Un men­sa­je de vi­da an­te tan­ta lo­cu­ra

La Nueva - - PARA EMPEZAR -

Al­re­de­dor de cin­cuen­ta es­ca­lo­nes ha­cia el pre­ci­pi­cio de su vi­da des­cen­dió Ema­nuel Bal­bo. En­tre gol­pes, es­cu­pi­ta­jos e in­sul­tos. Se­me­jan­te tor­tu­ra ha­cia la muer­te, se de­bió su­pues­ta­men­te por no ser hin­cha de Bel­grano -cu­ya hin­cha­da lle­nó las tribunas del es­ta­dio Ma­rio Al­ber­to Kem­pes- sino de Ta­lle­res. Pe­ro la reali­dad era muy di­fe­ren­te... Bal­bo fue a pre­sen­ciar el clásico de la ciu­dad me­di­te­rrá­nea afe­rra­do a su sim­pa­tía por la ca­sa­ca ce­les­te. Y quien lo ubi­có en for­ma pre­me­di­ta­da y con ale­vo­sía en la ve­re­da de en­fren­te no fue otro sino quien ha­bía ter­mi­na­do con la vi­da de su her­mano, tres años an­tes, du­ran­te una pi­ca­da de au­tos en la pe­ri­fe­ria cor­do­be­sa.

El su­je­to, al ser re­co­no­ci­do e in­cre­pa­do por Ema­nuel, echó a an­dar a los gri­tos eso de "es­te es de Ta­lle­res, es­te es de Ta­lle­res". Un per­fec­to HDP.

*** Dos días an­tes, en me­dio de la adre­na­li­na que te­jían los me­dios cor­do­be­ses por la vuel­ta de tan con­vo­can­te clásico fut­bo­lís­ti­co, en es­te ca­so con la pre­sen­cia só­lo de adep­tos al Pi­ra­ta, el DT au­ria­zul Frank Ku­del­ka le pu­so una gran do­sis de sen­ti­do co­mún y hu­ma­ni­dad a la pi­ca­do­ra de car­ne que le pro­po­nían los pe­rio­dis­tas, con pre­gun­tas ta­les co­mo "¿es­te es un par­ti­do de vi­da o muer­te?", "¿sus jó­ve­nes ju­ga­do­res po­drán so­por­tar ta­ma­ña pre­sión?".

Ku­del­ka, en­ton­ces, res­pi­ró hon­do, mas­ti­có un po­co la res­pues­ta has­ta que por fin ha­bló:

"Es­te par­ti­do no se tra­ta de nin­gu­na tra­ge­dia. A es­tos chi­cos que yo ten­go la for­tu­na de po­der di­ri­gir les di­go que no hay que te­ner­le mie­do a to­mar de­ci­sio­nes. ¿Sa­ben cuán­tos chi­cos de 20, 21 años tie­nen que man­te­ner a sus fa­mi­lias? ¿Cuán­tos no tie­nen ni pa­ra co­mer y fren­te a las con­di­cio­nes so­cia­les que pa­de­ce­mos en nues­tro país na­die los ayu­da, no les dan edu­ca­ción, no les brin­dan po­si­bi­li­da­des? ¡Eso es te­ner ne­ce­si­dad! Eso es un ca­so ex­tre­mo, no un par­ti­do de fút­bol. Por eso, a mis chi­cos, les di­go que to­men de­ci­sio­nes, con res­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro siem­pre des­de la tran­qui­li­dad. Y que dis­fru­ten po­der es­tar ahí; en ese lu­gar de pri­vi­le­gio".

*** Dos ca­ras. Una ne­fas­ta, la otra gra­ti­fi­can­te. Am­bas sur­gi­das del clásico cor­do­bés del fin de se­ma­na pa­sa­do.

Co­mo si fue­ra el re­sul­ta­do fi­nal de un par­ti­do que se ju­gó y, al fi­nal, po­co im­por­tó. Fue 1 a 1. 1 a 1 co­mo esos men­sa­jes tan con­tun­den­tes. Por un la­do el que de­jó la bar­ba­rie. La lo­cu­ra que ar­mó un de­lin­cuen­te con de­ce­nas de cóm­pli­ces, en­mas­ca­ra­dos con ro­pas de hin­chas.

Y, por el otro, el de al­guien que cul­ti­va un enor­me sen­ti­do for­ma­ti­vo. Cu­ya voz que­dó lla­ma­ti­va­men­te per­di­da en la ma­ra­ña me­diá­ti­ca de los Bo­ca, Ri­ver y otra muer­te ab­sur­da en una can­cha de fút­bol.

Mien­tras tan­to, el “si­ga si­ga” no da tiem­po pa­ra más aná­li­sis ni due­los.

Ya arran­có una nue­va fe­cha...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.