, el triun­vi­ra­to que con­du­ce la cen­tral sin­di­cal pe­ro­nis­ta tra­tó de po­ner una va­lla de con­ten­ción a la ola de acu­sa­cio­nes pro­ve­nien­tes del ofi­cia­lis­mo y sus aliados acer­ca de una pre­sun­ta vo­ca­ción “des­es­ta­bi­li­zan­te”, en su­pues­ta co­mu­nión con sec­to­res del pe­ro­nis­mo, his­tó­ri­ca­men­te afi­nes a los di­ri­gen­tes gre­mia­les.

Uno de los que se mos­tró más enér­gi­co úl­ti­ma­men­te en ese as­pec­to es el mi­nis­tro de Tra­ba­jo, Jor­ge Tria­ca, pa­ra­dó­ji­ca­men­te cria­do en un ho­gar de rai­gam­bre sin­di­cal, lo que le va­lió ré­pli­cas pú­bli­cas y pri­va­das de par­te de vie­jos com­pa­ñe­ros de ru­ta de su pa­dre.

En pa­ra­le­lo, las dos CTA, que agru­pan al sin­di­ca­lis­mo de cen­troiz­quier­da y que li­de­ran Pablo Mi­che­li y Hu­go Yasky y van en ca­mino a la reuni­fi­ca­ción, anun­cia­ron un pa­ro na­cio­nal pa­ra el 30 de mar­zo y su ad­he­sión ac­ti­va a la huel­ga de la CGT.

El ce­se “ce­teís­ta” con­ta­rá bá­si­ca­men­te con la ad­he­sión de los tra­ba­ja­do­res de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas y los do­cen­tes, que ya vie­nen enan­ca­dos en su pro­pio plan de lu­cha.

El da­to lan­za­do por Acu­ña acer­ca de la in­quie­tud cre­cien­te de las ba­ses y el re­cla­mo de que sus de­man­das ten­gan ex­pre­sión con­cre­ta en ma­ni­fes­ta­cio­nes y pa­ros al­can­za a to­das las es­truc­tu­ras sin­di­ca­les, sea cual fue­re su de­no­mi­na­ción y su in­cli­na­ción ideo­ló­gi­ca.

Por ello las CTA, a di­fe­ren­cia de otros tiem­pos don­de so­lían apro­ve­char los es- pa­cios que de­ja­ba el gre­mia­lis­mo pe­ro­nis­ta tra­di­cio­nal por inac­ción, aho­ra se ven com­pe­li­das a res­pon­der rá­pi­da­men­te, por­que son ellas tam­bién ame­na­za­das con la pér­di­da de te­rri­to­rio a ma­nos de mo­vi­mien­tos so­cia­les que en los úl­ti­mos años fue­ron ga­nan­do la ca­lle y los fa­vo­res de los go­bier­nos.

Ade­más, por su­pues­to, es­tá el ló­gi­co enojo de los tra­ba­ja­do­res de las or­ga­ni­za­cio­nes que co­bi­ja ba­jo su pa­ra­guas por los efec­tos de los pro­ble­mas de la eco­no­mía, más allá de que ser em­plea­do del Es­ta­do sig­ni­fi­ca en va­rios as­pec­tos te­ner ven­ta­jas con res­pec­to a los par­ti­cu­la­res o au­tó­no­mos.

A la par de los anun­cios de las huel­gas na­cio­na­les, sec­to­res de la iz­quier­da más ra­di­ca­li­za­da in­for­ma­ron que el 6 de abril sal­drán a las ca­lles a ha­cer pi­que­tes y mo­vi­li­za­cio­nes. La CGT di­jo que su con­sig­na es no sa­lir de las ca­sas. So­bre to­do, te­nien­do en cuen­ta la ex­pe­rien­cia del 7 de mar­zo, don­de se pro­du­je­ron los in­ci­den­tes que, si bien es­tu­vie­ron aco­ta­dos a un área de un par de cua­dras, tu­vie­ron una am­pli­fi­ca­ción y una re­per­cu­sión po­lí­ti­ca mo­nu­men­tal.

Tam­bién, en pa­ra­le­lo a la di­fu­sión de los pa­ros, se co­no­cie­ron nú­me­ros ofi­cia­les so­bre la ba­ja del des­em­pleo, pe­ro con cier­tas par­ti­cu­la­ri­da­des. La de­socu­pa­ción ba­jó por­que cen­te­na­res de mi­les de per­so­nas de­ja­ron de bus­car tra­ba­jo.

Y una de las ra­zo­nes por las que ese ejér­ci­to de ciu­da­da­nos de­jó de gol­pear puer­tas o de leer los cla­si­fi­ca­dos de­be bus­car­se en la per­cep­ción de pla­nes so­cia­les que per­mi­ten so­bre­vi­vir sin cum­plir ta­reas.

Tras el anun­cio de las me­di­das de fuer­za na­cio­na­les los di­ri­gen­tes han di­cho que los diá­lo­gos no es­tán cor­ta­dos, pe­ro la me­sa que se ha­bía cons­trui­do pa­ra que to­dos los in­ter­lo­cu­to­res con­ver­sa­ran es­tá apo­li­lla­da. Se­rá muy di­fí­cil, si no im­po­si­ble, su re­cons­truc­ción.

Y así en­ton­ces pa­re­cen vol­ver a es­cu­char­se los ver­sos de aquel in­men­so “Naranjo en flor” de Ho­me­ro Ex­pó­si­to que, co­mo un re­sig­na­do la­men­to, di­cen “… des­pués, qué im­por­ta del des­pués, to­da mi vi­da es el ayer, que se de­tie­ne en el pa­sa­do…”.

“El triun­vi­ra­to que con­du­ce la cen­tral sin­di­cal pe­ro­nis­ta tra­tó de po­ner una va­lla de con­ten­ción a la ola de acu­sa­cio­nes pro­ve­nien­tes del ofi­cia­lis­mo y sus aliados.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.