“Sol­da­do ar­gen­tino”, la his­to­ria de Pe­dro

Así lla­ma­ron los bri­tá­ni­cos a un sol­da­do que no qui­so ren­dir­se en la ba­ta­lla en Puer­to Ar­gen­tino, a pe­sar de que su re­gi­mien­to ya ha­bía iza­do la ban­de­ra blan­ca.

La Nueva - - SABADO -

El fil­me Sol­da­do ar­gen­tino só­lo co­no­ci­do por Dios, de Ro­dri­go Fernández En­gler, que se es­tre­nó an­tes de ayer en sa­las lo­ca­les (Ci­ne Vi­sual y Ci­ne­ma­cen­ter), es una am­bi­cio­sa pro­duc­ción que mez­cla es­ce­nas bé­li­cas con el dra­ma de los caí­dos en la gue­rra de las is­las Mal­vi­nas de iden­ti­dad des­co­no­ci­da, re­pre­sen­ta­da en la le­yen­da del "sol­da­do Pe­dro".

Así lla­ma­ron los bri­tá­ni­cos a un sol­da­do que no qui­so ren­dir­se en la ba­ta­lla en Puer­to Ar­gen­tino, a pe­sar de que su re­gi­mien­to ya ha­bía iza­do la ban­de­ra blan­ca.

Se tra­ta del se­gun­do lar­go­me­tra­je de Fernández En­gler, lue­go de que rea­li­za­ra Cartas a Mal­vi­nas, cin­ta en la que re­fle­ja­ba la im­por- tan­cia de las mi­si­vas pa­ra los com­ba­tien­tes ar­gen­ti­nos.

Sol­da­do ar­gen­tino... pue­de di­vi­dir­se en dos par­tes: la pri­me­ra con co­rrec­tas es­ce­nas de gue­rra, que de­mos­tra­ban la in­fe­rio­ri­dad con que los ar­gen­ti­nos en­fren­ta­ron a los bri­tá­ni­cos y be­llas to­mas de cá­ma­ras de la es­te­pa patagónica; y la se­gun­da, du­ran­te la cual la her­ma­na del su­pues­to “sol­da­do Pe­dro” bus­ca iden­ti­fi­car­lo, con la ayu­da de su ex no­vio, un con­flic­tua­do mu­cha­cho que tam­bién com­ba­tió en Mal­vi­nas.

Fil­ma­ron en la Ba­se

“Los pro­ta­go­nis­tas de la pe­lí­cu­la hi­cie­ron un in­ten­so en­tre­na­mien­to mi­li­tar en un cuar­tel du­ran­te una se­ma­na, el cual los pre­pa­ró des­de to­do pun­to de vis­ta pa­ra po­der rea­li­zar un me­jor tra­ba­jo en el ro­da­je. Fue una ex­pe­rien­cia her­mo­sa”, co­men­tó el rea­li­za­dor res­pec­to a la pre­pa­ra­ción

pa­ra la pe­lí­cu­la que fue ro­da­da en Los Gi­gan­tes (Cór­do­ba), en Co­mo­do­ro Ri­va­da­via (Chu­but) y el la Ba­se Na­val Puer­to Bel­grano, en Pun­ta Al­ta (Bue­nos Ai­res). -¿Por qué hi­cis­te dos lar­go­me­tra­jes so­bre Mal­vi­nas?

-Es un te­ma que me apa­sio­na des­de pe­que­ño, des­de muy chico. Creo que es un asun­to que da “mu­cha te­la pa­ra cor­tar”, hay in­nu­me­ra­bles his­to­rias y mu­chas de ellas ri­quí­si­mas, co­mo lo es “La le­yen­da del sol­da­do Pe­dro”, en la cual es­tá ba­sa­da es­ta pe­lí­cu­la. -No hay tan­tas pe­lí­cu­las so­bre Mal­vi­nas, ¿no?

-Has­ta aho­ra, siem­pre se to­ca­ron las mis­mas aris­tas del con­flic­to. Y a pe­sar de to­da la in­for­ma­ción que exis­te so­bre Mal­vi­nas, hay mu­cha ig­no­ran­cia, exis­te una ca­ren­cia de co­no­ci­mien­to so­bre lo que pa­só y pa­sa, que va mu­cho más allá de los 74 días que du­ró el even­to bé­li­co, y

que tie­ne que ver con el pa­sa­do y so­bre to­do con el fu­tu­ro.

-En la la pe­lí­cu­la hay una vi­sión no muy po­si­ti­va so­bre las or­ga­ni­za­cio­nes (ya sea de fa­mi­lia­res, ve­te­ra­nos,el Ejér­ci­to o in­clu­so el Go­bierno). ¿Así su­ce­de en la reali­dad?

-Hay que po­ner­lo en pers­pec­ti­va: hoy las or­ga­ni­za­cio­nes se han acer­ca­do mu­cho más a los ve­te­ra­nos de gue­rra, pres­tan más aten­ción a quie­nes vol­vie­ron de Mal­vi­nas con las he­ri­das en sus cuer­pos o en sus co­ra­zo­nes. Pe­ro re­cién aca­ba­da la gue­rra, y du­ran­te los años si­guien­tes, es­to no fue así. Y la pe­lí­cu­la cuen­ta esa épo­ca, la de pos­gue­rra in­me­dia­ta, que fue tre­men­da­men­te di­fí­cil pa­ra los ve­te­ra­nos de gue­rra.

-¿Qué fue lo que más le im­pac­tó so­bre las his­to­rias que cuen­ta?

-Sin lu­gar a du­das la va­len­tía y la en­tre­ga del sol­da­do “Pe­dro”, del cual des­co­no­ce­mos su ver­da­de­ro nom­bre. Ha­ber lu­cha­do has­ta el fi­nal de­ján­do­lo to­do, has­ta su pro­pia vi­da, es una co­sa que me es­tre­me­ce.

Una his­to­ria pa­ra con­tar

-A di­fe­ren­cia de otras bé­li­cas co­mo "La caí­da del Hal­cón Ne­gro", por ejem­plo, don­de se prio­ri­za lo gru­pal o la mi­sión en al tra­ma y el ar­gu­men­to ¿Qué es lo que le atrae de los ca­sos par­ti­cu­la­res de los sol­da­dos en una gue­rra?

-Creo que ca­da ser hu­mano es una his­to­ria pa­ra ser con­ta­da, sin qui­tar­le im­por­tan­cia a lo gru­pal.

“Pe­ro es­toy con­ven­ci­do de que en una si­tua­ción ex­tre­ma co­mo lo es la gue­rra, la pri­me­ra ba­ta­lla de­be li­brar­se con­tra uno mis­mo; es de­cir, ven­cer los pro­pios fan­tas­mas, los mie­dos, los trau­mas... y de allí es que más tar­de se des­pren­die­ron gran can­ti­dad de sui­ci­dios”.

TÉ­LAM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.