Pa­ra evi­tar que los ma­ten, cor­ta­ron los cuer­nos de los ri­no­ce­ron­tes

La Nueva - - SOCIEDAD -

El par­que zoo­ló­gi­co de Pai­ri Dai­za, en Bél­gi­ca, cor­tó los cuer­nos de sus tres ri­no­ce­ron­tes co­mo me­di­da di­sua­so­ria, des­pués de que a prin­ci­pios de marzo fur­ti­vos ma­ta­ran a un ejem­plar en un zoo de Pa­rís pa­ra lle­var­se esa par­te del ani­mal. Los en­car­ga­dos del zoo cor­ta­ron los cuer­nos, que pe­sa­ban sie­te ki­los, y los que­ma­ron en la cal­de­ra de la lo­co­mo­to­ra de va­por que rea­li­za ru­tas por el par­que, pre­ci­sa el dia­rio "Le Soir". En al­gu­nos paí­ses del su­r­es­te de Asia se atri­bu­yen -de for­ma fal­sa-pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas o afro­di­sía­cas al pol­vo de cuerno de ri­no­ce­ron­te y un gra­mo se ven­de a un va­lor más al­to que el mis­mo pe­so del oro o la co­caí­na, se­gún da­tos de la ONU. De acuer­do con el pe­rió­di­co bel­ga, el ki­lo lle­ga a cos­tar en­tre 50.000 y 60.000 eu­ros en el mer­ca­do ne­gro. El cuerno, de que­ra­ti­na, cre­ce de nuevo y ne­ce­si­ta al­re­de­dor de dos años pa­ra re­cu­pe­rar su ta­ma­ño ha­bi­tual, pre­ci­sa­ron los por­ta­vo­ces del zoo­ló­gi­co.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.