“Ca­so ce­rra­do”, en­tre lo es­ca­bro­so y lo bi­za­rro

La cu­ba­na Ana Ma­ría Po­lo con­du­ce el pro­gra­ma que se graba en Mia­mi, don­de se ven­ti­lan ca­sos po­lé­mi­cos de con­vi­ven­cia, se­xua­li­dad, dro­ga y vio­len­cia. “Nos gus­ta lo mor­bo­so”, di­ce.

La Nueva - - APLAUSOS -

Ana Ma­ría Po­lo es la con­duc­to­ra de Ca­so ce­rra­do, el talks­how que emi­te Te­le­fé de lu­nes a vier­nes a las 18.30 y en ver­sión "sin cen­su­ra" los sá­ba­dos a las 23, don­de se ven­ti­lan tris­tes y a ve­ces es­can­da­lo­sos ca­sos de con­vi­ven­cia, mu­chas ve­ces en­tre lo bi­za­rro y lo es­ca­bro­so, an­te un tri­bu­nal que di­ri­ge Po­lo y que dic­ta sen­ten­cia al fi­nal del li­ti­gio.

Un de­man­dan­te y un de­man­da­do ex­po­nen su ca­so an­te Po­lo, traen tes­ti­gos, ven­ti­lan as­pec­tos sór­di­dos de su vi­da, par­ti­ci­pan lue­go pe­ri­tos y fi­nal­men­te la con­duc­to­ra, que fun­cio­na co­mo un juez de un tri­bu­nal pro­pio, emi­te sen­ten­cia, con­clu­yen­do con la fra­se "ca­so ce­rra­do".

Po­lo na­ció en Cu­ba de don­de hu­yó con su fa­mi­lia a los dos años por ser opo­si­to­res a Fi­del Cas­tro, vi­vió has­ta los 12 en Puer­to Ri­co y lue­go se tras­la­dó a Mia­mi, don­de se re­ci­bió de abo­ga­da y des­de don­de con­du­ce el pro­gra­ma que va por su de­ci­mo­sex­ta tem­po­ra­da y se emi­te en más de una de­ce­na de paí­ses de ha­bla his­pa­na, ade­más de pro­du­cir­se y ver­se por Te­le­mun­do pa­ra Es­ta­dos Uni­dos.

An­tes de con­du­cir el pro­gra­ma, Po­lo li­ti­gó efec­ti­va­men­te en los tri­bu­na­les de Mia­mi en ca­sos de de­re­cho ci­vil y fue tam­bién ase­so­ra de

El show de Cris­ti­na, el pro­gra­ma que in­ven­tó el for­ma­to que con­ti­núa Ca­so ce­rra­do y que con­du­cía la pe­rua­na Cris­ti­na Sa­ra­le­gui en uno de los talk show más exi­to­sos de la te­le­vi­sión.

El gé­ne­ro tu­vo su pri­ma­ve­ra en Ar­gen­ti­na con Lía Sal­ga­do y Mo­ría Ca­sán en la dé­ca­da del 90 y re­tor­na con un pro­duc­to en­la­ta­do que lle­ga des­de Mia­mi y con­du­ce es­ta abo­ga­da, en un pro­gra­ma don­de de­man­dan­tes y de­man­da­dos per­te­ne­cen al mun­do la­tino.

"Soy una per­so­na con sus va­lo­res, con sus con­cep­tos y sus creen­cias, es­tu­dié de­re­cho y me­dié en mu­chos ca­sos, en la te­le­vi­sión pe­ro tam­bién pro­fe­sio­nal­men­te fue­ra de ella, ten­go un es­ti­lo pro­pio que no creo se ha­ya mo­di­fi­ca­do con el pa­so del tiem­pos, en rea­li­dad no creo ha­ber cam­bia­do mu­cho, mi idea es que los li­ti­gan­tes se re­pre­sen­ten a sí mis­mos y ex­pon­gan el ca­so, des­pués in­ter­ven­go yo, or­deno, voy bus­can­do el de­sa­rro­llo y fi­nal­men­te dic­ta­mino so­bre el ca­so, creo que he si­do bas­tan­te con­sis­ten­te en to­dos es­tos años y lo si­go sien­do", ase­gu­ra en char­la des­de Mia­mi, don­de graba el pro­gra­ma a lo lar­go de dos no­ches se­ma­na­les en el estudio, la doc­to­ra Ana Ma­ría Po­lo. co­mo se de­fi­ne.

"Uno pue­de ver es­te pro­gra­ma de va­rias ma­ne­ras: co­mo un pro­ble­ma ex­pues­to des­de dos ángulos opues­tos o co­mo si ca­da ca­so fue­ra una mi­ni­te­le­no­ve­la, yo creo que a ve­ces la gen­te se aso­cia con los pro­ble­mas que se plan­tean y tam­bién que lo mi­ran por cu­rio­si­dad; hay mu­chos te­le­vi­den­tes que mi­ran por di­fe­ren­tes mo­ti­vos, na­die sa­be la fór­mu­la má­gi­ca del éxi­to te­le­vi­si­vo, nin­gún pro­duc­tor, nin­gún ge­ren­te de ca­nal o due­ño de una ca­de­na de me­dios, cuan­do un pro­gra­ma es exi­to­so, co­mo el mío, me gus­ta de­jar la magia co­mo al­go que es­tá ahí, que te­ne­mos que acep­tar".

Al mis­mo tiem­po y so­bre su his­trió­ni­co rol de con­duc­to­ra, Po­lo di­ce que un abo­ga­do de por sí tie­ne que ser un po­co psicólogo, un po­co ac­tor y un se­duc­tor "con­si­de­ro que un abo­ga­do in­vo­lu­cra­do en li­ti­gio an­te un pú­bli­co tie­ne que te­ner esas cua­li­da­des, co­sas que se apren­den en la vi­da y uno va desa­rro­llan­do, las tres ayu­dan, yo fren­te a cá­ma­ras ten­go que to­mar en se­rio te­mas a ve­ces des­ca­be­lla­dos; y ade­más na­die va a mi­rar un jui­cio real de un tri­bu­nal por­que es abu­rri­dí­si­mo, de mo­do que no­so­tros te­ne­mos que ha­cer to­do más com­pac­to y tam­bién más ex­plo­si­vo".

Con­sul­ta­da so­bre las si­tua­cio­nes es­ca­bro­sas y sór­di­das que en ge­ne­ral se de­ve­lan en el pro­gra­ma y la ma­ne­ra en que es­to pue­de atraer au­dien­cia, Po­lo di­ce que "el ser hu­mano es mor­bo­so".

"Nos gus­ta lo mor­bo­so, cuan­do de te­le­vi­sión se tra­ta los ca­pí­tu­los de más rating son los de vio­len­cia, de se­xo, de dro­ga, son los te­mas que más atraen, por eso que es tan pre­cia­do y na­tu­ral­men­te el pro­gra­ma va a indagar en esas te­má­ti­cas no por­que al mun­do le fal­te eso sino por­que le so­bra, es­ta­mos re­fle­jan­do el mun­do en que vi­vi­mos hoy", ase­gu­ra.

An­tes de con­du­cir el pro­gra­ma, Po­lo li­ti­gó efec­ti­va­men­te en los tri­bu­na­les de Mia­mi en ca­sos de de­re­cho ci­vil y fue tam­bién ase­so­ra de “El show de Cris­ti­na”.

TELAM

Vio­len­cia, se­xo y dro­ga, se­gún la con­duc­to­ra y abo­ga­da cu­ba­na son los te­mas que más con­vo­can al pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.