Se cum­plie­ron 30 años de la vi­si­ta del Pa­pa a Bahía

El 7 de abril de 1987, Bár­ba­ra Zubrzyc­ki, de 10 años, y su her­ma­na Ca­ro­li­na re­ci­bie­ron a Juan Pa­blo II.

La Nueva - - SOCIEDAD - Lgre­go­riet­ti@la­nue­va.com

LA EMO­CIÓN Y LA ES­PE­RA DE UN PUE­BLO Lau­ra Gre­go­riet­ti

Del 6 al 12 de abril de 1987, el pa­pa Juan Pa­blo II –hoy san­to- reali­zó su se­gun­do via­je apos­tó­li­co a la Ar­gen­ti­na, en el que vi­si­tó las ciu­da­des de Bue­nos Ai­res, Bahía Blan­ca, Vied­ma, Men­do­za, Cór­do­ba, San Mi­guel de Tu­cu­mán, Sal­ta, Corrientes, Pa­ra­ná y Ro­sa­rio.

Fue­ron seis días in­ten­sos, en los que el pue­blo ar­gen­tino acla­mó al pa­pa po­la­co en ca­da es­ca­la, en ca­da lu­gar don­de es­tu­vo: en es­ta­dios, en un Mer­ca­do Cen­tral col­ma­do de tra­ba­ja­do­res o en una Jor­na­da Mun­dial de la Ju­ven­tud iné­di­ta fue­ra de Ro­ma, an­te la mul­ti­tud es­ti­ma­da en 1 mi­llón de per­so­nas reuni­da en la ave­ni­da 9 de Ju­lio.

Un día des­pués de lle­gar a Bue­nos Ai­res, el en­ton­ces Pa­pa Juan Pa­blo II lle­gó a nues­tra ciu­dad, don­de fue re­ci­bi­do por dos her­ma­ni­tas bahien­ses de as­cen­den­cia po­la­ca: Bár­ba­ra y Ca­ro­li­na Zubrzyc­ki.

Am­bas son hi­jas de Ro­bert Zubrzyc­ki, un in­mi­gran­te po­la­co na­ci­do en Br­zesc, en la fron­te­ra con Bie­lo­rru­sia (te­rri­to­rio que hoy ya no per­te­ne­ce a Po­lo­nia) y de Te­re­sa Elvira Pio­trows­ki, quien lle­gó a "bor­do" de la pan­za de su ma­dre en un bar­co in­glés y na­ció en Ar­gen­ti­na.

"Cuán­tos re­cuer­dos de esos días, mu­cha emo­ción de re­cor­dar to­do lo que vi­vi­mos mi her­ma­na Ca­ro­li­na y yo, de ape­nas 10 años en aquel 7 abril de 1987", re­cuer­da la bahien­se Bár­ba­ra Zubrzyc­ki.

"Pri­me­ro nos en­te­ra­mos de que se­ría­mos las en­car­ga­das de re­ci­bir al pa­pa por mi ma­má, lue­go se hi­zo par­tí­ci­pe nues­tro co­le­gio (San Vicente de Paul). Yo es­ta­ba for­man­do fi­la, iba a 4 gra­do y anun­cia­ron que no­so­tras iría­mos a ver al pa­pa. Era un día ra­dian­te, de sol, en el que re­cuer­do ade­más de la ale­gría el ca­lor de los aplau­sos de to­dos. Lue­go lle­ga­ron las fe­li­ci­ta­cio­nes de los ve­ci­nos, quie­nes tam­bién lo vi­vie­ron con mu­cha emo­ción, las entrevistas en la ra­dio, en la te­le, los lla­ma­dos de la Cu­ria", cuen­ta Bár­ba­ra des­de su ho­gar hoy, en Bue­nos Ai­res.

Y cuan­do lle­gó el gran día, Bár­ba­ra re­cuer­da que ma­má Te­re­sa las vis­tió con unas her­mo­sas ro­pas tra­di­cio­na­les po­la­cas.

"Eran las 5 de la ma­ña­na y nos pa­sa­ron a bus­car pa­ra ir al ae­ro­puer­to. Al com­pás de la sa­li­da del sol iba cre­cien­do mi ex­pec­ta­ti­va so­bre la lle­ga­da del pa­pa que por en­ton­ces, tan chi­ca, lo veía co­mo al­go in­men­so. Se es­ta­ba ha­cien­do reali­dad un sue­ño y sen­tía en ese mo­men­to una sen­sa­ción de paz, de ple­ni­tud, de luz... Era una ma­ña­na muy lu­mi­no­sa, al­go gran­de es­ta­ba por ve­nir".

A su al­re­de­dor, Bár­ba­ra re­cuer­da que ha­bía mu­cho mo­vi­mien­to de gen­te, los gau­chos, los ca­ba­llos, la gen­te que bai­ló el pe­ri­cón.

"Eran unas 20 per­so­nas, y en el tiem­po de es­pe­ra, que se hi­zo muy lar­go, char­lá­ba­mos con ellos que nos lle­na­ron de elo­gios, nos de­cían que éra­mos unas po­la­qui­tas her­mo­sas. Y cuan­do por fin lle­gó el mo­men­to, acom­pa­ña­das por un gau­cho ca­da una, mi her­ma­na y yo lle­ga­mos a ca­ba­llo has­ta el Pa­pa. El co­ra­zón me la­tía muy fuer­te".

En la ru­ta, el pa­pá de las "po­la­qui­tas" des­fi­la­ba con la ban­de­ra de su país, Po­lo­nia.

"A po­ca dis­tan­cia, mi ma­má nos mi­ra­ba con su amor de ma­dre, sa­bien­do con to­da la de­di­ca­ción que nos ha­bía pre­pa­ra­do pa­ra ese mo­men­to. Re­cién cuan­do uno es más gran­de to­ma con­cien­cia y pue­de me­dir lo que fue real­men­te ese even­to. Cuan­do nos acer­ca­mos a él le di­je el Ave Ma­ría en po­la­co y él nos pre­gun­tó a mi her­ma­na y a mi el nom­bre. Fue to­do muy emo­cio­nan­te y cuan­do ter­mi­nó la mi­sa y to­da la ce­le­bra­ción, en su des­pe­di­da, me se­ña­ló con el de­do y me di­jo "vos sos Bár­ba­ra".

"Re­cuer­do to­do ese mo­men­to co­mo una bendición y pien­so que real­men­te él nos tu­vo en cuen­ta en sus ora­cio­nes. Lo cuen­to y no pue­do evi­tar emo­cio­nar­me", con­clu­yó Bár­ba­ra. Su pe­ri­plo Se­gún la agen­cia AICA, Juan Pa­blo II co­men­zó su jor­na­da ese día a las 8 tras­la­dán­do­se a nues­tra ciu­dad, don­de fue re­ci­bi­do por unas 130.000 per­so­nas con el can­to Gra­cias, Juan Pa­blo, com­pues­to con mo­ti­vo de es­ta vi­si­ta por el mú­si­co lo­cal Wal­ter Gi­mé- nez. En su ho­mi­lía tra­tó so­bre "la evan­ge­li­za­ción del mun­do ru­ral". La ofren­da de un gran ces­to de tri­go re­cor­dó la ge­ne­ro­si­dad ubé­rri­ma de la pam­pa hú­me­da.

El próximo destino fue la ciu­dad de Vied­ma adon­de lle­gó a las 13.30 pa­ra te­ner allí una ce­le­bra­ción de la Pa­la­bra. El te­ma de la mis­ma tu­vo ca­rac­ter mi­sio­ne­ro. El obis­po de Vied­ma, mon­se­ñor He­say­ne, di­ri­gió al Pas­tor uni­ver­sal un sa­lu­do de bien­ve­ni­da y el Ro­mano Pon­tí­fi­ce pro­nun­ció a su vez un dis­cur­so que te­nía co­mo te­ma cen­tral la nue­va evan­ge­li­za­ción. Su re­co­rri­do Miér­co­les 8 de abril: En Cór­do­ba Juan Pa­blo II co­men­zó su jor­na­da a las 8 de ma­ña­na, tras­la­dán­do­se a la ca­te­dral. El pa­pa, lue­go de ado­rar al San­tí­si­mo di­ri­gió una alo­cu­ción a los en­fer­mos. Des­de la ca­te­dral se di­ri­gió en pa­pa­mó­vil al Área Ma­te­rial Cór­do­ba, don­de pre­si­dió la mi­sa. Hu­bo pa­la­bras de bien­ve­ni­da del ar­zo­bis­po de Cór­do­ba, car­de­nal Raúl F. Pri­ma­tes­ta. A su vez el Pa­pa en la ho­mi­lía tra­tó el te­ma de la fa­mi­lia.

"Cuán­tos re­cuer­dos de esos días, mu­cha emo­ción de re­cor­dar to­do lo que vi­vi­mos mi her­ma­na Ca­ro­li­na y yo, de ape­nas 10 años en aquel 7 de abril de 1987".

Por la tar­de se di­ri­gió nue­va­men­te al ae­ro­puer­to y subió al avión que lo lle­vó al ae­ro­puer­to Ben­ja­mín Ma­tien­zo, de Tu­cu­mán. Fue re­ci­bi­do con gran en­tu­sias­mo por unas 80.000 per­so­nas; la ma­yo­ría lle­ga­ron a pie des­de San Mi­guel de Tu­cu­mán.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Bár­ba­ra, sa­lu­dan­do al pa­pa. Aba­jo, las her­ma­ni­tas jun­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.