Co­rea del Nor­te res­pon­de­rá du­ro si es agre­di­da por los EE.UU.

Des­de la Ca­sa Blan­ca ase­gu­ran que se es­tán es­tu­dian­do op­cio­nes mi­li­ta­res en el ca­so de nue­vas prue­bas nu­clea­res del ré­gi­men de Pyong­yang. Chi­na y Ru­sia lla­ma­ron al diá­lo­go.

La Nueva - - PORTADA -

El ejér­ci­to de Co­rea del Nor­te subió el tono ayer fren­te a Es­ta­dos Uni­dos y pro­me­tió una “res­pues­ta sin pie­dad” an­te cual­quier pro­vo­ca­ción de Was­hing­ton, que de­ci­dió en­viar uno de sus por­ta­vio­nes rum­bo a la península co­rea­na.

Se­gún los ob­ser­va­do­res, el ré­gi­men co­mu­nis­ta po­dría lle­var a ca­bo es­te fin de se­ma­na un nue­vo test de mi­sil ba­lís­ti­co o nu­clear -am­bos prohi­bi­dos por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal- coin­ci­dien­do con las ce­le­bra­cio­nes del 105 aniver­sa­rio del na­ci­mien­to de Kim Il-sung, el pri­mer lí­der del país co­mu­nis­ta.

En una de­cla­ra­ción pu­bli­ca­da por KCNA, la agen­cia de pren­sa ofi­cial, el ejér­ci­to no­rres co­reano ase­gu­ra que las ba­ses es­ta­dou­ni­den­ses en Co­rea del Sur “igual que los cuar­te­les ge­ne­ra­les del Mal”, en re­fe­ren­cia en­tre otras a la pre­si­den­cia sur­co­rea­na, se­rían “pul­ve­ri­za­das en po­cos mi­nu­tos” en ca­so de gue­rra.

El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump pro­me­tió que se en­car­ga­ría del “pro­ble­ma" nor­co­reano y anun­ció el en­vío a la península del por­ta­vio­nes Carl Vin­son, es­col­ta­do por tres na­víos lan­za­mi­si­les. Tam­bién ha­bló de una “ar­ma­da” que in­clui­ría sub­ma­ri­nos.

Es­te ti­po de por­ta­vio­nes sue­le trans­por­tar en­tre 70 y 80 avio­nes o he­li­cóp­te­ros, in­clu­yen­do unos 50 apa­ra­tos de com­ba­te. El vi­ce­pre­si­den­te Mi­ke Pen­ce tie­ne pre­vis­to vi­si­tar es­te fin de se­ma­na Co­rea del Sur.

An­te el au­men­to de ten­sión, el mi­nis­tro de Ex­te­rio- chino Wang Yi ad­vir­tió que un “con­flic­to po­dría es­ta­llar en cual­quier mo­men­to” y re­pi­tió que “el diá­lo­go es la úni­ca sa­li­da”.

Por su par­te, Ru­sia di­jo tam­bién es­tar es­tá “muy preo­cu­pa­da” y pi­dió “mo­de­ra­ción a to­das las par­tes” pa­ra evi­tar “cual­quier ac­ción que pue­da ser in­ter­pre­ta­da co­mo una pro­vo­ca­ción”, de­cla­ró el por­ta­voz del Krem­lin, Dmi­tri Pes­kov.

Co­rea del Nor­te di­jo que fren­te al en­vío “in­sen­sa­to” del gru­po ae­ro­na­val es­tá dis­pues­ta a “ir a la gue­rra”.

Tras ha­ber ata­ca­do una ba­se áe­rea del ré­gi­men si­rio, Es­ta­dos Uni­dos de­ci­dió el jue­ves lan­zar una de sus bom­bas no nu­clea­res más po­ten­tes en Af­ga­nis­tán con­tra un com­ple­jo usado por yiha­dis­tas del Es­ta­do Is­lá­mi­co.

La bom­ba, de una po­ten­cia com­pa­ra­ble a una po­ten­cia de once to­ne­la­das de TNT, cau­só le­ta­les con­se­cuen­cias pa­ra los miem­bros del EI, se­gún el go­bierno af­gano.

Tan­to el ata­que en Si­ria co­mo la bom­ba en Af­ga­nis­tán son un gi­ro en la po­lí­ti­ca ex­te­rior es­ta­dou­ni­den­se y po­drían ser una ad­ver­ten­cia pa­ra Co­rea del Nor­te, que si­gue ne­gán­do­se a aban­do­nar su pro­gra­ma nu­clear.

El mi­nis­tro de Ex­te­rio­res chino ad­vir­tió que “el ga­na­dor no se­rá el que ha­ga de­cla­ra­cio­nes más du­ras o el que en­se­ñe más múscu­lo, si hay una gue­rra el re­sul­ta­do se­rá una si­tua­ción en la que na­die sal­drá ga­na­dor”.

Chi­na, con­si­de­ra­da co­mo úni­ca alia­da de Co­rea del Nor­te, se opo­ne al pro­gra­ma nu­clear con ob­je­ti­vos mi­li­ta­res del ré­gi­men de Kim Jon­gun, pe­ro pi­de re­gu­lar­men­te prudencia a Es­ta­dos Uni­dos en es­ta cues­tión.

REUTERS

El por­ta­vio­nes es­ta­dou­ni­den­se Carl Vin­son na­ve­ga ha­cia la península nor­co­rea­na, con el apo­yo de otros na­víos lan­za­mi­si­les y sub­ma­ri­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.