His­to­ria de un re­loj

La Nueva - - OPI­NIÓN - por Ma­rio Mi­ner­vino mmi­ner­vino@la­nue­va.com

Ha­ce 88 años, en mar­zo de 1929, fue agre­di­da la co­lum­na Si­rio Li­ba­ne­sa ubi­ca­da en el Par­que de Ma­yo, do­na­da por esa co­lec­ti­vi­dad al cum­plir Bahía Blan­ca sus cien años.

“De lí­neas sen­ci­llas, co­mo emer­gien­do de su pe­des­tal, los re­si­den­tes si­rio li­ba­ne­ses im­plan­ta­ron, en la con­ver­gen­cia de tres sen­de­ros, su ho­me­na­je a nues­tra pri­me­ra cen­tu­ria”.

Así des­crip­to, el mo­nu­men­to se su­mó a las nu­me­ro­sas do­na­cio­nes de las co­lec­ti­vi­da­des en 1928: la fuen­te de los In­gle­ses y el mo­nu­men­to de los is­rae­li­tas, en la Pla­za Ri­va­da­via, y el mo­nu­men­to a Ga­ri­bal­di, jun­to al Tea­tro Mu­ni­ci­pal.

Pe­se a ser una co­lec­ti­vi­dad po­co nu­me­ro­sa --”No so­mos más de cin­co”, co­men­tó uno de sus miem­bros--, los si­rio li­ba­ne­ses apor­ta­ron una obra re­ma­ta­da por un re­loj cua­dries­fé­ri­co, ubi­ca­do en el in­te­rior del ca­pi­tel hue­co.

“Es­te re­loj as­pi­ra a re­ci­bir a la segunda cen­tu­ria de Bahía Blan­ca, con to­dos sus pro­gre­sos, sus edi­fi­cios, su in­dus­tria, su nue­va sen­si­bi­li­dad”, es­cri­bió un cro­nis­ta.

Pe­ro no ocu­rrió así. El re­loj de por­ce­la- na se con­vir­tió de in­me­dia­to en blan­co ideal de las go­me­ras de los ni­ños, de las pie­dras de los jó­ve­nes y de las ba­las de los gran­des. Re­sul­ta­do: a po­co de inau­gu­ra­do, el re­loj era un re­cuer­do.

El go­bierno con­si­de­ró al he­cho co­mo “un bo­chorno para la cul­tu­ra” y el in­ten­den­te, Florentino Ayes­ta­rán, dis­pu­so la re­co­lo­ca­ción del re­loj y la re­pa­ra­ción del “agra­vio in­fe­ri­do a to­dos por esas ma­nos cri­mi­na­les”.

José Ma­to­so, pre­si­den­te de la co­lec­ti­vi­dad li­ba­ne­sa, agra­de­ció, emo­cio­na­do, el he­cho.

Quie­nes hoy vi­si­ten la co­lum­na po­drán ob­ser­var aquel mis­mo agu­je­ro va­cío.

Es que el “de­plo­ra­ble epi­so­dio” se re­pi­tió, una y otra vez. Y, con se­gu­ri­dad, si se lo re­pu­sie­ra hoy, tam­po­co du­ra­ría más de una se­ma­na (con suer­te).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.