El mé­di­co que re­cor­dó a Wi­ni­fre­da, su pri­mer gran amor

Pa­blo Cu­rino re­gis­tró, en un li­bro, re­cuer­dos de la in­fan­cia en es­te te­rru­ño pam­peano du­ran­te los '70.

La Nueva - - LA REGIÓN - Anahí González agon­za­lez@la­nue­va.com

El doc­tor Car­los Cu­rino lle­gó des­de Ca­pi­tal Fe­de­ral al pe­que­ño pue­blo de Wi­ni­fre­da, La Pam­pa, en 1970, pa­ra eva­luar una ofer­ta de tra­ba­jo.

A po­co de arri­bar, tu­vo que aten­der un par­to. “Us­ted es el mé­di­co más cer­cano”, le di­je­ron. En­ton­ces, con­fió a su es­po­sa: “Un día y nos va­mos”. Al fi­nal, se que­da­ron 10 años.

Cuatro dé­ca­das des­pués, uno de sus hi­jos, Pa­blo Cu­rino, re­co­no­ci­do neu­ro­ci­ru­jano ra­di­ca­do en Bahía Blan­ca, y quien por en­ton­ces te­nía cin­co años, pu­bli­có un li­bro en el que re­crea los hi­tos de su ni­ñez que trans­cu­rrió en es­te si­tio “má­gi­co”.

“Wi­ni­fre­da. Mi In­fan­cia”, es el re­gis­tro, des­de la mi­ra­da de aquel ni­ño, de las anéc­do­tas e his­to­rias que for­ja­ron su iden­ti­dad —el pri­mer amor, el pri­mer día de cla­ses, los jue­gos— y es tam­bién una in­vi­ta­ción a re­vi­vir las pro­pias ex­pe­rien­cias y a de­jar en­trar en nues­tras vi­das a en­tra­ña­bles per­so­na­jes pue­ble­ri­nos.

Pa­pá, el doc­tor

“Ser mé­di­co en la dé­ca­da del se­ten­ta, en un pue­blo del in­te­rior del país, era ejer­cer una me­di­ci­na muy dis­tin­ta a la que se co­no­ce hoy”, con­tó el au­tor.

Su pa­dre, Car­los Cu­rino de­bió ga­nar­se la con­fian­za de los ve­ci­nos y con­ven­cer­los de adap­tar­se a la nue­va tec­no­lo­gía que se iba in­cor­po­ran­do a la prác­ti­ca clí­ni­ca.

“Cuan­do co­men­zó a rea­li­zar los par­tos en la ca­mi­lla la gen­te co­men­ta­ba: 'El doc­tor nuevo te cuel­ga pa­ra te­ner fa­mi­lia'”, co­men­tó.

“Un mé­di­co ru­ral lo es a tiem­po com­ple­to. No exis­te ho­ra­rio ni días de guar­dia. Las ur­gen­cias se de­bían aten­der siem­pre, de día o de no­che y los sie­te días de la se­ma­na”, re­cor­dó.

Pa­só sie­te años sin to­mar­se va­ca­cio­nes, due­ño de una vi­ta­li­dad en­vi­dia­ble. Cuan­do se mu­dó a Bahía Blan­ca se es­pe­cia­li­zó en Psi­quia­tría y fue du­ran­te mu­chos años je­fe de ese área del Hos­pi­tal Jo­sé Pen­na.

“Días an­tes de par­tir, pe­se a que es­ta­ba muy en­fer­mo, po­día­mos ver­lo sen­ta­do, con un li­bro en la mano, es­tu­dian­do”, re­me­mo­ró Cu­rino.

Ce­ro tec­no­lo­gía

"¿Có­mo era enamo­rar­se en Wi­ni­fre­da en los 70? Cuan­do una chi­ca te gustaba no po­días man­dar­le un Whas­tapp. Ne­ce­si­ta­bas va­lor pa­ra ir al fren­te o ami­gos reales —y no vir­tua­les— dis­pues­tos a “ha­cer­te gan­cho”.

En el pue­blo, de ocho cua­dras por ocho, de tie­rra, no ha­bía si­quie­ra te­le­vi­sión. Fue ca­si lo úni­co que la­men­tó Pa­blo Cu­rino al lle­gar con sus pa­dres y su her­mano cin­co años ma­yor, Ale­jan­dro. ¡Se iba a per­der El Zo­rro! Sin em­bar­go, se acos­tum­bró muy rá­pi­do. Ha­bía un mun­do por ex­plo­rar: la pla­za, los mé­da­nos de Mo­lle­ker, la te­rra­za, la pi­le­ta y el ci­ne de Jo­sé, ubi­ca­do en una de las es­qui­nas es­tra­té­gi­cas de Wi­ni­fre­da.

“Fue una in­fan­cia dis­tin­ta, no di­go me­jor ni peor. A ve­ces tam­bién fue muy du­ra. En el li­bro las his­to­rias es­tán ta­mi­za­das, por­que la idea es plas­mar có­mo veía ese chico, que des­per­ta­ba al mun­do, lo que iba pa­san­do al­re­de­dor”, ma­ni­fies­ta.

Sal­vo po­cas li­cen­cias li­te­ra­rias, to­dos los per­so­na­jes son tal co­mo los re­cuer­da.

Cu­rino no so­lo re­gis­tró his­to­rias fa­mi­lia­res suel­tas, sino que in­vi­tó a los lec­to­res que vi­vie­ron en Wi­ni­fre­da —u otro pue­blo— a re­cor­dar vi­ven­cias.

RODRÍGO GAR­CÍA - LA NUE­VA.

Pa­blo Cu­rino pre­sen­ta­rá su li­bro en el cen­te­na­rio pue­blo de Wi­ni­fre­da, en la pro­vin­cia de La Pam­pa, el próximo sá­ba­do 20 de ma­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.