Neo­na­to­lo­gía, con custodia

El ser­vi­cio fue au­to­ri­za­do lue­go de que una es­pe­cia­lis­ta, em­ba­ra­za­da de ocho me­ses, re­ci­bie­ra ame­na­zas por par­te del pa­pá de un be­bé.

La Nueva - - PARA EMPEZAR - Ce­ci­lia Co­rra­det­ti cco­rra­det­ti@la­nue­va.com

Hospital Pen­na. El ser­vi­cio fue au­to­ri­za­do lue­go de que una mé­di­ca, em­ba­ra­za­da de 8 me­ses, re­ci­bie­ra una ame­na­za.

La vio­len­cia en el ám­bi­to mé­di­co, un fla­ge­lo que afec­ta a guar­dias y hos­pi­ta­les de to­do el país, pa­re­ce no te­ner tre­gua al me­nos en nues­tra ciu­dad.

Ame­na­zas y agre­sio­nes a pro­fe­sio­na­les del ám­bi­to pú­bli­co y pri­va­do re­sul­tan mo­ne­da co­rrien­te. Ello, más allá de los in­ten­tos por re­ver­tir­lo.

El mes pa­sa­do le lle­gó el turno al ser­vi­cio de Neo­na­to­lo­gía del Hospital In­ter­zo­nal Pen­na, una de­pen­den­cia don­de se en­cuen­tran in­ter­na­dos al­re­de­dor de 30 be­bés pre­ma­tu­ros y don­de has­ta el mo­men­to no se ha­bían su­fri­do si­tua­cio­nes de ex­tre­ma gra­ve­dad.

Allí, se­gún sus pro­pias au­to­ri­da­des, una mé­di­ca neo­na­tó­lo­ga em­ba­ra­za­da de ocho me­ses re­ci­bió una du­ra ame­na­za del pa­pá de un re­cién na­ci­do. La pro­fe­sio­nal se ha­lla­ba jun­to a otras com­pa­ñe­ras.

Re­sul­tó la “go­ta que re­bal­só el va­so”, te­nien­do en cuen­ta que en otras oca­sio­nes al­gún pa­dre ha in­ten­ta­do, por ejem­plo, re­ti­rar al be­bé sin el al­ta mé­di­ca co­rres­pon­dien­te.

Fue así que el ser­vi­cio plan­teó el pro­ble­ma al equi­pro­nun­cie po directivo del sa­na­to­rio pro­vin­cial, que fi­nal­men­te dio el vis­to bueno en for­ma in­me­dia­ta a tra­vés de po­li­cías pro­vin­cia­les y co­mu­na­les que se desem­pe­ñan en ho­ra­rio diurno.

Fí­si­ca o ver­bal

“No im­por­ta si se tra­ta de vio­len­cia fí­si­ca o ver­bal. Ne­ce­si­ta­mos sen­tir­nos se­gu­ros por­que de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes re­sul­tan di­fí­ci­les de ma­ne­jar”, di­jo un mé­di­co de ese área.

“Por otro la­do, no es la pri­me­ra vez que una fa­mi­lia in­ten­ta lle­var­se a su be­bé cuan­do el re­cién na­ci­do no es­tá en con­di­cio­nes. Siem­pre exis­tió que al­gún pa­dre o ma­dre se en desacuer­do con el tratamiento”, ma­ni­fes­tó.

Se­ña­ló, por otra par­te, que en el ser­vi­cio “se ha­ce to­do lo po­si­ble pa­ra que los be­bés es­tén per­fec­ta­men­te aten­di­dos”.

En una de las úl­ti­mas reunio­nes don­de se abor­dó es­ta pro­ble­má­ti­ca que se ha vuel­to crónica, los mé­di­cos coin­ci­die­ron en se­ña­lar que hoy “los pa­cien­tes y fa­mi­lia­res bus­can in­me­dia­tez, re­sul­ta­dos en el mo­men­to que a ve­ces no es po­si­ble.

"Con­di­men­to"

Así, la ta­rea que se desa­rro­lla en los ser­vi­cios de emer­gen­cia o áreas crí­ti­cas que de por sí ge­ne­ran so­bre­car­ga la­bo­ral y mu­cha ex­po­si­ción a jui­cios, po­seen des­de los úl­ti­mos diez años es­te “con­di­men­to”.

Po­cos me­ses atrás, dos si­tua­cio­nes con­se­cu­ti­vas de vio­len­cia y ame­na­zas fue­ron su­fri­das por pro­fe­sio­na­les mé­di­cos, en­fer­me­ros y per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo de la guar­dia de emer­gen­cias del Hospital Mu­ni­ci­pal Leó­ni­das Lu­ce­ro.

Mien­tras pe­dia­tras del ser­vi­cio, re­si­den­tes y co­le­gas de la sa­la de in­ter­na­ción asistían a un be­bé con un cua­dro res­pi­ra­to­rio agu­do que de­bía ser de­ri­va­do al Pen­na, un her­mano del pa­cien­te ame­na­zó con “ma­tar a to­dos” si el ni­ño mo­ría.

Al día si­guien­te, otro en­fer­mo que es­ta­ba sien­do so­me­ti­do a un es­tu­dio de cier­ta com­ple­ji­dad y se le es­ta­ba por co­lo­car sue­ro tam­bién tu­vo una agre­si­va reac­ción con­tra los en­fer­me­ros y el per­so­nal de la ven­ta­ni­lla que allí se desen­vol­vía.

“Co­men­zó a los gri­tos col­ga­do de la re­ja de la ven­ta­ni­lla”, re­la­tó en ese sen­ti­do una en­fer­me­ra, pa­ra la­men­tar que es­tas si­tua­cio­nes “se na­tu­ra­li­zan”.

Las sa­las mé­di­cas no que­dan ex­cen­tas de es­tas se­gui­di­llas: ac­tual­men­te, en Ge-

“No im­por­ta si se tra­ta de vio­len­cia fí­si­ca o ver­bal. Ne­ce­si­ta­mos sen­tir­nos se­gu­ros. De­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes son di­fí­ci­les de ma­ne­jar”, di­jo un mé­di­co de esa área.

ne­ral Ce­rri e In­ge­nie­ro Whi­te la pre­sen­cia po­li­cial es de 24 ho­ras, mien­tras que en las uni­da­des de Vi­lla Flo­res­ta, Ba­rrio La­tino, Vi­lla Muñiz y Vi­lla Del­fi­na se ex­tien­de has­ta las 15.30.

Ron­di­nes y bo­to­nes an­ti­pá­ni­co se de­ter­mi­na­ron pa­ra otras de­pen­den­cias hos­pi­ta­la­rias.

“Sin que­rer es­tig­ma­ti­zar, se han de­ter­mi­na­do tres ni­ve­les de ries­go pa­ra in­ten­tar con­tro­lar los he­chos de vio­len­cia que han ve­ni­do su­ce­dien­do", in­di­có Su­sa­na Elli­ker, sub­se­cre­ta­ria de Sa­lud.

"Es­tá cla­ro que la so­cie­dad es­tá vio­len­ta y des­de nues­tro lu­gar de­be­mos dia­lo­gar, siem­pre ser ami­ga­bles y ja­más res­pon­der con otra agre­sión”, sos­tu­vo la fun­cio­na­ria.

FO­TOS: SE­BAS­TIÁN CORTÉS Y AR­CHI­VO LA NUE­VA.

Ni si­quie­ra el área de Neo­na­to­lo­gía del Pen­na se sal­vó de si­tua­cio­nes neu­rál­gi­cas por ma­ni­fes­ta­cio­nes vio­len­tas. Ba­jo cier­ta vi­gi­lan­cia, se tra­ba­ja de ma­ne­ra más dis­ten­di­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.