El de­ce­so se pro­du­jo por un “trau­ma­tis­mo cra­neal pe­ne­tran­te”

La Nueva - - SEGURIDAD. -

La au­top­sia de­ter­mi­nó que la víc­ti­ma su­frió muer­te vio­len­ta pro­duc­to de nue­ve le­sio­nes en el crá­neo, la ma­yo­ría de ellas pro­du­ci­da con un ele­men­to pun­zan­te, y que su de­ce­so fue con­se­cuen­cia de “un trau­ma­tis­mo cra­neal pe­ne­tran­te”.

Dos jó­ve­nes en­con­tra­ron los res­tos hu­ma­nos el miér­co­les 22 de fe­bre­ro, en el sec­tor del ki­ló­me­tro 680 de la ru­ta na­cio­nal 3 nor­te, fren­te a la plan­ta de la em­pre­sa AB­SA, en in­me­dia­cio­nes del pa­ra­je El Trián­gu­lo.

El cuerpo es­ta­ba en­tre los pas­ti­za­les, en cer­ca­nías de dos to­rres de al­ta ten­sión, jun­to a des­per­di­cios y ba­su­ra acu­mu­la­da.

A pe­sar de que en pri­me­ra ins­tan­cia la po­li­cía in­for­mó que no se evi­den­cia­ban sig­nos de vio­len­cia en el ca­dá- ver, la ne­crop­sia prac­ti­ca­da por los mé­di­cos fo­ren­ses es­ta­ble­ció lo con­tra­rio.

El in­for­me au­top­sial in­di­ca ade­más que el in­di­vi­duo tie­ne seis he­ri­das en el pa­rie­tal de­re­cho, una en la re­gión pa­rie­to­tem­po­ral del mis­mo sec­tor (de­trás de la ore­ja), otra en la re­gión pa­rie­tal iz­quier­da, y la res­tan­te en una sutura in­tra­pa­rie­tal.

Ocho he­ri­das fue­ron pro­vo- ca­das por un “ele­men­to pun­zan­te/pun­zo­cor­tan­te” y la res­tan­te se cau­só con un ob­je­to “con­tu­so, con ex­tre­mos an­gu­la­dos se­mi­cir­cu­lar”, si­mi­lar al man­go de un ar­ma blan­ca.

El cuerpo fue ha­lla­do sin manos, pe­ro se des­ta­có que no fue­ron cons­ta­ta­dos "cor­tes ne­tos", pu­dien­do ha­ber si­do des­pren­di­das por ani­ma­les del lu­gar.

Va­rios je­fes po­li­cia­les con­cu­rrie­ron al lu­gar del ha­llaz­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.