Sa­lud. Cán­cer co­lo­rrec­tal, una en­fer­me­dad en cre­ci­mien­to en los adul­tos jó­ve­nes.

Preo­cu­pa el cre­ci­mien­to de es­ta en­fer­me­dad en adul­tos jó­ve­nes. Un diag­nós­ti­co tem­prano pue­de ayu­dar pa­ra una sa­li­da fa­vo­ra­ble.

La Nueva - - SABADO - Da­vid Rol­dán drol­dan@la­nue­va.com

Las úl­ti­mas ci­fras mun­dia­les dis­po­ni­bles se­ña­lan que el cán­cer co­lo­rrec­tal (CCR) pro­du­jo 700 mil muer­tes y 1,3 mi­llo­nes de nue­vos ca­sos en un año.

Y si bien his­tó­ri­ca­men­te era más fre­cuen­te en ma­yo­res de 50 años,e n va­rias par­tes del mun­do se ob­ser­vó que ca­da vez afec­ta más a los adul­tos jó­ve­nes.

Sin em­bar­go, la mor­ta­li­dad po­dría ser mu­cho me­nor, ya que el 90 por cien­to de los pa­cien­tes con cán­cer de co­lon se pue­den cu­rar si se de­tec­tan pre­coz­men­te.

Por es­ta ra­zón to­dos los es­fuer­zos se con­cen­tran en co­no­cer la en­fer­me­dad, sus sín­to­mas, la for­ma de pre­ve­nir­la y los es­tu­dios de de­tec­ción ne­ce­sa­rios.

Se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Cán­cer (INC), en la Ar­gen­ti­na el cán­cer co­lo­rrec­tal es el se­gun­do ti­po de cán­cer más fre­cuen­te --18,8 por cien­to de los ca­sos-- des­pués del cán­cer de ma­ma --16,8 por cien­to-y el se­gun­do más mor­tal, ya que en 2014 cau­só más de 7 mil fa­lle­ci­mien­tos. Co­mo es uno de los tu­mo­res que más se pue­den pre­ve­nir, la rea­li­za­ción de con­tro­les mé­di­cos es im­pres­cin­di­ble des­pués de los 50 años. La doc­to­ra Ana Ce­ci­lia Adur, mé­di­ca de plan­ta de la Uni­dad de Tu­mo­res Gas­troin­tes­ti­na­les del Ins­ti­tu­to de On­co­lo­gía An­gel H. Rof­fo se­ña­ló que los es­tu­dios dis­po­ni­bles pa­ra la de­tec­ción tem­pra­na son el test de san­gre ocul­ta en ma­te­ria fe­cal, la co­lo­nos­co­pía, la sig­moi­dos­co­pía, el co­lon por enema y la co­lo­nos­co­pía vir­tual.

La edad acon­se­ja­ble pa­ra ini­ciar los es­tu­dios es a los 50 años aun­que no ten­ga sín­to­mas.

Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que es­to pue­de va­riar en ca­so de an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res o per­so­na­les de cán­cer de co­lon o de pó­li­pos, sien­do ne­ce­sa­ria la rea­li­za­ción de es­tos es­tu­dios en eda­des más tem­pra­nas.

El test de san­gre ocul­ta en ma­te­ria fe­cal de­be­ría ser ru- ti­na­rio en hom­bres y mu­je- res de 50 a 75 años.

La pro­fe­sio­nal ex­pli­có que, aun­que la edad más fre­cuen- te de diag­nós­ti­co es des­pués de los 50 años, hoy en día se ob­ser­va una ten­den­cia a ser diag­nos­ti­ca­do en pa­cien­tes más jó­ve­nes, acor­de a lo des­crip­to en otros paí­ses.

"Si bien es ne­ce­sa­rio rea­li­zar in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra po­der ex­pli­car es­ta ten­den­cia en pa­cien­tes jó­ve­nes, es pro­ba­ble que el es­ti­lo de vi­da, co­mo los ma­los há­bi­tos ali­men­ta­rios, el se­den­ta­ris­mo, el ex­ce­so de pe­so y el ba­jo con­su­mo de fibras sean par­te del pro­ble­ma", ase­gu­ró.

Se­gún la úl­ti­ma En­cues­ta Na­cio­nal de Fac­to­res de Ries­go, ape­nas 1 de ca­da 4 per­so­nas de en­tre 50 y 75 años afir­mó ha­ber­se rea­li­za­do al­gu­na vez una prue­ba de ras­treo de cán­cer co­lo­rrec­tal.

A su vez, un re­le­va­mien­to rea­li­za­do por Ro­che Ar­gen­ti­na re­ve­ló que ca­si el 80 por cien­to de los en­tre­vis­ta­dos con­si­de­ra que no sa­be lo su­fi­cien­te so­bre el cán­cer co­lo­rrec­tal.

Ade­más, seis de ca­da diez per­so­nas de­cla­ra­ron no co- no­cer los es­tu­dios diag­nos­ti­ca­dos que de­ben rea­li­zar­se pa­ra de­tec­tar es­te ti­po de cán­cer.

Es­ta des­in­for­ma­ción fue ma­yor en los hom­bres, en los más jó­ve­nes y en las per­so­nas de ni­ve­les so­cio­eco­nó­mi­cos más ba­jos.

Al ser con­sul­ta­dos so­bre las prin­ci­pa­les ba­rre­ras que se in­ter­po­nen pa­ra re­ci­bir un diag­nós­ti­co de cán­cer de co­lon en for­ma tem­pra­na, la prin­ci­pal ra­zón es­gri­mi­da fue el des­co­no­ci­mien­to so­bre la en­fer­me­dad --55 por cien­to--, se­gui­do de ver­güen­za y mie­do --35 y 32 por cien­to, res­pec­ti­va­men­te--.

En los úl­ti­mos años se han evi­den­cia­do im­por­tan­tes avan­ces en el tra­ta­mien­to de la en­fer­me­dad. Va­rían de acuer­do a las ca­rac­te­rís­ti­cas de la en­fer­me­dad, es­ta­do ge­ne­ral del pa­cien­te y sus pre­fe­ren­cias en fun­ción de có­mo las te­ra­pias pue­den afec­tar su ca­li­dad de vi­da.

Van des­de ci­ru­gía, abla­ción por ra­dio­fre­cuen­cia y crio­ci­ru­gía has­ta qui­mio­te­ra­pia, ra­dio­te­ra­pia y las in­no­va­do­ras te­ra­pias que ac­túan en los blan­cos mo­le­cu­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.