Jó­ve­nes des­em­plea­dos, una deu­da a sal­dar a ni­vel lo­cal

Las ci­fras de la úl­ti­ma EPH per­mi­ten con­cluir que la ta­sa de de­socu­pa­ción afec­ta más a los tra­ba­ja­do­res “sub29”. El pro­ble­ma es una gran preo­cu­pa­ción glo­bal.

La Nueva - - PORTADA - Fran­cis­co Ri­nal­di fri­nal­di@la­nue­va.com

Te­ner me­nos de 30 años no pa­re­ce la me­jor edad pa­ra en­con­trar un em­pleo de ca­li­dad en Bahía. Da­tos ofi­cia­les pa­ra el cuar­to tri­mes­tre de 2016 mues­tran que el nú­me­ro de bahien­ses de esa fran­ja eta­ria que no tie­nen em­pleo pe­ro lo bus­can ac­ti­va­men­te fue del 20,3% en las mu­je­res, co­mo por­cen­ta­je de los tra­ba­ja­do­res ac­ti­vos, y del 15,1 en­tre va­ro­nes.

Cuan­do to­do el mun­do ha­ce has­ta lo im­po­si­ble por sa­car­se años de en­ci­ma, te­ner me­nos de 30 años no pa­re­ce la me­jor edad, por lo me­nos pa­ra en­con­trar un em­pleo de ca­li­dad. Con ta­sas de de­socu­pa­ción que has­ta du­pli­can a las ge­ne­ra­les y que se in­cre­men­tan no­ta­ble­men­te en el seg­men­to de mu­je­res, la la­men­ta­ble cri­sis que im­pli­ca el pa­ro ju­ve­nil no es aje­na a Bahía Blan­ca.

Da­tos ofi­cia­les pa­ra el cuar­to tri­mes­tre del 2016 -los úl­ti­mos dis­po­ni­bles­mues­tran que la can­ti­dad de bahien­ses me­no­res de 30 años que no tie­ne em­pleo pe­ro lo bus­can ac­ti­va­men­te al­can­zó al 20,3% en las mu­je­res, co­mo por­cen­ta­je de los tra­ba­ja­do­res ac­ti­vos, y al 15,1% en­tre los va­ro­nes, en el con­glo­me­ra­do Bahía Blan­caCe­rri (BBC), por­cen­ta­jes que su­pe­ran por va­rios pun­tos la ta­sa de des­em­pleo ge­ne­ral, una de las más ele­va­das de los úl­ti­mos años, ac­tual­men­te en un 9,2%.

Aun tra­tán­do­se de pe­río­dos muy pró­xi­mos, y con el cui­da­do que exi­ge el tra­ta­mien­to de da­tos co­rres­pon­dien­tes a las se­ries es­ta­dís­ti­cas 2007-2015, que di­fi­cul­ta el aná­li­sis a lar­go pla­zo, lo cier­to es que las ta­sas lo­ca­les de pa­ro ju­ve­nil se man­tu­vie­ron en un in­có­mo­do ni­vel del 15 al 20% en­tre el se­gun­do y el cuar­to tri­mes­tre de 2016 (mu­je­res). Y en­tre los hom­bres fluc­tuó en­tre 13 y 15%.

En­ton­ces ¿es po­si­ble ha­blar de un des­em­pleo ele­va­do pa­ra es­te seg­men­to de eda­des? El in­ves­ti­ga­dor del Ob­ser­va­to­rio de la Deu­da So­cial Ar­gen­ti­na de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na (UCA), Eduar­do Don­za, cree que sí.

“En cual­quier mer­ca­do de tra­ba­jo la de­socu­pa­ción ju­ve­nil es en­tre el do­ble y el tri­ple de la ge­ne­ral. Y eso obe­de­ce a mu­chas si­tua­cio­nes: por un la­do, a los jó­ve­nes se les exi­ge una ex­pe­rien­cia que no siem­pre tie­nen, al tiem­po que son un gru­po con me­no­res cos­tos de sa­li­da fren­te a otros, ya que en la ma­yo­ría de los ca­sos, no tie­nen car­gas de fa­mi­lia, por lo que los em­plea­do­res, for­za­dos a des­pe­dir, pre­fie­ren pres­cin­dir de ellos”, ex­pli­có Don­za.

Ad­vir­tió que el fe­nó­meno no afec­ta con la mis­ma in­ten­si­dad a to­dos los sec­to­res de la eco­no­mía: mien­tras las ca­pas so­cia­les me­dias pue­den ter­mi­nar en la red de la pre­ca­ri­za­ción la­bo­ral, aun- que cuen­tan con la po­si­bi­li­dad de sa­lir de ella, pa­ra los más po­bres ese destino es inevi­ta­ble.

“Un chico de un ho­gar so­cio­eco­nó­mi­co me­dio pue­de ter­mi­nar un es­tu­dio de ni­vel su­pe­rior y ac­ce­der a una pa­san­tía, por ejem­plo. Pe­se a ello, al­gu­nos in­gre­san a em­pleos de ba­ja ca­li­dad, co­mo un call cen­ter, aun­que cuen­tan con re­des de con­tac­tos (fa­mi­lia, ami­gos) que les ofre­cen una al­ter­na­ti­va de sa­li­da. El gran dra­ma de los más po­bres es que ca­re­cen de esos con­tac­tos, por­que sus ami­gos o fa­mi­lia­res es­tán igual o peor que ellos”, gra­fi­có Don­za.

In­clu­so, den­tro de la mis­ma fran­ja eta­ria y tal co­mo ocu­rre en Bahía Blan­ca, la ta­sa de pa­ro “sub-30” es ma­yor en las mu­je­res que en los va­ro­nes.

“Es­to obe­de­ce a que en nues­tro país, un 15% de los na­ci­dos vi­vos pro­vie­ne de ma­dres que tie­ne en­tre 15 y 19 años. En­ton­ces, las jó­ve­nes es­tán obli­ga­das a que­dar­se en sus ho­ga­res a cui­dar a sus ni­ños, lo que di­fi­cul­ta su sa­li­da al mer­ca­do la­bo­ral”, se­ña­ló.

¿Qué ha­cer?

Los es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den en que es­ta fran­ja eta­ria ne­ce­si­ta de po­lí­ti­cas es­pe­cí­fi­cas ten­dien­tes a me­jo­rar sus po­si­bi­li­da­des de em­plea­bi­li­dad.

A mo­do de ejem­plo, el Go­bierno im­pul­sa el Plan Pro­gre­sar, mien­tras que la car­te­ra la­bo­ral ha­ce lo pro­pio con el Jó­ve­nes por más y me­jor tra­ba­jo -crea­dos du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior-, ten­dien­tes a fo­ca­li­zar­se en la pro­ble­má­ti­ca pun­tual de la ju­ven­tud.

“Pe­ro más allá de es­tas ac­cio­nes, si­gue ha­bien­do un pro­ble­ma de fon­do: la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va ac­tual tie­ne ne­ce­si­dad de in­ver­sio­nes y las eco­no­mías re­gio­na­les de­ben ser fuer­te­men­te im­pul­sa­das. De otra for­ma, la po­bre­za se va a se­guir con­cen­tran­do en los gran­des cen­tros ur­ba­nos, dan­do lu­gar a ma­yor des­em­pleo y mar­gi­na­li­dad pa­ra los jó­ve­nes de ese seg­men­to so­cio­eco­nó­mi­co”, re­fle­xio­nó Don­za.

Una ex­ce­len­te idea

En el plano lo­cal, si de ac­cio­nes con­cre­tas se tra­ta, por im­pul­so del Pa­nel Co­mu­ni­ta­rio de In­ge­nie­ro Whi­te --un es­pa­cio de diá­lo­go que aglu­ti­na a di­fe­ren­tes ac­to­res de la co­mu­ni­dad por­tua­ria-sur­gió en 2007 el Pro­gra­ma Buen Tra­ba­jo.

Se tra­ta de una ini­cia­ti­va im­pul­sa­da por en­ti­da­des

“Las ta­sas lo­ca­les de pa­ro ju­ve­nil es­tán en un in­co­mo­do ni­vel del 15 al 20% en­tre el se­gun­do y el cuar­to tri­mes­tre de 2016 (mu­je­res). En los hom­bres fluc­túa en­tre 13 y 15%”.

edu­ca­ti­vas, co­mo la Fa­cul­tad Re­gio­nal Bahía Blan­ca de la UTN, el Ins­ti­tu­to Go­ye­na y la Uni­ver­si­dad del Sal­va­dor, la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Bahía Blan­ca --por el la­do del sec­tor pú­bli­co-- y pri­va­dos co­mo Pro­fer­til, Dow Ar­gen­ti­na y el Con­sor­cio del Par­que In­dus­trial Bahía Blan­ca, en­tre otros.

En el mar­co del Pro­gra­ma, jó­ve­nes, aque­llos de en­tre 18 y 35 años en si­tua­ción so­cial vul­ne­ra­ble tie­nen la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der al mis­mo ca­pa­ci­ta­ción me­dian­te, a ofi­cios co­mo el de ope­ra­dor lo­gís­ti­co o sol­da­dor, to­dos con im­por­tan­tes ni­ve­les de de­man­da en el sec­tor in­dus­trial.

Los nú­me­ros de Buen Tra­ba­jo ha­blan por sí so­los acer­ca de su éxi­to: des­de su crea­ción has­ta el año pa­sa­do, unos 1.100 jó­ve­nes de­socu­pa­dos to­ma­ron cur­sos que los trans­for­ma­ron en tra­ba­ja­do­res con al­ta ca­li­fi­ca­ción , y con muy bue­nas chan­ces de ac­ce­der a un tra- ba­jo de ca­li­dad, no só­lo en la ciu­dad, sino tam­bién en Neu­quén o Co­mo­do­ro Ri­va­da­via.

La in­ser­ción la­bo­ral fue exitosa en el 60% de los ca­sos, y mien­tras la UTN se ocu­pa de la ca­pa­ci­ta­ción, tan­to el Go­ye­na co­mo la Mu­ni­ci­pa­li­dad rea­li­zan las entrevistas in­di­vi­dua­les pre­vias a los in­tere­sa­dos en apli­car pa­ra el Pro­gra­ma.

Pa­ra in­gre­sar, se ana­li­zan una se­rie de pa­rá­me­tros don­de se prio­ri­za, fun­da­men­tal­men­te, el gra­do de ne­ce­si­da­des de los jó­ve­nes que quie­ren par­ti­ci­par del mis­mo.

“In­da­ga­mos de don­de vie­nen, si tie­nen car­gas de fa­mi­lia, si tie­nen o no la se­cun­da­ria, si es­tán des­em­plea­dos, en­tre otros pun­tos. Y en fun­ción de eso, quien es­tá en la peor si­tua­ción fren­te al otro can­di­da­to, es el que tie­ne prio­ri­dad”, se­ña­ló el li­cen­cia­do Ro­ber­to Ver­na, se­cre­ta­rio de Cul­tu­ra y Ex­ten­sión Uni­ver­si­ta­ria de la UTNFRBB.

Aco­tó que el es­pí­ri­tu del Pro­gra­ma es prio­ri­zar, ade­más, a los can­di­da­tos pro­ce­den­tes de zo­nas de in­fluen­cia de Bahía Blan­ca don­de se con­cen­tran los peo­res in­di­ca­do­res de Ne­ce­si­da­des Bá­si­cas In­sa­tis­fe­chas (NBI). Tam­bién se ha­ce un se­gui­mien­to de los mis­mos, apo­yán­do­los pa­ra que fi­na­li­cen su ca­pa­ci­ta­ción.

En pa­ra­le­lo a la for­ma­ción téc­ni­ca que dic­ta la UTN, se ofre­cen ta­lle­res de orien­ta­ción al em­pleo (ar­ma­do de Cu­rri­cu­lums Vi­tae, co­mo pre­sen­tar­se a una en­tre­vis­ta la­bo­ral, et­cé­te­ra).

Un fla­ge­lo mun­dial

De acuer­do con la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) el des­em­pleo ju­ve­nil en to­do el pla­ne­ta al­can­za­ría al 13,1% de los jó­ve­nes al fi­na­li­zar 2017, lue­go de ce­rrar en un ni­vel si­mi­lar du­ran­te el año pa­sa­do.

La ci­fra re­pre­sen­ta una suba fren­te a 2015, cuan­do la OIT es­ti­mó la mag­ni­tud de la de­socu­pa­ción pa­ra es­ta fran­ja eta­ria en al­re­de­dor del 12,9%.

Así las co­sas, el in­for­me de la OIT -ti­tu­la­do Pers­pec­ti­vas so­cia­les y del em­pleo en el mun­do 2016: Ten­den­cias del em­pleo ju­ve­nil- mues­tra que el nú­me­ro de jó­ve­nes des­em­plea­dos au­men­ta­rá es­te año de me­dio mi­llón has­ta al­can­zar los 71 mi­llo­nes, el pri­mer in­cre­men­to de es­te ti­po en tres años.

Des­pier­ta aún ma­yor preo­cu­pa­ción la pro­por­ción y el nú­me­ro de jó­ve­nes, con fre­cuen­cia en los paí­ses emer­gen­tes y en desa­rro­llo, que vi­ven en po­bre­za ex­tre­ma o mo­de­ra­da a pe­sar de te­ner un tra­ba­jo.

De he­cho, 156 mi­llo­nes o el 37,7% de los tra­ba­ja­do­res jó­ve­nes se en­cuen­tran en una si­tua­ción de po­bre­za ex­tre­ma o mo­de­ra­da (fren­te a 26 por cien­to de los tra­ba­ja­do­res adul­tos).

A tra­vés de la ma­yo­ría de los in­di­ca­do­res del mer­ca­do la­bo­ral, se cons­ta­ta­ron gran­des dis­pa­ri­da­des en­tre las mu­je­res y los hom­bres jó­ve­nes, que refuerzan y ali­men­tan un in­cre­men­to de las de­sigual­da­des du­ran­te la tran­si­ción ha­cia la edad adul­ta.

En 2016, por ejem­plo, la ta­sa de par­ti­ci­pa­ción en la fuer­za de tra­ba­jo pa­ra los hom­bres jó­ve­nes se si­túa en un 53,9 por cien­to, fren­te al 37,3% pa­ra las mu­je­res jó­ve­nes, lo cual re­pre­sen­ta una dis­pa­ri­dad de 16,6 pun­tos por­cen­tua­les.

Ten­den­cias ge­ne­ra­les

Más allá de la cues­tión es­truc­tu­ral del des­em­pleo “sub-30”, el mer­ca­do la­bo­ral bahien­se fi­na­li­zó los úl­ti­mos tres me­ses del año pa­sa­do en un fran­co de­te­rio­ro.

Prue­ba de ello es que la ta­sa de des­em­pleo en el aglo­me­ra­do Bahía Blan­ca-Ce­rri (BBC) fue una de las más al­tas en­tre los 31 aglo­me­ra­dos que re­le­va el INDEC en su En­cues­ta Per­ma­nen­te de Ho­ga­res (EPH).

“BBC tu­vo en el cuar­to tri­mes­tre la de­socu­pa­ción más al­ta del año com­pa­ra­ble, ade­más, con la si­tua­ción crí­ti­ca de 2010/13”, ad­vir­tió el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Eco­nó­mi­cas y So­cia­les del Sur, de­pen­dien­te de Co­ni­ce­tUNS, en su Bo­le­tín de Es­ta­dís­ti­cas La­bo­ra­les (BEL) .

En el tra­ba­jo se men­cio­na que "es­ta si­tua­ción pa­re­ce ha­ber re­sul­ta­do de un au­men­to de la pre­sión la­bo­ral ejer­ci­da por per­so­nas has­ta en­ton­ces inac­ti­vas en un con­tex­to de re­la­ti­vo es­tan­ca­mien­to de las opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les".

“Ni las per­so­nas que es­tán tra­tan­do de cam­biar de em­pleo, ni los tra­ba­ja­do­res que bus­can tra­ba­jar más ho­ras de las que ya tra­ba­jan, han au­men­ta­do su pre­sión so­bre el mer­ca­do de tra­ba­jo”, se acla­ró en el in­for­me.

SE­BAS­TIÁN COR­TÉS-LA NUE­VA.

FO­TOS: SE­BAS­TIÁN COR­TÉS-LA­NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.