Compu­tado­ras: aun sin aran­cel, los au­men­tos les ga­nan a las re­ba­jas

En el co­mer­cio ma­ni­fies­tan que ha­brá que es­pe­rar por lo me­nos un mes pa­ra ver los re­sul­ta­dos de la qui­ta del aran­cel de im­por­ta­ción.

La Nueva - - ECONOMIA Y CAMPO - Ro­dol­fo An­ge­let­ti ran­ge­let­ti@la­nue­va.com

El Go­bierno pu­so en mar­cha es­te mes la anun­cia­da re­ba­ja del 35% en los aran­ce­les de im­por­ta­ción de PC de es­cri­to­rio, no­te­books y ta­blets, que ori­gi­nal­men­te es­ta­ba pre­vis­ta pa­ra enero de 2017, con el ob­je­ti­vo de in­du­cir una ba­ja sig­ni­fi­ca­ti­va de pre­cios, pe­ro en nues­tra ciu­dad, has­ta el mo­men­to, los re­sul­ta­dos es­tán le­jos de pa­re­cer­se y en al­gu­nos ca­sos, el efec­to fue el opues­to: al­gu­nos ar­tícu­los vie­ron au­men­ta­do su pre­cio.

Des­de las prin­ci­pa­les ge­ren­cias co­mer­cia­les la lí­nea que ba­jó a sus su­cur­sa­les es que pa­ra no­tar los efec­tos de la me­di­da ofi­cial “ha­brá que es­pe­rar por lo me­nos 30 días”.

Cuan­do se con­cre­te la me­di­da, "los pre­cios van a ba­jar un 50% y va a ha­ber me­jor ca­li­dad y can­ti­dad de equi­pos", de­cla­ró al co­mu­ni­car la mis­ma el se­cre­ta­rio de Co­mer­cio, Mi­guel Braun. Y aña­dió que ello dis­mi­nui­ría la brecha di­gi­tal, ade­más de "du­pli­car o tri­pli­car la ven­ta de equi­pos", ya que la Ar­gen­ti­na "es el país de la re­gión don­de las compu­tado­ras son más ca­ras, por fal­ta de com­pe­ten­cia".

Lo cier­to es que en nues­tra ciu­dad, y has­ta el mo­men­to, los in­cre­men­tos, aun­que por po­co mar­gen, le ga­na­ron a los des­cuen­tos (Ver cua­dro com­pa­ra­ti­vo).

An­ti­ci­pán­do­se a la en­tra­da en vi­gen­cia de la ba­ja de aran­ce­les de im­por­ta­ción, al­gu­nos co­mer­cios del ru­bro in­ten­ta­ron li­qui­dar sus stock­sein­cor­po­ra­ron­mar­cas co­mo Vaio y Sony, que es­ta­ban au­sen­tes de las vi­tri­nas, ade­más de di­ver­si­fi­car la can­ti­dad de modelos ofre­ci­dos.

En el co­mer­cio sos­tie­nen que la ven­ta es­tá “tran­qui­la” y que no si­gue pa­tro­nes de con­duc­ta, sino que más bien se ri­ge por la dis­po­ni­bi­li­dad de efec­ti­vo, ya que la gen­te “no quie­re sa­ber na­da con en­deu­dar­se en 6 o 10 cuotas”, cuan­do ese cré­di­to lle­va im­plí­ci­ta una ta­sa de in­te­rés del 10%, en el me­jor de los ca­sos.

“La ma­yo­ría con­sul­ta por pa­go en efec­ti­vo, o a lo su­mo en un pa­go”, re­pi­tie­ron en dis­tin­tos lo­ca­les.

Tam­bién hay que des­ta­car que los pla­nes de fi­nan­cia­ción no son co­mu­nes a to­dos los ru­bros. “Hay pro­duc­tos co­mo,por ejem­plo, de lí­nea blan­ca, don­de no se apli­ca re­car­go en 6 cuotas”, con­fia­ron al­gu­nos ven­de­do­res.

Aun­que no su­pie­ron ex­pli­car la ra­zón, es po­si­ble que ello obe­dez­ca a un tras­la­do a los clien­tes de las con­di­cio­nes que pac­ta el co­mer­cio con sus pro­vee­do­res, o a la ne­ce­si­dad de li­cuar stocks de pro­duc­tos cu­ya ven­ta se ha fre­na­do.

Pro­nós­ti­co

Al anun­ciar la me­di­da, el go­bierno ha­bía es­ti­ma­do en unos 15 mil los pues­tos de tra­ba­jo que se ge­ne­ra­rían por el efec­to ex­pan­si­vo de las ven­tas y el au­men­to de la com­pe­ti­ti­vi­dad, du­ran­te los pró­xi­mos tres años.

Fuen­tes del sec­tor no coin­ci­die­ron con los anun­cios de re­ba­jas de un 50% en los pre­cios al pú­bli­co y es­ti­ma­ron me­ses atrás que la ba­ja pro­me­dia­ría en­tre un 10 y 12 por Nue­va. cien­to. La vol­vió a re­co­rrer es­ta se­ma­na los co­mer­cios vi­si­ta­dos el 20 de fe­bre­ro úl­ti­mo pa­ra sa­ber có­mo ha­bían res­pon­di­do las prin­ci­pa­les ca­de­nas a la ba­ja de aran­ce­les, y com­pro­bó, al me­nos has­ta aho­ra, que na­da de eso ocu­rrió.

To­da­vía es muy pron­to pa­ra sa­ber si co­mo pro­nos­ti­ca­ban em­pre­sa­rios del sec­tor de ar­ma­du­ría, la me­di­da sig­ni­fi­ca­rá la pér­di­da de unos mil em­pleos, de los al­re­de­dor de 5.000 que tra­ba­jan hoy en ta­reas vin­cu­la­das a la pro­duc­ción de esos equi­pos en la Ar­gen­ti­na, pe­ro tam­bién es cier­to que se tra­ta de re­cur­sos con al­ta es­pe­cia­li­za­ción y con más po­si­bi­li­da­des que otros de re­in­ser­tar­se en el nuevo mer­ca­do la­bo­ral. El 74% de esas fuen­tes de tra­ba­jo que se van a per­der per­te­ne­cen a la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res; mien­tras que só­lo dos lí­neas de pro­duc­ción es­tán en Tie­rra del Fue­go.

Ca­si en for­ma coin­ci­den­te con la po­si­ción ofi­cial, el se­cre­ta­rio de Em­pren­de­do­res y Py­MEs, Ma­riano Mayer, in­di­có que la eli­mi­na­ción del aran­cel a la im­por­ta­ción afec­ta­ría a "seis em­pre­sas gran­des que en­sam­blan compu­tado­ras y be­ne­fi­cia­rá a 800.000 py­mes. No te­ne­mos du­das de que los pues­tos de tra­ba­jo que se crea­rán con compu­tado­ras más ba­ra­tas son mu­chí­si­mos más que los que pue­den ver­se afec­ta­dos en el cor­to pla­zo", sen­ten­ció.

El go­bierno na­cio­nal le com­pra a los fa­bri­can­tes lo­ca­les unas 250.000 compu­tado­ras por año.

PA­BLO PRESTI - LA NUE­VA.

Por aho­ra, el mer­ca­do se man­tie­ne a la ex­pec­ta­ti­va de la lle­ga­da de los nue­vos pre­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.