A 30 años de la Se­ma­na San­ta más dra­má­ti­ca de la de­mo­cra­cia

El al­za­mien­to ca­ra­pin­ta­da de 1987 fue de­rro­ta­do por una mo­vi­li­za­ción es­pon­tá­nea de to­do el ar­co po­lí­ti­co.

La Nueva - - PORTADA -

El al­za­mien­to ca­ra­pin­ta­da de Se­ma­na San­ta de 1987 fue de­rro­ta­do por una efi­caz com­bi­na­ción de mo­vi­li­za­ción po­pu­lar es­pon­tá­nea y con­vo­ca­to­ria po­lí­ti­ca am­plia, se­gún coin­ci­den pro­ta­go­nis­tas de aque­llas jor­na­das en que la de­mo­cra­cia es­ta­ba en pe­li­gro.

“Fue un pun­to de in­fle­xión his­tó­ri­co por­que por pri­me­ra vez se con­vo­có al pue­blo de ma­ne­ra am­plia ba­jo una con­sig­na que era un par­tea­guas: de­mo­cra­cia o dic­ta­du­ra”, re­cor­dó Leo­pol­do Mo­reau, que en aque­llos días in­te­gró el “co­mi­té de cri­sis” que fun­cio­nó en la Ca­sa de Go­bierno, jun­to a la ofi­ci­na del pre­si­den­te Raúl Al­fon­sín.

“Hu­bo con­vo­ca­to­ria po­lí­ti­ca pe­ro tam­bién mu­cha es­pon­ta­nei­dad e in­dig­na­ción. Eso vol­có la ba­lan­za al de­mos­trar­le a los al­za­dos que no ha­bía pla­fón pa­ra una nue­va aven­tu­ra”, afir­mó Ma­rio Ca­fie­ro, hi­jo del di­ri­gen­te his­tó­ri­co del pe­ro­nis­mo Antonio Ca­fie­ro, quien de in­me­dia­to se co­lo­có en respaldo del or­den ins­ti­tu­cio­nal.

Du­ran­te más de cien ho­ras, los em­be­tu­na­dos ba­jo el man­do del te­nien­te co­ro­nel Al­do Ri­co tu­vie­ron en vi­lo al país re­cla­man­do una “so­lu­ción po­lí­ti­ca” pa­ra cien­tos de ci­ta­cio­nes ju­di­cia­les con­tra ofi­cia­les por las gra­ves vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos du­ran­te la dic­ta­du­ra con­clui­da cua­tro años an­tes.

Tam­bién pe­dían el ale­ja­mien­to del ge­ne­ra­la­to, bus­can­do des­pe­gar­se de res­pon­sa­bi­li­dad en la re­pre­sión sal­va­je, e in­vo­ca­ban su con­di­ción de com­ba­tien­tes, hé­roes y víc­ti­mas en Mal­vi­nas.

“Ar­ma­mos un co­mi­té de cri­sis en la ma­dru­ga­da del jue­ves 16, que fun­cio­nó du­ran­te los cua­tro días. Allí se de­ci­dió una res­pues­ta rá­pi­da pa­ra vol­car la co­rre­la­ción de fuer­zas, la con­sig­na pa­ra des­en­mas­ca­rar a los al­za­dos y con­vo­car a la ciu­da­da­nía y a las fuer­zas po­lí­ti­cas sin ex­clu­sio­nes”, re­cuer­da Mo­reau.

Ho­ras an­tes el mi­nis­tro de De­fen­sa, Ho­ra­cio Jau­na­re­na, ha­bía dis­pues­to la ba­ja del ma­yor Er­nes­to Ba­rrei­ro, re­co­no­ci­do co­mo je­fe de los tor­tu­ra­do­res del cen­tro de de­ten­ción ile­gal cor­do­bés de La Per­la, quien tras su ne­ga­ti­va a pre­sen­tar­se an­te la jus­ti­cia bus­có re­fu­gió en el re­gi­mien­to ae­ro­trans­por­ta­do de Cór­do­ba mien­tras Ri­co rom­pía la ca­de­na de man­dos en la Es­cue­la de In­fan­te­ría de Cam­po de Ma­yo.

El je­fe de la ban­ca­da pe­ro­nis­ta de dipu­tados, Jo­sé Luis Man­zano y las prin­ci­pa­les fi­gu­ras de la re­no­va­ción par­ti­da­ria –Car­los Gros­so, Jo­sé Manuel De la So­ta, Ca­fie­ro­fue­ron de los pri­me­ros en lle­gar a la se­de gu­ber­na­men­tal en esa ma­ña­na del 16 de abril, don­de rei­na­ba la in­cer­ti­dum­bre so­bre el fu­tu­ro del or­den cons­ti­tu­cio­nal.

En po­cas ho­ras atra­je­ron al je­fe de la CGT, Saul Ubal­di­ni, y a Lo­ren­zo Mi­guel, quie­nes tam­bién es­tu­vie­ron esa tar­de en una Asam­blea Le­gis­la­ti­va am­plia­da don­de ade­más de dipu­tados y se­na­do­res con­cu­rrie­ron di­ri­gen­tes de las cen­tra­les em­pre­sa­rias, an­te los cua­les el pre­si­den­te ase­gu­ró que “la de­mo­cra­cia no se ne­go­cia y lla­mó a “do­ble­gar el bra­zo de los gol­pis­tas”.

En su pri­mer con­tac­to con el pue­blo des­de un ven­ta­nal de Con­gre­so, Al­fon­sin re­no­vó el men­sa­je y pu­do pal­par la mag­ni­tud del respaldo, ya que la mu­che­dum­bre agol­pa­da en la Pla­za del Con­gre­so se pro­lon­ga­ba a la Ave­ni­da de Ma­yo y su­pe­ra­ba, se­gún al­gu­nos cálcu­los, las 300 mil per­so­nas, en una ma­ni­fes­ta­ción que tam­bién se re­pli­có en to­das las pla­zas y le­gis­la­tu­ras pro­vin­cia­les y lo­ca­les del país.

Esa no­che, en una reunión am­plia­da con di­ri­gen­tes ra­di­ca­les se die­ron las no­ve­da­des, co­mo la or­den de re­pre­sión en­car­ga­da al ge­ne­ral Er­nes­to Alais, y una lis­ta de cincuenta di­ri­gen­tes que los re­bel­des pla­nea­ban ase­si­nar, los que se re­ti­ra­ron del lu­gar pro­vis­tos de ele­men­tos pa­ra su de­fen­sa per­so­nal.

Aun­que lue­go se di­jo que la demora de las tro­pas en­car­ga­das de so­fo­car el al­za­mien­to se de­bía a dar­les un pla­zo y evi­tar de­rra­ma­mien­tos de san­gre, con el co­rrer de las ho­ras que­dó cla­ro que ha­bía una ge­ne­ra­li­za­da ne­ga­ti­va mi­li­tar a en­fren­tar a sus ca­ma­ra­das.

Ese “em­pa­te” se tor­nó pe­li­gro­so ya que a par­tir de aquel Vier­nes San­to co­men­za­ron a con­cen­trar­se en las puer­tas de la guar­ni­ción de Cam­po de Ma­yo mi­les de mi­li­tan­tes y ve­ci­nos que in­ter­pe­la­ban a vi­va voz a los ca­ra­pin­ta­das por su ac­ti­tud, au­men­tan­do el ries­go de una ma­sa­cre.

Fue­ron cua­tro días de ra­dios y te­le­vi­so­res en­cen­di­dos y mar­chas en las ca­lles. Hu­bo que es­pe­rar has­ta el me­dio­día del do­min­go de re­su­rrec­ción pa­ra que, lue­go de la fir­ma de un Ac­ta de Com­pro­mi­so De­mo­crá­ti­co en la Ca­sa de Go­bierno, Al­fon­sín anun­cia­ra a la mul­ti­tud su tras­la­do a Cam­po de Ma­yo pa­ra re­unir­se con los re­bel­des, que exi­gían su pre­sen­cia pa­ra ren­dir­se.

“Cuan­do lle­ga­mos ha­bía 20 mil per­so­nas que ro­dea­ban la Es­cue­la de In­fan­te­ría. Aden­tro ya es­ta­ban Ca­fie­ro y Os­car Alen­de, del PI. El pre­si­den­te ha­bía pe­di­do que lo es­pe­ra­ran pe­ro los mis­mos ve­ci­nos de los ba­rrios pró­xi­mos al cuar­tel se lar­ga­ron y en­tra­ron. Tu­vi­mos que pe­dir con un me­gá­fono que se re­ti­ra­ra por­que el pe­li­gro de que los ca­ra­pin­ta­das dis­pa­ra­ran y hu­bie­ra una ma­tan­za era enor­me”, evo­có Mo­reau.

A las 18.07, Raúl Al­fon­sín anun­ció des­de el balcón de la Ca­sa de Go­bierno: “La ca­sa es­tá en or­den y no hay san­gre en la Ar­gen­ti­na”, la fra­se que con su “Fe­li­ces Pas­cuas” ce­rró un mo­men­to dra­má­ti­co de la tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca.

FO­TOS: TÉ­LAM

El 19 de abril de 1987 el pre­si­den­te Raúl Al­fon­sín anun­ció des­de el balcón de la Ca­sa de Go­bierno: “La ca­sa es­tá en or­den y y no hay san­gre en la Ar­gen­ti­na”.

Du­ran­te más de cien ho­ras, los em­be­tu­na­dos ba­jo el man­do del te­nien­te co­ro­nel Al­do Ri­co tu­vie­ron en vi­lo al país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.