Lle­gó el mo­men­to de ha­blar de la de­pre­sión

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, que lo eli­gió co­mo te­ma de cam­pa­ña pa­ra 2017, es una en­fer­me­dad que se pue­de pre­ve­nir y tra­tar.

La Nueva - - SOCIEDAD -

El Día Mun­dial de la Sa­lud, que se ce­le­bra el 7 de abril de ca­da año pa­ra con­me­mo­rar el aniver­sa­rio de la fun­da­ción de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, ofre­ce una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra mo­vi­li­zar la ac­ción en torno a un te­ma de sa­lud es­pe­cí­fi­co que preo­cu­pe a las per­so­nas de to­do el mun­do.

El te­ma de la cam­pa­ña pa­ra 2017 es la de­pre­sión, que afec­ta a per­so­nas de to­das las eda­des y con­di­cio­nes so­cia- les y de to­dos los paí­ses. Pro­vo­ca an­gus­tia men­tal y afec­ta a la ca­pa­ci­dad de las per­so­nas pa­ra lle­var a ca­bo in­clu­so las ta­reas co­ti­dia­nas más sim­ples, lo que tie­ne en oca­sio­nes efec­tos ne­fas­tos so­bre las re­la­cio­nes con la fa­mi­lia y los ami­gos y so­bre la ca­pa­ci­dad de ga­nar­se la vi­da.

En el peor de los ca­sos, la de­pre­sión pue­de pro­vo­car el sui­ci­dio, que ac­tual­men­te es la se­gun­da cau­sa de muer­te en­tre las per­so­nas de 15 a 29 años.

No obs­tan­te, la de­pre­sión se pue­de pre­ve­nir y tra­tar. Una me­jor com­pren­sión de qué es la de­pre­sión y de có­mo pue­de pre­ve­nir­se y tra­tar­se con­tri­bui­rá a re­du­cir la es­tig­ma­ti­za­ción aso­cia­da a la en­fer­me­dad y con­lle­va­rá un au­men­to del nú­me­ro de per­so­nas que pi­den ayu­da.

Nú­me­ro alar­man­te

La de­pre­sión afec­ta a unos 350 mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do, una en­fer­me­dad que se pue­de pre­ve­nir y tra­tar.

La OMS in­sis­te en que la de­pre­sión es di­fe­ren­te de las va­ria­cio­nes ha­bi­tua­les del es­ta­do de áni­mo y de las res­pues­tas emo­cio­na­les bre­ves a los pro­ble­mas de la vi­da co­ti­dia­na.

Cruz Ro­ja ad­vier­te de que es­ta en­fer­me­dad pue­de con­ver­tir­se en "un pro­ble­ma de sa­lud se­rio", es­pe­cial­men­te cuan­do es de lar­ga du­ra­ción y de in­ten­si­dad mo­de­ra­da a gra­ve, cau­san­do gran su­fri­mien­to y al­te­ran­do las ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les, es­co­la­res y fa­mi­lia­res. Y que, en el peor de los ca­sos, lle­va al sui­ci­dio.

Cruz Ro­ja y la OMS re­cuer­dan que la ma­yo­ría de es­tos en­fer­mos no son co­rrec­ta­men­te diag­nos­ti­ca­dos y que en­tre los obs­tácu­los pa­ra una aten­ción efi­caz es­tán la fal­ta de re­cur­sos y de per­so­nal sa­ni­ta­rio ca­pa­ci­ta­do, la es­tig­ma­ti­za­ción de los tras­tor­nos men­ta­les y la eva­lua­ción clí­ni­ca inexac­ta.

La de­pre­sión es el re­sul­ta­do de in­te­rac­cio­nes com­ple­jas en­tre fac­to­res so­cia­les, psi­co­ló­gi­cos y bio­ló­gi­cos y quie­nes han pa­sa­do por cir­cuns­tan­cias vi­ta­les ad­ver­sas (des­em­pleo, lu­to, trau­ma­tis­mos psi­co­ló­gi­cos) tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de su­frir­la.

Cam­pa­ña de pre­ven­ción

Cruz Ro­ja se su­mó a la cam­pa­ña de pre­ven­ción con "Si no pue­des más, SUÉL­TA­LO. De­pre­sión. Ha­ble­mos", cu­yo ob­je­ti­vo es sen­si­bi­li­zar so­bre la im­por­tan­cia de pre­ve­nir­la y de­tec­tar­la pron­to.

En­tre otras co­sas, acon­se­jan ha­cer ejer­ci­cio, man­te­ner una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da, dor­mir lo su­fi­cien­te, to­mar­se tiem­po pa­ra apre­ciar las co­sas, apren­der co­sas nue­vas, ale­jar­se de rui­dos y lu­ces in­ten­sas, apo­yar­se en ami­gos y fa­mi­lia­res y con­ver­tir el tiem­po libre en una prio­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.