Al­gu­nos de­ta­lles que se tor­nan muy im­por­tan­tes

La Nueva - - SABADO -

a) Se es­ti­ma que una de ca­da 1.500 per­so­nas en Ar­gen­ti­na pa­de­cen el lu­pus.

Aún así, es una en­fer­me­dad po­co co­no­ci­da y po­ca gen­te sa­bría ex­pli­car en qué con­sis­te o có­mo afec­ta al ser hu­mano.

b) Ca­da lu­pus es dis­tin­to. Es una en­fer­me­dad reu­má­ti­ca pro­du­ci­da por un com­por­ta­mien­to anó­ma­lo del sis­te­ma in­mu­ne.

Por lo tan­to, en ca­da per­so­na ac­túa de una ma­ne­ra muy di­fe­ren­te.

Pue­de ata­car a di­fe­ren­tes ór­ga­nos, a la piel, ar­ti­cu­la­cio­nes y a la san­gre.

c) Un 90 por cien­to de los pa­cien­tes son mu­je­res.

El lu­pus pue­de pre­sen­tar­se en cual­quier per­so­na pe­ro la ma­yo­ría de los diag­nós­ti­cos co­rres­pon­den a pa­cien­tes del se­xo fe­me­nino.

d) El lu­pus es tra­ta­ble y el ob­je­ti­vo de la me­di­ca­ción es mo­du­lar a la res­pues­ta in­mu­no­ló­gi­ca al­te­ra­da, bus­can­do con­tro­lar el da­ño que pro­du­ce la en­fer­me­dad.

El diag­nós­ti­co pue­de tar­dar.

d) Los mé­di­cos sue­len iden­ti­fi­car­la a tra­vés de los bro­tes y eli­mi­nan­do la po­si­bi­li­dad de es­tar pa­de­cien­do otras en­fer­me­da­des, ya que se pue­de con­fun­dir de for­ma sen­ci­lla. Pa­ra des­car­tar o con­fir­mar­la el es­pe­cia­lis­ta de­be­rá con­si­de­rar, en­tre otras co­sas, el his­to­rial clí­ni­co, un aná­li­sis de san­gre, y biop­sia de piel y de ri­ño­nes. pe­ro se pue­de es­ta­bi­li­zar al pa­cien­te y ayu­dar­lo a que desa­rro­lle una vi­da nor­mal.

En­tre los me­di­ca­men­tos uti­li­za­dos se en­cuen­tran los an­ti­in­fla­ma­to­rios que ali­vian los do­lo­res en los múscu­los y ar­ti­cu­la­cio­nes, los cor­ti­coi­des e in­mu­no­su­pre­so­res que per­mi­ten con­tro­lar las com­pli­ca­cio­nes de la en­fer­me­dad, los an­ti­pa­lú­di­cos pa­ra tra­tar le­sio­ne de la piel y sín­to­mas pe­ri­cár­di­cos y los tra­ta­mien­tos in­mu­no­mo­du­la­do­res que re­gu­lan el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co.

“Lo pri­me­ro que de­be sa­ber el en­fer­mo con lu­pus es que pue­de lle­var una vi­da ab­so­lu­ta­men­te nor­mal, pue­de tra­ba­jar, es­tu­diar y ha­cer ejer­ci­cio”, di­jo Cres­cen­ti.

Una vez diag­nos­ti­ca­do es vi­tal que se in­for­me acer­ca de la en­fer­me­dad, su im­pac­to y par­ti­ci­pe ac­ti­va­men­te del tra­ta­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.