Un fuer­te aval pa­ra las pró­te­sis que se uti­li­zan

La Nueva - - SÁBADO. SALUD -

Acla­ra­ción. La FDA y el Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na de Es­ta­dos Uni­dos ra­ti­fi­can que los im­plan­tes ma­ma­rios no afec­tan la sa­lud de las ma­mas ni cau­san cán­cer de ma­ma, se­gún el re­por­te re­cien­te­men­te emi­ti­do. Se­gu­ras. La evi­den­cia cien­tí­fi­ca con­ti­núa apo­yan­do que las pró­te­sis au­to­ri­za­das por la FDA tie­nen una ra­zo­na­ble se­gu­ri­dad y efi­ca­cia en lo que tie­ne que ver con sus ob­je­ti­vos sean cos­mé­ti­cos o re­cons­truc­ti­vos. No ol­vi­dar. En línea con es­tas con­clu­sio­nes, los es­pe­cia­lis­tas en­fa­ti­zan la im­por­tan­cia de los con­tro­les ma­ma­rios de ru­ti­na y bus­can tran­qui­li­zar a to­das aque­llas mu­je­res y sus fa­mi­lias so­bre la se­gu­ri­dad de es­tas ci­ru­gías. In­dis­pen­sa­ble. Se con­si­de­ra im­pres­cin­di­ble que las in­ter­ven­cio­nes las reali­cen pro­fe­sio­na­les mé­di­co cer­ti­fi­ca­dos, en es­pa­cios ha­bi­li­ta­dos pa­ra tal fin que ga­ran­ti­cen la hi­gie­ne y la se­gu­ri­dad re­que­ri­das pa­ra es­tas ope­ra­cio­nes. den­ta­rios y mar­ca­pa­sos", ase­gu­ró el es­pe­cia­lis­ta.

Ma­ría Ce­ci­lia Fon­cu­ber­ta, mé­di­ca he­ma­tó­lo­ga del Ins­ti­tu­to Ale­xan­der Fle­ming, coin­ci­de con el doc­tor González en que la pro­ba­bi­li­dad de desa­rro­llo de un lin­fo­ma anaplá­si­co de cé­lu­las gran­des en pa­cien­tes que han re­ci­bi­do un im­plan­te ma­ma­rio es ex­tre­ma­da­men­te ba­ja: 1 ca­so ca­da 500.000 a 3.000.000 de mu­je­res.

“Los lin­fo­mas son tu­mo­res de los gan­glios lin­fá­ti­cos y, en al­gu­nos ca­sos, pue­den desa­rro­llar­se en otras lo­ca­li­za­cio­nes, pe­ro tal co­mo afir­ma la FDA el ries­go ab­so­lu­to de desa­rro­llo de es­te lin­fo­ma de la ma­ma re­sul­ta ex­tre­ma­da­men­te ba­jo, por lo que no de­be­rían ge­ne­rar te­mo­res en re­la­ción al pro­ce­di­mien­to de co­lo­ca­ción de im­plan­tes ma­ma­rios, ya sea con fi­nes re­cons­truc­ti­vos o cos­mé­ti­cos”, pun­tua­li­za.

Los es­pe­cia­lis­tas re­cuer­dan que pa­ra po­der de­tec­tar es­ta en­fer­me­dad de ma­ne­ra tem­pra­na, cuan­do es de muy bue­na evo­lu­ción y pro­nós­ti­co con el tra­ta­mien­to ade­cua­do, es in­dis­pen­sa­ble que las mu­je­res reali­cen sus con­tro­les de ma­ne­ra pe­rió­di­ca.

“A pe­sar del ba­jo ries­go, las pa­cien­tes con pró­te­sis de­ben se­guir su ru­ti­na de con­tro­les clí­ni­cos ma­ma­rios con el mas­tó­lo­go y rea­li­zar­se los es­tu­dios ha­bi­tua­les (ma­mo­gra­fía, ecografía, resonancia mag­né­ti­ca)”.

Lo mis­mo ocu­rre en aque­llas que no tie­nen im­plan­tes y en ca­sos de sín­to­mas co­mo hin­cha­zón, for­ma­ción de lí­qui­do o al­te­ra­ción brus­ca de la for­ma y/o ta­ma­ño, con­sul­tar de in­me­dia­to al pro­fe­sio­nal pa­ra des­car­tar la afec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.