El di­que Pa­so de las Pie­dras vuel­ve al cen­tro de la dis­cu­sión

La Nueva - - PORTADA - Her­nán Guer­cio hguer­cio@la­nue­va.com

La aper­tu­ra del di­que Pa­so de las Pie­dras a la pes­ca de­por­ti­va y la re­crea­ción fa­mi­liar es un pe­di­do que des­de ha­ce va­rios años vie­nen rea­li­zan­do aso­cia­cio­nes de pes­ca­do­res y tu­ris­tas de to­da la re­gión, que ven el lu­gar co­mo un po­ten­cial pun­to tu­rís­ti­co que se es­tá des­apro­ve­chan­do.

La po­si­bi­li­dad ha si­do des­car­ta­da una y otra vez des­de la Au­to­ri­dad del Agua y des­de ám­bi­tos aca­dé­mi­cos de Bahía Blan­ca, en nom­bre del cui­da­do del re­cur­so, ya que es­ta es la úni­ca fuen­te de agua po­ta­ble pa­ra es­ta ciu­dad y Co­ro­nel Ro­sa­les.

Sin em­bar­go, es­ta vez la unión po­dría ha­cer la fuer­za. Du­ran­te el trans­cur­so de es­ta se­ma­na, los in­ten­den­tes de Co­ro­nel Prin­gles y Torn­quist, Car­los Ber­te­rret y Ser­gio

Cin­co in­ten­den­tes de la re­gión pe­di­rán a la Au­to­ri­dad del Agua que en el em­bal­se -que pro­vee de agua po­ta­ble a Bahía Blan­ca y Co­ro­nel Ro­sa­les- se per­mi­tan la pes­ca re­crea­ti­va y las ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas.

Bor­do­ni, res­pec­ti­va­men­te, pre­sen­ta­rán un pro­yec­to en for­ma ofi­cial an­te la Au­to­ri­dad del Agua bo­nae­ren­se pa­ra per­mi­tir el ac­ce­so de per­so­nas al em­bal­se, con fi­nes re­crea­ti­vos y pa­ra rea­li­zar pes­ca de­por­ti­va.

La idea cuen­ta -en prin­ci-

pio- con el aval de los je­fes co­mu­na­les de Bahía Blan­ca y Co­ro­nel Ro­sa­les, Héc­tor Gay y Ma­riano Uset, quie­nes con­di­cio­na­ron su apo­yo a la no afec­ta­ción de la ca­li­dad del agua que re­ci­ben am­bos dis­tri­tos pa­ra con­su­mo hu­mano. Con ellos tam­bién es­tá de acuer­do Ro­ber­to Pa­la­cio, de Co­ro­nel Suá­rez, cu­yo dis­tri­to par­ti­ci­pa de la mar­ca tu­rís­ti­ca Ven­ta­nia, y tam­bién se ve­ría be­ne­fi­cia­do con la me­di­da.

In­clu­so, se es­pe­ra que el pró­xi­mo miér­co­les los cin­co in­ten­den­tes se reúnan en La Pla­ta y pre­sen­ten el pro­yec­to an­te Pablo Ro­dri­gué, ti­tu­lar de la Au­to­ri­dad del Agua a ni­vel pro­vin­cial. Las ex­pec­ta­ti­vas so­bre el apo­yo del go­bierno bo­nae­ren­se, se con­fió des­de el en­torno de los je­fes co­mu­na­les, son las me­jo­res.

La no­ti­cia tam­bién ha si­do bien re­ci­bi­da por pes­ca­do­res y agru­pa­cio­nes aman­tes del di­que Pa­so de las Pie­dras, que des­de ha­ce va­rios años vie­nen bre­gan­do por la aper­tu­ra y reacon­di­cio­na­mien­to del lu­gar pa­ra fi­nes re­crea­ti­vos.

Por el con­tra­rio, el pro­yec­to no ha con­ta­do con una bue­na re­cep­ción en el ám­bi­to aca­dé­mi­co y en­tre al­gu­nos pro­fe­sio­na­les de la UNS y el Co­ni­cet que han tra­ba­ja­do en la zo­na del di­que, quie­nes re­co­no­cie­ron Nue­va. a que la ca­li­dad del agua y el em­bal­se en sí se ve­rían afec­ta­dos en for­ma ne­ga­ti­va.

Tam­bién ven con ma­los ojos la po­si­bi­li­dad de que la per­mi­sión pa­ra in­gre­sar al em­bal­se se ha­ga efec­ti­va en for­ma in­me­dia­ta, sin un estudio por­me­no­ri­za­do de la si­tua­ción ac­tual del di­que y de las po­si­bles con­se­cuen­cias -tan­to po­si­ti­vas co­mo ne­ga­ti­vas- que pu­die­ra aca­rrear. Se­gún ex­pli­can, pen­sar que lo úni­co que se ve­ría afec­ta­do es la ca­li­dad del agua, es mi­ni­mi­zar la cues­tión y aco­tar el pro­ble­ma.

Ade­más, fuen­tes bien in­for­ma­das de la ADA re­co­no­cie­ron en que los dis­tri­tos de Co­ro­nel Prin­gles y Torn­quist no tie­nen nin­gún ti­po de in­je­ren­cia en el di­que, ya que si bien se en­cuen­tra den­tro de sus te­rri­to­rios, el em­bal­se per­te­ne­ce a la ADA.

“Los in­ten­den­tes sa­ben muy bien es­to, pe­ro no lo di­cen -se ase­gu­ró-. Es más, di­cen que la hos­te­ría es de Torn­quist, pe­ro nun­ca se hi­zo la trans­fe­ren­cia del do­mi­nio de tie­rras, por lo que si­gue per­te­ne­cien­do a la Pro­vin­cia”.

El plan­teo es­tá en­ca­be­za­do por Ber­te­rret y Bor­do­ni, y apun­ta­la­do por la pre­sión de los pes­ca­do­res y aman­tes de las ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre que ha­ce años re­cla­man la aper­tu­ra del em­bal­se al tu­ris­mo. Por su­pues­to, siem­pre enar­bo­lan­do la ban­de­ra del cui­da­do del re­cur­so y la pro­vi­sión de agua pa­ra Bahía Blan­ca y Co­ro­nel Ro­sa­les.

To­dos, ab­so­lu­ta­men­te to- dos, pi­den que se de cur­so al De­cre­to 1.318/82, que a diez años de la pues­ta en fun­cio­na­mien­to del di­que, de­ter­mi­na­ba la crea­ción de un par­que pro­vin­cial en la zo­na del em­bal­se; y que ha si­do uno de los ca­ba­lli­tos de ba­ta­lla por par­te de los pes­ca­do­res. Sin em­bar­go, des­de la ADA tam­bién se ad­vir­tió que ese de­cre­to -te­nien­do en cuen­ta la Ley 10.907 de Par­ques Pro­vin­cia­les- so­lo es­ta­ble­ció una con­di­ción pre­ca­ria de re­ser­va na­tu­ral du­ran­te dos años.

Tam­bién se plan­tea que ya des­de ha­ce al­gu­nos años se es­tá por en­ci­ma de la co­ta de aler­ta, de 158 me­tros por so­bre el ni­vel del mar, por lo que se de­be­ría per­mi­tir.

Cuál es la pro­pues­ta de los in­ten­den­tes

“No es­ta­mos pro­po­nien­do que el di­que sea un área de pes­ca li­bre, pe­ro sí que se pue­da re­gla­men­tar to­do lo que tie­ne que ver con la pes­ca de­por­ti­va, el tu­ris­mo y la re­crea­ción en el lu­gar -di­jo a

La Nue­va el in­ten­den­te prin­glen­se-. Que­re­mos que el em­bal­se si­ga cum­plien­do con su fun­ción prin­ci­pal y, si es po­si­ble, ga­ran­ti­zar otras ac­ti­vi­da­des pa­ra que la gen­te pue­da dis­fru­tar­lo”.

La idea, co­mo plan­tea ya un pro­yec­to pre­sen­ta­do días atrás an­te la Au­to­ri­dad del Agua, in­clu­ye la en­tre­ga de fo­lle­te­ría en ofi­ci­nas de tu­ris­mo, la crea­ción de pun­tos lim­pios, que quie­nes in­gre­sen al lu­gar se lle­ven sus pro­pias bol­sas de re­si­duos y rea­li­zar re­co­men­da­cio­nes so­bre el uso de fue­go, ade­más de des­ti­nar re­cur­sos hu­ma­nos pa­ra su cui­dad y la crea­ción de un des­ta­ca­men­to que con­tro­le las car­gas que pa­san arri­ba del puen­te so­bre la ru­ta 51.

“No bus­ca­mos ser enemi­gos de la ADA. Al con­tra­rio, que­re­mos ser co­la­bo­ra­do­res y po­der tra­ba­jar to­dos jun­tos en la crea­ción de un tu­ris­mo sus­ten­ta­ble en el lu­gar”, re­mar­có.

“La­men­ta­ble­men­te, hoy uno pa­sa por el lu­gar y ve una va­ca muerta a la ori­lla del agua o un ca­mión tan­que -con una car­ga des­co­no­ci­da- so­bre el puen­te. Eso tam­bién es pe­li­gro­so”, aña­dió Ber­te­rret.

El je­fe co­mu­nal prin­glen­se tam­bién se re­fi­rió a usos y tra­di­cio­nes de las fa­mi­lias de la re­gión, que en mu­chos ca­sos se han acos­tum­bra­do a pa­sar un día de re­crea­ción en el di­que.

“Se pue­de cum­plir el ob­je­ti­vo sin des­na­tu­ra­li­zar el uso pri­mor­dial del em­bal­se. Ya hay una re­gla­men­ta­ción que cum­plir; no es­ta­mos pro­po­nien­do anar­quía y pes­ca li­bre. Ade­más, la crea­ción de una re­ser­va o un par­que pro­vin­cial tam­bién trae apa­re­ja­da la crea­ción de fuen­tes de tra­ba­jo e in­ver­sión”, se­ña­ló.

Por su par­te, Bor­do­ni ase­gu­ró que es ne­ce­sa­rio desa­rro­llar el tu­ris­mo sus­ten­ta­ble en el em­bal­se “co­mo pa­sa en to­dos los di­ques del país”; e in­di­có que el lu­gar hoy se en­cuen­tra “a la ve­ra de Dios, con gen­te que en­tra, pes­ca y de­ja to­do ti­ra­do, sin na­die que lo cui­de”.

Ade­más, se­ña­ló que el pro-

yec­to de ex­plo­ta­ción no res­pon­de a un ca­pri­cho, sino a la ne­ce­si­dad de pre­ser­var el re­cur­so y ex­plo­tar­lo tu­rís­ti­ca­men­te.

“Nues­tra idea apun­ta a que la gen­te pue­da pes­car, se creen pun­tos lim­pios y re­cu­pe­rar la con­fi­te­ría, en­tre otras co­sas. Que­re­mos ha­cer­lo con el acom­pa­ña­mien­to del OPDS y de las cá­ma­ras le­gis­la­ti­vas”, di­jo.

Bor­do­ni tam­bién la­men­tó la ac­ti­tud de la ti­tu­lar de la Au­to­ri­dad del Agua bahien­se, Mar­ta Cri­sa­fu­lli, de quien di­jo que “tie­ne una por­fía muy gran­de pa­ra con el di­que, más allá de que ha­ce lo que pue­de pa­ra pre­ser­var el re­cur­so”.

“Ella es­tá ha­cien­do su tra­ba­jo, pe­ro nos cues­tio­na -por ejem­plo- qué pa­sa­rá con el dre­na­je de la con­fi­te­ría, y no le preo­cu­pa que las cloa­cas de Torn­quist va­yan al Sau­ce Chi­co, mas allá de los re­cla­mos que es­ta­mos ha­cien­do”, se­ña­ló.

El je­fe co­mu­nal torn­quis­ten­se con­fir­mó que es­tá ges­tio­nan­do un sub­si­dio de 1,5 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra po­ner en va­lor la con­fi­te­ría ubi­ca­da so­bre una de las már­ge­nes del em­bal­se, un lu­gar don­de se han ro­ba­do sa­ni­ta­rios, aber­tu­ras y se han pro­vo­ca­do va­rias ro­tu­ras.

“Cree­mos que tra­ba­jan­do a full, en unos seis me­ses po­dría­mos te­ner­la ope­ra­ti­va”, con­fió.

Qué pa­sa hoy en día

Lo cier­to es que en la ac­tua­li­dad, siem­pre pen­san­do en una aper­tu­ra al tu­ris­mo, las ins­ta­la­cio­nes del di­que no se en­cuen­tran en su me­jor es­ta­do. El in­gre­so es prác­ti- ca­men­te irres­tric­to pa­ra quien va­ya, y hay tan so­lo una per­so­na pa­ra con­tro­lar lo que ocu­rre en las apro­xi­ma­da­men­te 5 mil hec­tá­reas que ocu­pa el em­bal­se.

Por ejem­plo, en la zo­na de la hos­te­ría hay des­tro­zos va­rios, co­mo vi­drios o es­truc­tu­ras de ma­de­ra, e in­clu­so han lle­ga­do a ro­bar­se al­gu­nas aber­tu­ras o par­tes de la co­ci­na. En ge­ne­ral, el sec­tor se en­cuen­tra to­tal­men­te des­cui­da­do, con pas­tos al­tos y car­te­les oxi­da­dos o des­pin­ta­dos, y ga­ri­tas va­cías; ca­si co­mo si es­tu­vie­ra aban­do­na­do.

Quie­nes quie­ren pes­car, pue­den ha­cer­lo cer­ca de la to­ma del Sau­ce Gran­de, en los sec­to­res 1, 2, 21 y 22; sin em­bar­go, los pes­ca­do­res se­ña­lan que no es el me­jor lu­gar pa­ra ha­cer­lo, ya que es de di­fí­cil ac­ce­so y por­que el lu­gar se en­cuen­tra “su­cio” y en ma­las con­di­cio­nes.

En el res­to de los sec­to­res, aun­que se en­cuen­tra prohi­bi­do, tam­bién se pue­de pes­car ca­si sin pro­ble­mas. Mu­chos in­gre­san por el sec­tor del puen­te de la ru­ta 51, don­de apro­ve­chan al­gu­nos alam­bra­dos caí­dos o ro­tos pa­ra aden­trar­se en el lu­gar. En es­tos ca­sos, la suer­te es dis­par de­pen­dien­do de la ju­ris­dic­ción: si es­tá en el dis­tri­to de Co­ro­nel Prin­gles, los in­frac­to­res son re­ti­ra­dos por la Pa­tru­lla Ru­ral; si es­tán en Torn­quist, no pa­sa na­da.

El cui­da­do por par­te de los pes­ca­do­res tam­po­co es el me­jor y su com­por­ta­mien­to de­ja mu­cho que desear. Por ejem­plo, en 2013 la Pro­vin­cia in­vir­tió unos 500 mil pe­sos pa­ra alam­brar to­do el pe­rí­me­tro del em­bal­se, y a los po­cos días ya ha­bía 23 ro­tu­ras rea­li­za­das pa­ra in­gre­sar en for­ma ile­gal.

Tam­bién ha ha­bi­do va­rios ca­sos de tran­que­ras y can­da­dos for­za­dos; o de bol­sas de ba­su­ra y ca­be­zas de pes­ca­do ti­ra­das en la cos­ta.

En la ac­tua­li­dad es­tá per­mi­ti­da la pes­ca en los sec­to­res 1, 2, 21 y 22, en cer­ca­nías de la to­ma del ríos Sau­ce Gran­de. Los pes­ca­do­res se­ña­lan que es di­fí­cil lle­gar a ellos.

FO­TOS: EM­MA­NUEL BRIANE - LA NUE­VA.

El ni­vel del em­bal­se, hoy, su­pera los 164 me­tros por so­bre el ni­vel del mar.

Ser­gio Bor­do­ni

Car­los Ber­te­rret

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.