A sa­car­le buen ju­go al blan­queo

La Nueva - - ECONOMÍA. PANORAMA - in­fo@la­nue­va.com

El re­sul­ta­do del sin­ce­ra­mien­to fis­cal es un acon­te­ci­mien­to iné­di­to no só­lo pa­ra la Ar­gen­ti­na sino a ni­vel glo­bal. Aun­que to­da­vía no se co­no­ce la ci­fra de­fi­ni­ti­va, los cálcu­los pre­li­mi­na­res in­di­can que se ha­brían so­bre­pa­sa­do có­mo­da­men­te los 120.000 mi­llo­nes de dó­la­res y que in­clu­so po­dría lle­gar­se a los 130.000 mi­llo­nes. Una ci­fra que equi­va­le al 25% del PBI y que nin­gún otro país ha­bía con­se­gui­do.

Se­me­jan­te blan­queo de ca­pi­ta­les (di­ne­ro en efec­ti­vo, cuen­tas en el ex­te­rior e inmuebles) de­mos­tró que las ci­fras re­la­cio­na­das a la mi­llo­na­ria fu­ga de ca­pi­ta­les que el país vie­ne su­frien­do ha­ce 40 años son reales. El di­ne­ro de los ar­gen­ti­nos fue­ra del sis­te­ma fi­nan­cie­ro es una su­ma que mul­ti­pli­ca va­rias ve­ces los de­pó­si­tos.

Su­ce­si­vas con­fis­ca­cio­nes co­mo el Plan Bo­nex a fi­nes de la dé­ca­da de 1980 o el co­rra­li­to del 2001 es­pan­ta­ron a los in­ver­so­res que de­ci­die­ron man­te­ner­se re­fu­gia­dos en un sis­te­ma fi­nan­cie­ro pa­ra­le­lo, sin re­gis­tra­ción. Pe­ro no to­do se tra­tó de re­fu­gio an­te la ines­ta­bi­li­dad lo­cal. El 40% de eco­no­mía en ne­gro tam­bién obli­ga a quie­nes se mue­ven en ese cir­cui­to a man­te­ner­se lejos del al­can­ce Por Pablo Wen­de de la AFIP.

¿Por qué se pro­du­jo aho­ra se­me­jan­te acep­ta­ción a la pro­pues­ta del go­bierno? ¿Re­pen­ti­na­men­te los aho­rris­tas re­cu­pe­ra­ron la con­fian­za en el país o hu­bo al­go más? Aun­que no hay encuestas, to­do in­di­ca que la ma­yo­ría en­tró por las di­fi­cul­ta­des pa­ra mo­ver di­ne­ro no de­cla­ra­do. Los ban­cos in­ter­na­cio­na­les fue­ron com­pli­can­do ca­da vez más el mo­vi­mien­to del di­ne­ro sin jus­ti­fi­ca­ción ni pa­pe­les, ava­lan­do la transac­ción. Con el pa­so de los años se co­rre el pe­li­gro de que ese pa­tri­mo­nio se vuel­va “tes­ti­mo­nial”, se pue­de mi­rar pe­ro no to­car. En ese con­tex­to, pa­ra una enor­me can­ti­dad de in­ver­so­res re­sul­tó más ló­gi­co pa­gar el 10% de mul­ta que per­ma­ne­cer co­mo un pa­ria en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro in­ter­na­cio­nal.

El go­bierno ya apro­ve­chó el sin­ce­ra­mien­to, al me­nos des­de el pun­to de vis­ta de las cuen­tas pú­bli­cas. Los fon­dos in­gre­sa­dos a fin de año (al­go más de 100.000 mi­llo­nes de pe­sos) per­mi­tie­ron so­bre­cum­plir la me­ta fis­cal del 2016. Fi­nal­men­te el rojo pri­ma­rio fue de 4,6% del PBI, cuan­do apun­ta­ba al 5,5%. Al­go pa­re­ci­do su­ce­de­rá con el pri­mer tri­mes­tre de es­te año. La me­ta de dé­fi­cit de 0,6% pa­ra el pri­mer tri­mes­tre se al­can­za­rá por la re­cau­da­ción adi­cio­nal del sin­ce­ra­mien­to más la mo­ra­to­ria im­po­si­ti­va.

Se tra­ta, sin em­bar­go, de un in­gre­so ex­tra­or­di­na­rio, es de­cir que no se re­pi­te en el tiem­po. Es cier­to que la ba­se im­po­si­ti­va au­men­ta en for­ma per­ma­nen­te, es de­cir ha­brá más ac­ti­vos pa­ra co­brar im­pues­tos co­mo Bie­nes Per­so­na­les y Ga­nan­cias. Pe­ro ni por aso­mo per­mi­ti­rá por sí so­lo re­cau­dar lo ne­ce­sa­rio pa­ra achi­car el dé­fi­cit, una de las prio­ri­da­des del Pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri.

El gran desafío es, en to­do ca­so, có­mo ha­cer pa­ra que ese di­ne­ro blan­quea­do se in­cor­po­re a la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va. Quie­nes aho­ra tie­nen di­ne­ro sin­ce­ra­do co­men­za­rán a tri­bu­tar im­pues­tos, es de­cir que si de­jan los ac­ti­vos in­mo­vi­li­za­dos o a ta­sa cer­ca­na a ce­ro se irán des­ca­pi­ta­li­zan­do rá­pi­da­men­te.

Si al me­nos una par­te de los 130.000 mi­llo­nes sin­ce­ra­dos se ca­na­li­za­ra a in­ver­sio­nes reales, el im­pac­to so­bre la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y el ni­vel de em­pleo po­dría ser enor­me.

Se tra­ta pa­ra el go­bierno de una ver­da­de­ra ba­la de pla­ta. Las ex­pe­rien­cias in­ter­na­cio­na­les de­mues­tran que cual­quier pro­ce­so in­ver­sor de mag­ni­tud lo ini­cian pri­me­ro los pro­pios in­ver­so­res del país y lue­go se su­man los ex­tran­je­ros.

El blan­queo es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra em­pe­zar a ca­na­li­zar re­cur­sos a in­ver­sio­nes reales. Pe­ro di­fí­cil­men­te se con­si­ga en el cor­to pla­zo.

Hay una se­rie de mo­ti­vos que man­tie­nen ale­ja­dos a los ca­pi­ta­les, más allá de las fuer­tes emi­sio­nes de bo­nos que rea­li­za exi­to­sa­men­te el go­bierno. El ti­po de cam­bio es una de ellas. Con un dó­lar tan atra­sa­do (una ten­den­cia que se pro­fun­di­zó en fe­bre­ro y mar­zo), re­sul­ta di­fí­cil pe­dir­le a los in­ver­so­res que cam­bien dó­la­res a un pre­cio ba­jo. Es­to se nota es­pe­cial­men­te en el real es­ta­te. Mu­chas obras es­tán pa­ra­das por­que el cos­to de cons­truír en dó­la­res es­tá por las nu­bes. Pe­ro exis­ten otros mo­ti­vos más allá de lo eco­nó­mi­co. Y la po­lí­ti­ca me­te la co­la. La in­cer­ti­dum­bre elec­to­ral pa­ra­li­za­rá mu­chas de­ci­sio­nes has­ta des­pués de oc­tu­bre. ¿Po­drá Ma­cri man­te­ner su po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca des­pués de las elec­cio­nes, in­clu­yen­do el ajus­te de ta­ri­fas, la baja del dé­fi­cit y la re­duc­ción de la in­fla­ción? Son las dudas ló­gi­cas que sur­gen. Co­mo tam­bién la in­quie­tud por las reales chan­ces elec­to­ra­les de Cristina Kirch­ner.

Tam­po­co el go­bierno lo­gró avan­zar con la ley de mer­ca­do de ca­pi­ta­les. Los úl­ti­mos en­fren­ta­mien­tos del go­bierno con el Fren­te Re­no­va­dor clau­su­ra­ron cual­quier po­si­bi­li­dad de que es­te pro­yec­to sea vo­ta­do en el trans­cur­so del 2017. La ini­cia­ti­va plan­tea im­por­tan­tes ven­ta­jas im­po­si­ti­vas pa­ra quie­nes ca­na­li­cen in­ver­sio­nes en el sec­tor real a tra­vés de fon­dos co­mu­nes de in­ver­sión.

Por lo pron­to, par­te del di­ne­ro blan­quea­do le se­rá de ayu­da al go­bierno pa­ra se­guir fi­nan­cian­do sus agu­je­ros fis­ca­les. La úni­ca op­ción que tie­ne ven­ta­jas des­de el pun­to de vis­ta im­po­si­ti­vo es ca­na­li­zar el di­ne­ro blan­quea­do en tí­tu­los pú­bli­cos, ya que los in­ver­so­res es­tán ex­cep­tua­dos de Ga­nan­cias y Bie­nes Per­so­na­les, al­go que no tie­nen los de­más.

Si una par­te de los 130.000 mi­llo­nes sin­ce­ra­dos se ca­na­li­za­ra a in­ver­sio­nes reales, ha­bría un fuer­te im­pac­to so­bre la ac­ti­vi­dad y el em­pleo. Pa­ra una enor­me can­ti­dad de in­ver­so­res re­sul­tó más ló­gi­co pa­gar el 10% de mul­ta que per­ma­ne­cer co­mo un pa­ria en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro .

ARCHIVO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.