En res­pues­ta a es­tu­dios di­fun­di­dos, es­pe­cia­lis­tas de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Mas­to­lo­gía des­pe­jan du­das.

La Nueva - - SÁBADO. SALUD - Drol­dan@la­nue­va.com

SON CA­SOS MUY AIS­LA­DOS Da­vid Rol­dán a ci­ru­gía de au­men­to ma­ma­ria es uno de los pro­ce­di­mien­tos más rea­li­za­dos por las mu­je­res en el mun­do.

Se­gún las es­ta­dís­ti­cas más re­cien­tes de la Ame­ri­can So­ciety for Aest­he­tic Plas­tic Sur­gery, es el se­gun­do tra­ta­mien­to qui­rúr­gi­co más ele­gi­do, de­trás de la li­po­suc­ción.

Só­lo en Es­ta­dos Uni­dos, du­ran­te 2016 se rea­li­za­ron 310.444 ope­ra­cio­nes.

Es­ta ten­den­cia, que tam­bién se re­fle­ja en la Ar­gen­ti­na, ex­pli­ca el gran ni­vel de preo­cu­pa­ción que se sus­ci­ta en la po­bla­ción cuan­do se pu­bli­can in­for­mes que aso­cian el uso de im­plan­tes ma­ma­rios con el ries­go de desa­rro­llar cán­cer, tal co­mo su­ce­dió ha­ce unos días.

Se di­fun­die­ron es­tu­dios que ana­li­zan una po­si­ble aso­cia­ción en­tre im­plan­tes ma­ma­rios y los Lin­fo­mas Ana­plás­ti­cos de Cé­lu­las Gran­des.

"Pa­ra traer tranquilidad a to­das aque­llas mu­je­res que se han so­me­ti­do a es­te pro­ce­di­mien­to (ya sea con fi­nes cos­mé­ti­cos o re­cons­truc­ti­vos), lo fun­da­men­tal es sa­ber que es­ta ra­ra va­rie­dad de lin­fo­ma aso­cia­do a im­plan­tes ma­ma­rios es una neo­pla­sia es­ta­dís­ti­ca­men­te de ex­tre­ma­da ba­ja fre­cuen­cia en la

Lac­tua­li­dad --0,0003 por cien­to--,afir­ma el vi­ce­pre­si­den­te de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Mas­to­lo­gía y es­pe­cia- lis­ta en ci­ru­gía plás­ti­ca, doc­tor Eduar­do González. Pun­tua­li­zó que en la Ar­gen­ti­na hay só­lo uno re­por­ta­do con diag­nós­ti­co y otro en re­cien­te es­tu­dio pa­ra su con­fir­ma­ción.

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), el lin­fo­ma anaplá­si­co no es un cán­cer de ma­ma o del te­ji­do ma­ma­rio, sino un tu­mor del sis­te­ma lin­fá­ti­co pe­ro que en muy ra­ras cir­cuns­tan­cias en pre­sen­cia de im­plan­tes ma­ma­rios pue­den desa­rro­llar­se ad­ya­cen­tes al im­plan­te en el te­ji­do que lo ro­dea.

“Las evi­den­cias rea­les de­ri­va­das de la li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca no per­mi­ten es­ta­ble­cer nin­gu­na aso­cia­ción es­ta­dís­ti­ca­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va en­tre el desa­rro­llo de BI-ALCL y cual­quier ca­rac­te­rís­ti­ca de im­plan­te, del pa­cien­te o de la ci­ru­gía.

Es de­cir que es­ta si­tua­ción no es­tá cla­ra­men­te aso­cia­da a nin­gún im­plan­te en par­ti­cu­lar, de acuer­do con los re­por­tes de ca­sos que siem­pre fue­ron o de si­tua­cio­nes ais­la­das o de po­cas pa­cien­tes”.

“Tam­po­co se re­gis­tra evi­den­cia cier­ta de la in­fluen­cia que la su­per­fi­cie del im­plan­te (ru­go­sa o li­sa) o el con­tex­to (gel de si­li­co­na o so­lu­ción sa­li­na) tie­nen so­bre es­ta pa­to­lo­gía”, de­ta­lla el mas­tó­lo­go.

"Liin­fo­mas si­mi­la­res han si­do re­por­ta­dos tam­bién en los te­ji­dos que ro­dean a im­plan­tes En po­cas pa­la­bras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.