Aniver­sa­rio

La Nueva - - OPINIÓN. -

COTTOLENGO. El 29 de abril, el Pe­que­ño Cottolengo “Jo­sé Nas­cim­be­ni” lle­gó a sus pri­me­ros cin­cuen­ta años de vi­da. En es­ta ins­ti­tu­ción, la pa­la­bra amor, que tan­to se la re­pi­te y es­cu­cha en tiem­po de ce­le­bra­cio­nes, se po­ne de ma­ni­fies­to a ca­da mo­men­to. Quie­nes allí de­ben trans­cu­rrir sus días, lle­van una vi­da muy dig­na, pro­duc­to de una aten­ción por par­te del per­so­nal que brin­da lo me­jor de sus po­si­bi­li­da­des, tra­tán­do­las con in­men­so ca­ri­ño. La gran efi­cien­cia de un gru­po de pro­fe­sio­na­les muy ca­paz y con la ma­yor de­di­ca­ción, que pue­de com­pro­bar­se en for­ma dia­ria. A ello, de­be­mos su­mar la ma­ra­vi­llo­sa con­duc­ción de las Pe­que­ñas Her­ma­nas de la Sa­gra­da Fa­mi­lia que no es­ca­ti­man es­fuer­zos para que to­do se desa­rro­lle de la me­jor ma­ne­ra y la ca­li­dad de la pres­ta­ción sea la me­jor. Los die­ci­sie­te años con­cu­rrien­do tres ve­ces por se­ma­na me han per­mi­ti­do ob­ser­var los dis­tin­tos pro­gre­sos que se han da­do, du­ran­te ese tiem­po, para brin­dar lo me­jor a las que­ri­das ne­nas. En los úl­ti­mos años, de­le­ga­cio­nes del Pe­que­ño Cottolengo se han he­cho pre­sen­te en dis­tin­tos even­tos atlé­ti­cos. Una her­mo­sa ma­ne­ra de acercar a las ne­nas a la gran co­mu­ni­dad, para ser co­no­ci­das y que se pue­da ha­blar de ellas con más pro­pie­dad. Se­gu­ra­men­te que aque­llas pri­me­ras her­ma­nas que, hu­mil­de­men­te, co­men­za­ron es­ta obra nun­ca ima­gi­na­ron que lo que ha­bían pues­to en mar­cha, con el pa­so de los años, se con­ver­ti­ría en al­go que al­can­za­ría ni­ve­les in­sos­pe­cha­dos, im­po­si­bles de igua­lar. Os­car Ro­lan­do Bon­ne­fon Bahía Blan­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.