El lí­mi­te de ex­po­ner­se en las re­des

La Nueva - - PARA EMPEZAR. - wgu­lla­ci@la­nue­va.com

Lo que re­pre­sen­ta­ba un ver­da­de­ro te­so­ro pa­ra las per­so­nas, su in­ti­mi­dad, hoy se ex­po­ne me­dian­te las re­des so­cia­les sin nin­gún filtro. Cir­cuns­tan­cia que abre un gran de­ba­te so­bre aquel de­re­cho, hoy vi­tu­pe­ra­do por quie­nes de­be­rían cul­ti­var­lo. Y pro­te­ger­lo.

En ese es­ce­na­rio, la mo­da de las sel­fies pa­re­ce no te­ner lí­mi­tes. En un con­tex­to don­de par­ti­ci­par en cual­quier red so­cial se ha con­ver­ti­do ca­si en una im­po­si­ción de la mis­ma so­cie­dad.

En­ton­ces se brin­da una pro­fu­sa in­for­ma­ción, que so­lía ser de ám­bi­to pri­va­do, sin me­dir con­se­cuen­cias -ni ha­blar del groo­ming, por ejem­plo-. Ma­te­rial que se po­ne a dis­po­si­ción de mi­llo­nes de per­so­nas pre­sio­nan­do una sim­ple te­cla o des­li­zan­do el de­do en una pan­ta­lla tác­til.

Los adul­tos en­tien­den las re­des so­cia­les co­mo un uni­ver­so en el que pue­den sa­lir a la luz po­si­bles in­fi­de­li­da­des, con­flic­tos fa­mi­lia­res o sen­ti­men­ta­les. Un dis­la­te, don­de los se­cre­tos de otro­ra son los twit­ters, las fo­tos o vi­deos de hoy.

Um­ber­to Eco, el se­mió­lo­go y es­cri­tor ita­liano fa­lle­ci­do el año pa­sa­do, au­tor en­tre otras obras li­te­ra­rias de fus­te de "El nom­bre de la ro­sa", sos­te­nía que un se­cre­to pue­de guar­dar­se por cir­cuns­pec­ción. O sea, por me­su­ra, de­co­ro o so­lem­ni­dad.

"La cir­cuns­pec­ción no só­lo tie­ne que ver con ac­tos in­con­fe­sa­bles, por­que al­gu­nas per­so­nas, le­gí­ti­ma­men­te, pue­den desear no ha­cer co­no­ci­das sus en­fer­me­da­des, sus ten­den­cias se­xua­les, sus ob­se­sio­nes. Es­te de­re­cho a la cir­cuns­pec­ción ca­da vez va per­dien­do más va­lor en nues­tra so­cie­dad me­diá­ti­ca e in­for­má­ti­ca, en don­de la re­nun­cia a la pri­va­ci­dad to­ma la for­ma de ex­hi­bi­cio­nis­mo", de­cía Eco.

Y con­cluía: "Aho­ra la te­le­vi­sión ha idea­do trans­mi­sio­nes en las que cual­quie­ra pue­de vol­ver­se víc­ti­ma fa­mo­sa pre­sen­tán­do­se a chis­mo­rrear so­bre sí mis­mo".

Cla­ra­men­te la vi­sión de Eco se trans­for­ma, día a día, en una cru­da y pa­té­ti­ca reali­dad.

No ha­ce tan­to la ac­triz Flo­ren­cia Pe­ña sa­lió a de­fen­der a la jo­ven mo­de­lo Iva­na Na­dal, tras el es­cán­da­lo me­diá­ti­co por la apa­ri­ción de fo­tos ín­ti­mas que se vi­ra­li­za­ron me­dian­te las re­des so­cia­les. “Necesitamos que ha­ya un cas­ti­go pa­ra que es­to no vuel­va a su­ce­der", ase­gu­ró Pe­ña, quien ha­bía si­do pro­ta­go­nis­ta de un vi­deo de al­to con­te­ni­do eró­ti­co, que se vi­ra­li­zó sin su con­sen­ti­mien­to.

Pe­ro tras mos­trar­se "de­pri­mi­da", "de­vas­ta­da" y "ul­tra­ja­da" por aquel epi­so­dio, la ac­triz emi­tió una ca­ta­ra­ta de sel­fies en las que po­sa, ge­ne­ral­men­te, se­mi­des­nu­da, en su ca­ma, en su co­ci­na, con su pa­re­ja, en la pla­ya, etc, etc..

En­ton­ces ca­be pre­gun­tar­se cuál es el lí­mi­te de su se­me­jan­te ex­po­si­ción. Y, cuál, el fun­da­men­to que la tor­na ca­si una adic­ta a esa prác­ti­ca re­cu­rren­te.

En su­ma, el úni­co se­cre­to qui­zás pa­se por pre­ten­der ocul­tar, sin lo­grar­lo, una dua­li­dad al ca­bo no­ci­va.

Por­que si uno pro­te­ge la in­ti­mi­dad se­gu­ra­men­te no abri­rá de par en par su vi­da pri­va­da.

Y mu­cho me­nos el dor­mi­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.