La puerta gi­ra­to­ria

La Nueva - - OPINIÓN. - por Mi­guel An­gel Asad Mi­guel An­gel Asad es abo­ga­do. Vi­ve en Bahía Blan­ca.

a gen­te sos­pe­cha de tan­tas “li­ber­ta­des” de de­lin­cuen­tes que go­zan de la “pre­sun­ción de inocen­cia”- aun­que ten­gan mas de uno con­de­nas con “do­ble con­for­me” ape­la­das o que de­lin­can mien­tras es­tén go­zan­do de li­ber­tad con­di­cio­nal-, co­mo que al­go ra­ro en­cie­rran. No se equi­vo­can.

Los ar­gu­men­tos ya no ga­ran­tis­tas sino abo­li­cio­nis­tas son va­ria­dos. Hay Ma­gis­tra­dos que tie­nen una ima­gi­na­ción pro­lí­fi­ca pa­ra ello y es­pe­tan: “Si quie­ren una so­lu­ción dis­tin­ta, cam­bien las le­yes”.Fal­so, co­mo des­pués ve­re­mos. Si no, ex­pli­quen la pa­ra­do­ja de ha­ber te­ni­do en la le­gis­la­ción la pe­na de muer­te y nun­ca hu­bo un juez que la apli­có: jue­ces que to­le­ra­ron las des­apa­ri­cio­nes, fis­ca­les fe­de­ra­les sin oí­dos pa­ra ha­beas cor­pus, los NN lle­nan­do los osa­rios de muer­tos en ce­men­te­rios de Bahía Blan­ca y Pun­ta Al­ta, aún hoy a buen res­guar­do: “el de­re­cho de la noc­tur­ni­dad” que con­de­na­ba sin de­re­cho a de­fen­sa, se­cues­tro, capucha y zan­jón. En su bre­ve pe­ro ex­ce­len­te li­bro Yo de­fen­dí a mi no­via, mi maes­tro Ode­ri­go dis­tin­guía los dis­tin­tos in­tér­pre­tes de la ley, de uno y otro la­do del mos­tra­dor: unos, sin la sonrisa ni la som­bra de una sos­pe­cha. Otros, co­mo “pá­ja­ros em­bal­sa­ma­dos y sin ojos” (Nietzs­che). Y -au­xi­lián­do­me de Guy de Mau­pas­sant en “El ase­sino”,ci­to: “Es im­po­si­ble ser un hom­bre ho­nes­to, en to­da la fuer­za de es­ta pa­la­bra, si no se es res­pe­tuo­so. Quien res­pe­ta tie­ne los ojos ce­rra­dos. Cree”. Los abogados -los jue­ces tam­bién lo son- “te­ne­mos las pu­pi­las des­me­su­ra­da­men­te abier­tas so­bre el mundo; ca­mi­na­mos así los pa­la­cios de Jus­ti­cia que son el re­su­mi­de­ro de la so­cie­dad, adon­de vie­nen a pa­rar to­das las ver­güen­zas; no­so­tros so­mos los con­fi­den­tes de to­das las in­fa­mias; los de­fen­so­res de to­das las ca­na­lla­das hu­ma­nas; los pi­la­res de to­dos los ru­fia­nes, des­de los mi­nis­tros has­ta los mi­se­ra­bles; no­so­tros re­ci­bi­mos con in­dul­gen­cia, con com­pla­cen­cia, con be­ne­vo­len­cia ama­ble a to­dos los cul­pa­bles pa­ra de­fen­der­los; no­so­tros, que si que­re­mos en ver­dad nues­tra pro­fe­sión, me­di­mos la sim­pa­tía que nos ins­pi­ra el ca­so de acuer­do con la di­men­sión del cri­men, ya no po­de­mos te­ner el al­ma lle­na de res­pe­to.”

¿Hay ley que im­pi­da la “puerta gi­ra­to­ria”? Sí. El Art. 371 del Có­di­go Pro­ce­sal di­de­cir ce: “Cuan­do el ve­re­dic­to fue­re con­de­na­to­rio y co­rres­pon­die­re im­po­ner una pe­na pri­va­ti­va de li­ber­tad de efec­ti­vo cum­pli­mien­to, el Tri­bu­nal po­drá dis­po­ner una me­di­da de coer­ción, agra­var la apli­ca­da... aun cuan­do el fa­llo no se ha­lla­re fir­me y en pro­por­ción al au­men­to ve­ri­fi­ca­do de pe­li­gro cier­to de frus­tra­ción del pro­ce­so”. Así lo apli­có el Tri­bu­nal en lo Cri­mi­nal Nº 1 de es­ta Ciu­dad con vo­tos del ex­juez Dr. Mon­ti­ro­ni y del Sr. Juez Dr. De Ro­sa(h), res­pec­to de un co­no­ci­do pe­rio­dis­ta lo­cal. Fa­llo ra­ti­fi­ca­do por Casación (do­ble con­for­me). Es­to fue jus­ti­cia. Hay sin em­bar­go al­gún/a juez de Ga­ran­tías que omi­te los re­cau­dos exi­gi­dos por otro ar­tícu­lo (171 del C. Pro­ce­sal) y con­ce­den la ex­car­ce­la­ción a quien, en li­ber­tad con­di­cio­nal, co­me­te he­chos gra­ves.

El sú­mum lle­gó a mis ma­nos ha­ce po­cos días. El Juez de Ga­ran­tías Dr. Mer­cury de­ne­gó la ex­car­ce­la­ción: un nue­vo abo­ga­do, apro­ve­chan­do la li­cen­cia del nom­bra­do, reite­ró los mis­mos ar­gu­men­tos an­te otra Juez de Ga­ran­tías, y co­mo el impu­tado ca­re­cía de an­te­ce­den­tes pe­na­les, pe­se a que el art. 171 del Có­di­go Pro­ce­sal man­da que en nin­gún ca­so se con­ce­de­rá la ex­car­ce­la­ción cuan­do hu­bie­re in­di­cios vehe­men­tes de que el acu­sa­do elu­di­rá la ac­ción de la jus­ti­cia o en­tor­pe­ce­rá la in­ves­ti­ga­ción (art. 148), en­ton­ces¨-no me ha­gan reír-, al tes­ti­go de car­go que lo vio tre­par por los pa­re­do­nes “lo pro­te­gió con una re­gla” que le im­pe­di­ría al impu­tado acer­car­se al tes­ti­go” (cau­te­lar in­fan­til por lo me­nos. Es­ta lleno de mu­je­res ase­si­na­das por ma­ri­dos im­pe­di­dos de acer­ca­mien­to); ra­zón por la cual la nueva jue­za in­ter­vi­nien­te “va­lo­ró el es­ta­do ac­tual de las de­pen­den­cias po­li­cia­les y uni­da­des car­ce­la­rias”, re­sal­tan­do que en la ac­tua­li­dad (enero del 2017), se cuen­ta con una so­la de­pen­den­cia po­li­cial pa­ra alo­jar in­di­vi­duos, a to­das lu­ces co­lap­sa­da, sien­do el ha­ci­na­mien­to un es­ta­do cons­tan­te”.

Pe­ro el col­mo lle­gó al afir­mar: “Por otro la­do, la Unidad 4 Pe­nal lo­cal pre­sen­ta el mis­mo pro­ble­ma de so­bre­po­bla­ción, a lo que de­be su­mar­se que en la con­vi­ven­cia en el in­te­rior del mis­mo di­fí­cil­men­te pue­da res­pe­tar­se el es­ta­do pro­ce­sal de ca­da de­te­ni­do, re­sul­tan­do una gran bol­sa don­de to­dos se mez­clan (cuan­do ese no es de su in­cum­ben­cia”) y co­mo el he­cho in­ves­ti­ga­do no re­por­ta sig­ni­fi­ca­ti­va gra­ve­dad” (?) (Ro­bo ca­li­fi­ca­do por es­ca­la­mien­to en los ter­mi­nos del art. 167 inc. 4to en fun­ción del 163 inc.4 del C. Pe­nal: 3 a 10 años de pri­sión)... “Re­sul­ta acon­se­ja­ble aco­ger­se ri­gu­ro­sa­men­te al prin­ci­pio de inocen­cia y li­ber­tad en el pro­ce­so”, ra­zón por la cual, im­po­nién­do­le cier­tas nor­mas de con­duc­ta, le con­ce­de la li­ber­tad: Cau­sa 21907/2016: W.A.A. -una vez mas- y van...- se nin­gu­neó a la vic­ti­ma. Esa a la cual en el Có­di­go de ri­to se le dan unas po­cas y fa­cul­ta­des li­mi­ta­das so­bre la que mi maes­tro y ami­go Bi­dart Cam­pos ha di­cho: “¿Quién tie­ne ma­yor in­te­rés en el pro­ce­so pe­nal: el Mi­nis­te­rio Pu­bli­co o la vic­ti­ma? ¿Quién ha su­fri­do de mo­do más directo e in­me­dia­to el da­ño al bien ju­rí­di­co pe­nal­men­te tu­te­la­do; la so­cie­dad en su con­jun­to (por lo que ac­túa el fis­cal), o la vic­ti­ma? ¿Pa­ra qué ha­blar de de­re­cho de ac­ce­so a la jus­ti­cia o de de­re­cho a la tu­te­la ju­di­cial efi­caz, o de de­re­chos a una vía útil pa­ra de­fen­der sus de­re­chos, si en el pro­ce­so pe­nal no se le su­mi­nis­tra a la vic­ti­ma la “lla­ve” pro­ce­sal que cons­ti­tu­cio­nal­men­te le es de­bi­da a fin de que to­me par­te en la de­fen­sa del bien ju­rí­di­co tu­te­la­do en la in­cri­mi­na­ción per­ti­nen­te?

Mien­tras tan­to, que pa­guen los “hi­jos,ma­ri­dos, ami­gos, com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, no­vias, her­ma­nos de los otros”. Pa­re­cen jue­ces, pe­ro en reali­dad son los car­pin­te­ros de la “puerta gi­ra­to­ria” has­ta que “los otros” sean “los su­yos”.

Los abogados -los jue­ces tam­bién lo son“te­ne­mos las pu­pi­las des­me­su­ra­da­men­te abier­tas so­bre el mundo; ca­mi­na­mos así los pa­la­cios de Jus­ti­cia, que son el re­su­mi­de­ro de la so­cie­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.