Pe­ri­tos no pue­den ex­traer ma­te­rial ge­né­ti­co del cuerpo de Mi­cae­la

Le dic­ta­ron la pri­sión pre­ven­ti­va a Se­bas­tián Wag­ner por el fe­mi­ci­dio de la jo­ven de 21 años. El acu­sa­do se­rá juz­ga­do por los de­li­tos de “abu­so se­xual con ac­ce­so car­nal y pos­te­rior ho­mi­ci­dio ca­li­fi­ca­do por ale­vo­sía”.

La Nueva - - EN PRIMER PLANO. -

El juez de Ga­ran­tías de Gua­le­guay, Se­bas­tián Elal, le dic­tó la pri­sión pre­ven­ti­va a Se­bas­tián Wag­ner por el fe­mi­ci­dio de Mi­cae­la Gar­cía, mien­tras que los pe­ri­tos fo­ren­ses que rea­li­za­ron la au­top­sia no pu­die­ron to­mar mues­tras de ADN del cuerpo de la víc­ti­ma por su es­ta­do de des­com­po­si­ción.

Así, Wag­ner per­ma­ne­ce­rá detenido has­ta que se reali­ce el jui­cio oral y pú­bli­co, en el que se­rá juz­ga­do por los de­li­tos de "abu­so se­xual con ac­ce­so car­nal y pos­te­rior ho­mi­ci­dio ca­li­fi­ca­do por ale­vo­sía, por fe­mi­ci­dio y cri­mi­nis cau­sae".

Es­te jue­ves el je­fe de la Di­rec­ción Cri­mi­na­lís­ti­ca de la Po­li­cía de En­tre Ríos, An­gel Itu­rria, ex­pli­có que no se pu­die­ron ex­traer las mues­tras de ADN por el avan­za­do es­ta­do de des­com­po­si­ción en el que fue en­con­tra­do el cuerpo de la jo­ven de 21 años.

Por otra par­te, el fun­cio­na­rio po­li­cial ad­mi­tió que la úni­ca prue­ba fí­si­ca que vin­cu­la al acu­sa­do con el cri­men, son los ca­be­llos de Mi­cae­la que fue­ron en­con­tra­dos en la bol­sa de una as­pi­ra­do­ra que se usó en el au­to de Wag­ner.

Itu­rria ma­ni­fes­tó que "cuan­do un cuerpo en­tra en es­ta­do de des­com­po­si­ción, co­mo en es­te ca­so, tam­bién se des­com­po­ne cual­quier otro te­ji­do que pue­da ser útil pa­ra la de­ter­mi­na­ción de ADN".

En tan­to, los pri­me­ros re­sul­ta­dos de la au­top­sia rea­li­za­da al cuerpo de la es­tu­dian­te ha­bían arro­ja­do que fue gol­pea­da ya que se en­con­tra­ron sig­nos de que in­ten­tó de­fen­der­se, que ha­bría su­fri­do vio­len­cia se­xual y que fue fi­nal­men­te es­tran­gu­la­da.

Las prue­bas in­di­can que Mi­cae­la fue ase­si­na­da en el in­te­rior del Re­nault 18 Break per­te­ne­cien­te a Wag­ner el mis­mo sá­ba­do 1° de abril que des­apa­re­ció, lue­go de sa­lir de un bo­li­che.

Es­te miér­co­les, Wag­ner ad­mi­tió que fue el au­tor del cri­men de Mi­cae­la al pres­tar de­cla­ra­ción in­da­ga­to­ria an­te el fis­cal Ig­na­cio Te­len­ta.

El impu­tado tam­bién se­ña­ló que no fue el úni­co res­pon­sa­ble del he­cho y apun­tó a su em­plea­dor del la­va­de­ro en el que tra­ba­ja­ba, Nés­tor Pavón, quien ac­tual­men­te se en­cuen­tra detenido co­mo sos­pe­cho­so de encubrimiento.

Mi­cae­la era una mi­li­tan­te del Mo­vi­mien­to Evi­ta oriun­da de Con­cep­ción del Uru­guay, es­tu­dia­ba pro­fe­so­ra­do de edu­ca­ción fí­si­ca, y des­apa­re­ció el sá­ba­do 1 de abril tras sa­lir de un bo­li­che y sie­te días más tar­de fue en­con­tra­da muer­ta, con sig­nos de ha­ber si­do es­tran­gu­la­da y po­si­ble­men­te vio­la­da.

Ape­nas co­men­zó la in­ves­ti­ga­ción de la des­apa­ri­ción de la chi­ca, las cá­ma­ras de se­gu­ciu­dad ri­dad de­tec­ta­ron que el au­to de Wag­ner pa­só 17 ve­ces cer­ca de la jo­ven mien­tras ella ca­mi­na­ba por las ca­lles de la y a par­tir de ese mo­men­to, el hom­bre co­men­zó a ser in­ten­sa­men­te bus­ca­do.

Por esos días, tam­bién fue­ron de­te­ni­dos Pavón y Fa­bián Eh­co­sor, un mi­li­tar re­ti­ra­do pa­re­ja de la ma­dre de Wag­ner, tam­bién acu­sa­do de co­la­bo­rar con el ase­sino.

Wag­ner ha­bía sa­li­do de la cár­cel en li­ber­tad con­di­cio­nal ha­cía unos nue­ve me­ses, ya que se en­con­tra­ba cum­plien­do una con­de­na por dos vio­la­cio­nes.

Twit­ters des­agra­da­bles

Una cuen­ta de Twitter que pu­bli­có men­sa­jes ofen­si­vos que "res­pal­da­ban" el cri­men de la jo­ven Mi­cae­la Gar­cía, ya re­sul­ta in­ves­ti­ga­da por per­so­nal de la di­vi­sión De­li­tos Tec­no­ló­gi­cos de la Po­li­cía Fe­de­ral.

Así lo con­fir­ma­ron fuen­tes po­li­cia­les, lue­go de in­ter­ve­nir de ofi­cio an­te los men­sa­jes ofen­si­vos que sa­lie­ron de la cuen­ta @Nor­teMa­sDe­por­te que per­te­ne­ce­ría a una mu­jer lla­ma­da Va­ne Bia­gio­ni, quien jus­ti­fi­có el abe­rran­te cri­men por ser "kirch­ne­ris­ta".

Allí la ata­can­te subió un men­sa­je que de­cía "De­sin­fec­ción del país" y una fo­to de Mi­cae­la con una le­yen­da que de­cía "Jus­ti­cia An­ti-KK" y se­gui­da­men­te "#Sí, una me­nos", bur­lán­do­se del hash­tag usado en to­da la Ar­gen­ti­na pa­ra re­cla­mar jus­ti­cia por los fe­mi­ci­dios y la vio­len­cia de gé­ne­ro.

Otro de los men­sa­jes des­agra­da­bles que pu­bli­có es­ta mu­jer una vez que se co­no­ció el cri­men de la jo­ven mi­li­tan­te de la Ju­ven­tud Pe­ro­nis­ta fue el si­guien­te: "MI­CAE­LA ERA UNA BUE­NA KUKA MILITONTA jaa! "UN KK BUENO ES UN KK BA­JO TIE­RRA",,, Bienvenido a más locos q eli­mi­nen pa­rá­si­tos Kirch­ne­ris­tas je".

Cuan­do un cuerpo en­tra en es­ta­do de des­com­po­si­ción, tam­bién se des­com­po­ne cual­quier otro te­ji­do que pue­da ser útil pa­ra la de­ter­mi­na­ción de ADN.

Apa­re­ció Ka­ren

Ka­ren Ca­mi­la López, la ado­les­cen­te de 14 años que es­ta­ba sien­do bus­ca­da des­de el pa­sa­do miér­co­les en la lo­ca­li­dad en­tre­rria­na de Vi­lla­guay, apa­re­ció ayer al me­dio­día en la Co­mi­sa­ría de la Fa­mi­lia y la Mi­no­ri­dad de Vi­lla­guay. La jo­ven les ase­gu­ró a los efec­ti­vos po­li­cia­les que es­ta­ba en la ca­sa de una ami­ga.

"Es­tá en per­fec­tas con­di­cio­nes y se re­en­con­tra­rá con su fa­mi­lia muy pron­to", sos­tu­vo Va­le­ria Ga­ray, la je­fa po­li­cial de Vi­lla­guay.

ARCHIVO LA NUE­VA.

El ca­so Mi­cae­la Gar­cía, de­fi­ni­ti­va­men­te em­ble­má­ti­co en cuan­to a los fe­mi­ci­dios que con­mo­cio­na­ron a nues­tro país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.