La usina que pro­du­ce ar­te

La Nueva - - OPINIÓN. -

SE CUM­PLEN diez años del ini­cio, en 2007, de los tra­ba­jos de re­cu­pe­ra­ción de un edi­fi­cio ubi­ca­do en la ciu­dad au­tó­no­ma de Bue­nos Ai­res que ha­bía que­da­do aban­do­na­do y en rui­nas 20 años an­tes, lue­go de que dis­tin­tas me­di­das del go­bierno na­cio­nal lle­va­ran a su des­ac­ti­va­ción co­mo usina de elec­tri­ci­dad.

El Cas­ti­llo de In­ge­nie­ro Whi­te, un bien pa­tri­mo­nial de nues­tra ciu­dad, si­gue es­pe­ran­do un des­tino que le re­sul­ta es­qui­vo.

LA RE­FE­REN­CIA es al bien co­no­ci­do co­mo la “Usina del Ar­te”, que el año pa­sa­do ce­rró su ac­ti­vi­dad cul­tu­ral y re­crea­ti­va con la vi­si­ta de un mi­llón de per­so­nas y que ca­da año se con­so­li­da co­mo un ver­da­de­ro fa­ro cul­tu­ral del sur por­te­ño.

EL EDI­FI­CIO fue cons­trui­do en­tre 1912 y 1916 por la Com­pa­ñía Ita­lo Ar­gen­ti­na de Elec­tri­ci­dad (CIAE) y sir­vió pa­ra ge­ne­rar elec­tri­ci­dad du­ran­te 80 años. Es un in­mue­ble la­dri­lle­ro, re­suel­to en un es­ti­lo neo­rre­na­cen­tis­ta florentino, pro­pio de la épo­ca en el nor­te de Italia.

POR ESA mis­ma épo­ca, esa com­pa­ñía cons­tru­yó una usina si­mi­lar en nues­tra ciu­dad, lue­go de que el mu­ni­ci­pio acor­da­ra la con­ce­sión del ser­vi­cio eléc­tri­co a la esa em­pre­sa de ca­pi­ta­les ita­lia­nos. El edi­fi­cio, ubi­ca­do en In­ge­nie­ro Whi­te, ope­ró por idén­ti­ca can­ti­dad de años que su par por­te­ño y, a pe­sar de te­ner el nom­bre de usina Gen­rral San Martín, to­dos lo co­no­cen co­mo “el Cas­ti­llo”.

ES UNA cons­truc­ción ti­po me­die­val, con su torre, sus al­me­nas, su ter­mi­na­ción imi­ta­ción piedra, sus co­lum­nas neo­clá­si­cas, una obra de San Jor­ge y el Dra­gón, obra de Troiano Troia­ni, y sus im­pac­tan­tes es­pa­cios in­te­rior: am­plios, lu­mi­no­sos, con ar­cos apuntados, pro­pios del gó­ti­co.

IN­VEN­TA­RIA­DO CO­MO bien pa­tri­mo­nial mu­ni­ci­pal, pro­vin­cial y na­cio­nal, pro­pie­dad de la co­mu­na lo­ca, el bien si­gue su­man­do años de aban­dono y de­gra­da­ción, sin que nin­gu­na ges­tión lo­gre po­ner en mar­cha su re­cu­pe­ra­ción aun­que sea a par­tir de un plan en eta­pas, a lar­go pla­zo.

LA PRE­SEN­CIA de as­bes­to en al­gu­nas de sus ins­ta­la­cio­nes --ex­per­tos ase­gu­ran que se tra­ta de una can­ti­dad me­nor-- se ha con­ver­ti­do, en­tre otras cues­tio­nes, en un freno a cual­quier plan de in­ter­ven­ción.

LA USINA del ar­te por­te­ña ha re­vi­ta­li­za­do a un ba­rrio de­gra­da­do, ha atraí­do a inversores que van con­vir­tien­do el lu­gar en un si­tio de gran vi­da co­mer­cial y gas­tro­nó­mi­ca. In­ge­nie­ro Whi­te ne­ce­si­ta desa­rro­llar su po­ten­cial. Bahía Blan­ca ne­ce­si­ta re­cu­pe­rar sus lu­ga­res em­ble­má­ti­cos. El cas­ti­llo, mien­tras tan­to, si­gue ahí, quie­to y en pe­na, es­pe­ran­do su opor­tu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.