Bau­za se sien­te más afue­ra que aden­tro

La Nueva - - PARA EMPEZAR. - Es­cri­be Nés­tor Eduar­do Avi­la na­vi­la@la­nue­va.com

In­clu­so an­tes de la de­rro­ta con Bolivia, en la al­tu­ra de La Paz, ya se co­men­ta­ba con in­sis­ten­cia la po­si­ble salida de Ed­gar­do Bau­za co­mo di­rec­tor téc­ni­co del se­lec­cio­na­do ar­gen­tino de fút­bol.

La po­si­ción en zo­na de re­pe­cha­je a cua­tro fe­chas del cie­rre de las Eli­mi­na­to­rias Sud­ame­ri­ca­nas pa­ra ir al pró­xi­mo Mun­dial, el flo­jo ren­di­mien­to del equi­po y la asun­ción de las nue­vas au­to­ri­da­des de la AFA de­ja­ron al orien­ta­dor ro­sa­rino al bor­de de su des­pi­do.

Tras la reunión del pa­sa­do vier­nes del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo en­ca­be­za­do por el fla­man­te pre­si­den­te Clau­dio “Chi­qui” Ta­pia, la de­ci­sión es­ta­ría to­ma­da. Su per­ma­nen­cia en el car­go por es­tas ho­ras es prác­ti­ca­men­te vir­tual. El es­ce­na­rio pa­re­ce in­di­car que du­ran­te la semana se le anun­cia­rá el fin de su ci­clo. Y si la me­di­da se di­la­tó unos días es por­que bus­can la ma­ne­ra más pro­li­ja de echar­lo.

En­tre ma­no­seos y ope­ra­cio­nes, el “Pa­tón” se­guía has­ta ayer sin re­ci­bir se­ña­les con­cre­tas de res­pal­do. Na­die de pe­so den­tro del edi­fi­cio de la ca­lle Via­mon­te se ha­bía co­mu­ni­ca­do con él. Ade­más los ju­ga­do­res se man­tie­nen in­di­fe­ren­tes. Ni si­quie­ra An­gel Di María, que rom­pió el si­len­cio en Fran­cia, se ex­pre­só con­cre­ta­men­te al res­pec­to. Só­lo sus co­le­gas del me­dio lo­cal (Die­go Coc­ca y Gus­ta­vo Al­fa­ro, por ci­tar ejem­plos) en­sa­ya­ron una de­fen­sa cor­po­ra­ti­va.

Es más, des­de su en­torno le acon­se­ja­ron al “Pa­tón” que con­si­de­re la si­tua­ción al pun­to de ha­cer­le sa­ber que no va­le la pe­na re­sis­tir frente a quie­nes se “atro­pe­llan” por ver­lo afue­ra de la Se­lec­ción. Y si bien por su per­so­na­li­dad no pien­sa en re­nun­ciar, el fuer­te des­gas­te me­diá­ti­co de las úl­ti­mas ho­ras sin du­das de­bi­li­tó su fi­gu­ra.

El miér­co­les se­ría una jor­na­da cla­ve. Se es­pe­cu­la que hoy Mar­ce­lo Ti­ne­lli, el en­car­ga­do de la co­mi­sión de Se­lec­cio­nes, pre­sen­ta­rá un in­for­me so­bre el tra­ba­jo del DT; ma­ña­na lo eva­lua­rá en con­jun­to el Co­mi­té Eje­cu­ti­vo y pa­sa­do, Ta­pia es­ta­rá ca­ra a ca­ra con Bau­za tal vez pa­ra de­cir­le que ya no lo ne­ce­si­tan en la con­duc­ción de la es­cua­dra al­bi­ce­les­te.

Ce­san­tear al en­tre­na­dor del con­jun­to na­cio­nal y rom­per un con­tra­to es el peor co­mien­zo pa­ra una ges­tión que pro­me­tió una refundación me­dian­te el or­den y la trans­pa­ren­cia. Sin em­bar­go, es­tos di­ri­gen­tes se sien­ten ha­bi­li­ta­dos pa­ra ha­cer­lo. Quie­ren dis­tan­ciar­se de la Jun­ta Nor­ma­li­za­do­ra y pe­gar el “vo­lan­ta­zo” en el mo­men­to jus­to pa­ra no asu­mir cul­pas en el ca­so de que no se ma­te­ria­li­ce la cla­si­fi­ca­ción pa­ra Ru­sia 2018.

En­tre tan­ta in­cer­ti­dum­bre, Jorge Sam­pao­li es­pe­ra an­sio­so en Es­pa­ña. El ac­tual téc­ni­co de Se­vi­lla no ha con­si­de­ra­do aún la pró­rro­ga del víncu­lo que le ofre­ció el club y tam­po­co los son­deos rea­li­za­dos por emi­sa­rios de Ar­se­nal, Roma, Bo­rus­sia Dort­mund y PSG. Por aho­ra só­lo aguar­da un lla­ma­do des­de Bue­nos Aires o que el vi­ce­pre­si­den­te 1° Daniel An­ge­li­ci con­cre­te el via­je que se men­cio­na pa­ra abrir­le de­fi­ni­ti­va­men­te el ca­mino. Quie­re apro­ve­char la chan­ce que de­jó es­ca­par en agos­to pa­sa­do.

La cues­tión eco­nó­mi­ca pa­ra el cam­bio de en­tre­na­dor tam­bién sig­ni­fi­ca­ría un pro­ble­ma pa­ra la AFA, que to­da­vía no cuen­ta con el di­ne­ro que apor­ta­rá Fox-Tur­ner por la fu­tu­ra te­le­vi­sa­ción. No obs­tan­te, con­fían en que esos in­gre­sos per­mi­ti­rán sol­ven­tar la cláu­su­la de res­ci­sión de Sam­pao­li (1,5 mi­llo­nes de eu­ros), la in­dem­ni­za­ción a Bau­za (12,5 mi­llo­nes de pe­sos) y has­ta el pa­go de la deu­da a Ge­rar­do Mar­tino ($ 9,5 mi­llo­nes más), pa­ra un to­tal es­ti­ma­do en 49 mi­llo­nes de pe­sos.

¿Se que­da o se va? ¿Quién vie­ne? Son dos in­te­rro­gan­tes que for­man par­te de otra de las tan­tas no­ve­las a las que nos tie­ne acos­tum­bra­dos úl­ti­ma­men­te el fút­bol ar­gen­tino. Sin em­bar­go, el desen­la­ce de la his­to­ria es­ta vez es in­mi­nen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.